En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La deforestación de la Amazonia brasileña aumentó 20% entre agosto de 2018 y abril de 2019, y aunque la tendencia no es nueva, las políticas del Gobierno que preside Jair Bolsonaro tienen su cuota de responsabilidad en este incremento, dijo a Sputnik el investigador Carlos Souza Junior.

    El Gobierno está dando señales que son "un gran estímulo para deforestar", porque generan expectativas de impunidad, dijo el especialista, integrante del Instituto del Hombre y del Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon).

    Imazon es una organización sin ánimo de lucro que realiza investigaciones sobre deforestación, especialmente a través de imágenes captadas con satélites espaciales.

    Si bien no es estatal, el ministerio de Justicia reconoce a Imazon como organización de la sociedad civil de interés público.

    Para Souza, el presidente brasileño considera que hay una "industria" de multas ambientales que obstaculiza el progreso económico, y durante la campaña electoral prometió no dedicar "ni un centímetro" de tierra más a reservas indígenas, los territorios que mejor logran preservar la Amazonia.

    Te puede interesar: Aumenta en un 20% la deforestación del Amazonas durante la gestión de Bolsonaro

    Además, uno de los hijos del presidente, el senador Flávio Bolsonaro, es uno de los impulsores de un cambio legal para que los propietarios rurales no se vean obligados a conservar una parte de la vegetación nativa, como ocurre hasta ahora, aunque por el momento su iniciativa no ha logrado salir adelante.

    Deforestación especulativa

    El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, ha propuesto revisar los niveles de protección de los parques naturales para permitir actividades como la minería o la construcción de líneas férreas.

    Según Souza Junior, que trabaja en el estado de Pará (norte), uno de los campeones nacionales en destrucción de la selva, éstas y otras declaraciones de intenciones ayudan a impulsar lo que él denomina "deforestación especulativa".

    "Se deforesta anticipadamente con la expectativa de que más adelante habrá una amnistía, que el área será regularizada y se podrá ejercer la actividad que comenzó siendo ilegal", explicó.

    A eso ayuda que los principales órganos de control de delitos ambientales que tiene el Estado, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICM-Bio), "estén cada vez más debilitados", agregó.

    El ICM-Bio, que se encarga de preservar las zonas protegidas, aplicó 35% menos de multas en el primer trimestre de este año que en el mismo periodo del año anterior.

    Además, los datos recopilados por Imazon con las imágenes tomadas desde el espacio demuestran que las unidades de conservación no son una garantía total para la protección de la selva, ya que 10% de la deforestación ocurre dentro de zonas protegidas.

    Temas relacionados: Dimite presidenta de órgano ambiental de Brasil tras polémica con Bolsonaro

    La mayor parte, alrededor de 70%, se debe a la creación de pastos para el ganado o la agricultura, sobre todo en estados que están en la "frontera" agrícola, las regiones de Brasil que bordean la Amazonia, donde la selva está más degradada, dijo el investigador.

    Un ejemplo muy claro es lo que ocurre en el estado de Mato Grosso (centro-oeste), uno de los graneros del país: allí, en el mes de marzo, la deforestación dentro de áreas protegidas de la cuenca del río Xingu aumentó 461% respecto al mes anterior.

    Los datos son del Instituto Socio Ambiental, que subrayó que las principales causas son "la agricultura y la ganadería, la morosidad en la regularización ambiental y la sensación de impunidad".

    La deforestación en Brasil crece desde el año 2012, cuando se aprobó el Código Forestal, que en su momento fue muy criticado por los ecologistas por considerar que perdonaba la deforestación ilegal, creando un peligroso precedente.

    Relacionado: La historia del último miembro de una tribu desaparecida en el Amazonas

    Según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales, entre agosto de 2017 y julio de 2018 se perdieron 7.900 kilómetros cuadrados de selva, más de cinco veces el tamaño de la ciudad de São Paulo. Fue la mayor superficie devastada desde 2012.

    Aunque los datos son alarmantes, están lejos del pico histórico de deforestación que se produjo hace 15 años: en 2004 Brasil acabó con 27.000 kilómetros cuadrados de selva, una superficial del tamaño de Haití.

    Souza Junior recuerda que en aquel entonces la presión de la sociedad civil obligó al Gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) a aprobar un plan de combate a la deforestación ilegal que en un principio dio buenos resultados.

    La deforestación bajó en los años siguientes gracias a fuertes políticas públicas, la creación de nuevas áreas protegidas en la frontera agrícola para frenar el avance de la deforestación hacia el corazón de la Amazonía o el involucramiento del sector agrícola y ganadero y de los bancos, que negaban crédito rural a los municipios incluidos en la lista negra de máximos deforestadores.

    Etiquetas:
    deforestación, Jair Bolsonaro, Amazonia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook