Widgets Magazine
08:11 GMT +323 Octubre 2019
En directo
    Xi Jinping en un foro sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda

    Por qué los latinoamericanos deben estudiar cómo negociar con China

    © Sputnik / Alexey Nikolskiy
    América Latina
    URL corto
    2100
    Síguenos en

    La importancia de China en América Latina se ha vuelto innegable y hoy ningún país de la región puede desestimar las diferentes instancias de negociación con el gigante asiático. El contexto, sin embargo, abre una nueva preocupación: ¿está la región preparada para negociar de forma eficaz con representantes chinos?

    Con la convicción de que los latinoamericanos todavía tienen falencias en ese campo, el economista y analista internacional Gustavo Girado dirige la 'Especialización en estudios en China contemporánea', un posgrado de la Universidad Nacional de Lanús que apunta a "promover el desarrollo de las capacidades de actores públicos y privados en su relacionamiento con la República Popular China".

    En conversación con Sputnik, Girado explicó que la génesis de la especialización está en que "la relación entre China y Argentina tiene una densidad importante", al punto en que ambos países tienen una 'asociación estratégica de tipo integral'.

    Girado señaló que, en ese marco, las relaciones entre China y América Latina no pasan únicamente por lo comercial o de inversiones, sino también por "cuestiones de intercambio tecnológico, defensa, seguridad, posiciones ante organismos multilaterales e intercambio cultural".

    El analista advirtió sobre el desafío al que debe enfrentarse Argentina y los demás países de la región: "La ausencia de recursos humanos capacitados para tratar de la mejor manera posible la agenda bilateral".

    Más información: Por qué Pekín se arriesga a enfrentarse con Washington en América Latina

    Según Girado, es necesario que los negociadores con China puedan "interpretar su lógica" y aproximarse a la cultura china para ser más efectivos en su labor. En eso se enfocan las sesiones quincenales que se imparten en el marco del posgrado, tanto en la ciudad de Buenos Aires como en el campus de la Universidad Nacional de Lanús.

    "Para tratar con orientales hay que tener un conocimiento particular que no está dado solo por la experiencia sino por entender cómo interpretan una serie de cuestiones que en Occidente interpretamos de forma diferente", explicó.

    El posgrado dirigido por el sinólogo incluye en su currícula diferentes áreas como "el pensamiento chino contemporáneo, la relación de China con los países de inmediata influencia, la relación de China con Latinoamérica, una introducción al idioma, cuestiones que hacen a su cultura y sus instituciones políticas".

    La participación de Girado en el Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI) y su experiencia en el ámbito permitió al académico acercar a las aulas a funcionarios de la Cancillería y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina, con experiencia diplomática en China y en negociaciones bilaterales con el gigante asiático.

    Relacionado: ¿Puede la guerra comercial entre Pekín y Washington frenar el crecimiento económico de China?

    El plantel docente se complementa con empresarios y agentes dedicados al comercio con China, académicos especializados en el estudio comparado de instituciones públicas chinas y latinoamericanas y catedráticos de filosofía y letras que aportarán su conocimiento sobre la cultura y el pensamiento chino.

    Comprender la estrategia china a la hora de negociar con América Latina también es una de las claves del curso. Girado señaló que China maneja dos acercamientos diferentes en lo político y económico: mientras elige al Consejo de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) como único interlocutor político, en lo económico prefiere un sistema bilateral con "una relación particular" con cada economía.

    Según Girado, también es importante que los latinoamericanos tengan claro qué representa la región para la economía china. Particularmente en momentos en los que se discuten una mayor participación de la región en la iniciativa de la Franja y de la Ruta de la Seda, el ambicioso proyecto impulsado por Pekín para la interconexión por corredores logísticos de Eurasia, África e, incluso, de América Latina.

    "Para ellos [los países latinoamericanos] son un gran todo homogéneo, proveedores de agroalimentos e insumos industriales, sobre todo energéticos. Tienen una mirada hacia nosotros más del tipo de la que tienen con África y bien distinta a la que tienen con el norte de Occidente", explicó.

    Girado complementó que China ve en los países de la región "eventuales socios de largo plazo, países confiables proveedores indispensables para el desarrollo chino".

    Negociar con funcionarios no debidamente formados puede facilitar "que los chinos aprovechen para llevar agua para su molino, en virtud de que conocen muy bien las carencias que tenemos por aquí". La falta de una agenda común en la región aumenta ese riesgo, añadió.

    Según el académico, la falta de preparación se agrava con la presencia de profesionales sin un conocimiento adecuado, que aprovechan "tener una ligera aproximación" al tema para erigirse como expertos en la relación con China. Este tipo de opiniones suelen concentrar el debate sobre China únicamente en si el país asiático constituye "un nuevo imperio que primariza a la región", dejando de lado otros aspectos.

    "Esas desavenencias o falta de formación tienen consecuencias y no son gratuitas", advirtió.

    "Si los estados o instituciones públicas latinoamericanas no toman en serio avanzar con China con gente preparada, las consecuencias pueden ser tomar permanentemente la agenda que es propuesta, sin la posibilidad de contraproponer algo que podría ser más conveniente", sintetizó Girado.

    De la mano de las relaciones comerciales, la colectividad china ha aumentado su presencia e influencia cultural en los países de América Latina. A las celebraciones tradicionales cada vez más visibles, se suma un crecimiento demográfico que ya pone a la colectividad china entre las más numerosas en Argentina, detrás de la paraguaya, la peruana y la boliviana, con más de 150.000 integrantes.

    Vinculado: Banco Mundial augura tendencia creciente para América Latina y el Caribe en 2019 y 2020

    Por otra parte, las cátedras del Instituto Confucio para la difusión de la lengua y cultura chinas proliferan en las universidades de la región, impulsadas por Hanban, la entidad del gigante asiático para expandir este tipo de conocimientos más allá de sus fronteras.

    En un mundo cambiante, y signado por constantes novedades en la guerra comercial entre China y EEUU, el posgrado dirigido por Girado está preparado para que sus contenidos estén siempre actualizados y tener espacio para incluir visitas extranjeras o profesionales destacados.

    Etiquetas:
    universidad, relaciones internacionales, Argentina, comercio, América Latina, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik