Widgets Magazine
En directo
    Un indígena de Perú (archivo)

    Ministerio de Vivienda de Perú lleva 32 meses sin restituir terrenos a comunidad indígena

    © AFP 2019 / Andrew Alvarez
    América Latina
    URL corto
    101

    LIMA (Sputnik) — El Ministerio de Vivienda de Perú lleva 32 meses sin cumplir con el compromiso de restituir a la comunidad indígena shipibo konibo los terrenos de una zona de Lima en la que se instalaron en 2000, dijo a Sputnik la presidenta de la Asociación de la Comunidad de Cantagallo, Karina Pacaya.

    “Nosotros estamos tratando con el Ministerio de Vivienda y por su lado hay retrasos por el lado técnico y político que nos afectan; el compromiso estaba pactado para su cumplimiento dentro de 16 meses desde el 4 de noviembre de 2016, han pasado 32 meses y hasta ahora no cumplen con restituirnos a nuestro lugar”, afirmó Pacaya.

    En el año 2000, un grupo de 14 familias procedentes de la región amazónica de Ucayali (centro), de la etnia shipibo konibo, llegaron a la capital peruana y se asentaron en una zona conocida como Cantagallo, en los márgenes del centro de la ciudad.

    El terreno que ocuparon había sido un relleno sanitario, pero las familias en extrema pobreza llegaron a acondicionarlo y levantaron una pequeña urbanización que, con el tiempo, se volvería emblemática sobre el fenómeno de la migración de las provincias a la capital.

    Cantagallo, como se conocía el lugar popularmente, fue una zona en la que sus habitantes se dedicaron a preservar su cultura original.

    Temas relacionados: Los hablantes de lenguas indígenas de Perú aumentan en medio millón en una década

    Sus creencias, sus artesanías y su propia lengua fueron protegidas por sus propios miembros a medida que la comunidad iba aumentando en número a través de los años.

    Cantagallo fue la única comunidad migrante de Lima que llegó a contar con una escuela en donde los niños recibían educación en la lengua shipibo y en castellano.

    El 4 de noviembre de 2016, un incendio devastó la totalidad de la comunidad, cuyas casas estaban construidas de madera.

    La presidenta de la comunidad asegura que el Gobierno asumió el compromiso de restituir las viviendas casi de inmediato.

    “Nosotros ya éramos 238 familias, cerca de 2.000 personas en la comunidad, y estuvimos de acuerdo en abandonar Cantagallo, pero con el compromiso del Gobierno de volver luego que hicieran los estudios del terreno”, señaló Pacaya.

    Los estudios de los terrenos de Cantagallo, según la dirigente, tenían como propósito “nivelar el terreno, retirar el desmonte y poder regularizar (la zona) mediante lotización y desarrollar el proyecto de viviendas”.

    Desde el momento del incendio se realizaron una serie de mesas de trabajo entre la comunidad, el Ministerio de Vivienda, el Organismo de Formalización de la Propiedad Informal y la municipalidad de Lima.

    En estas reuniones se llegó a una serie de entendimientos.

    El más reciente fue el pasado 24 de mayo cuando se acordó “acelerar los estudios para que se pueda gestionar el predio lo antes posible”, dijo Pacaya.

    Los miembros de la comunidad de Cantagallo nunca tuvieron la propiedad del terreno y rechazan cualquier intento del Gobierno por ubicarlos en un sitio distinto al que alguna vez ocuparon.

    Pacaya alegó que volver a Cantagallo apunta también a no romper la unidad cultural y étnica de la comunidad amazónica.

    Las 238 familias shipibo konibo se encuentran entre tanto diseminadas en diferentes zonas de la capital de Perú, en permanente contacto y a la espera de que se cumpla el compromiso del retorno.

    Etiquetas:
    tierras, pueblos indígenas, Lima, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik