En directo
    América Latina
    URL corto
    120
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — La importancia del diálogo en Venezuela, que permita encontrar una solución a la crisis de ese país, estuvo entre los temas que debatieron en Bruselas el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y la alta representante para Política Exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini.

    "Sostuve cordial encuentro con la alta representante UE, Federica Mogherini, destacamos buen estado de relaciones Cuba-UE y resultados del ADPC (Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación), agradecí rechazo a Ley Helms Burton y ratifiqué importancia de que iniciativas sobre Venezuela favorezcan diálogo amplio, inclusivo y soberano con el Gobierno", afirmó Rodríguez en su cuenta de la red social Twitter.

    ​Durante su estancia en Bruselas, Rodríguez dialogó con Mogherini respecto a la aplicación por parte de EEUU de la ley Helms-Burton y, en particular, de la reciente aplicación del título III de esta legislación, que permite a ciudadanos estadounidenses reclamar en cortes las propiedades nacionalizadas en la isla en la década de 1960.

    El Servicio Europeo de Acción Exterior indicó que "tanto la UE como Cuba creen que la aplicación extraterritorial de la ley (Helms-Burton) es contraria a la ley internacional".

    Relacionado: Lo que oculta el Pentágono sobre una posible intervención militar en Venezuela

    El canciller cubano confirmó haberse reunido con la Secretaria de Estado para Asuntos Exteriores de Suecia, Annika Söder, con quien ratificó el buen estado de los vínculos bilaterales entre ambas naciones y la voluntad común de fortalecerlos.

    El ministro cubano de Relaciones Exteriores arribará a Rusia este sábado, como parte de su gira europea, y donde debatirá con su homólogo ruso Serguéi Lavrov sobre las relaciones bilaterales y la agenda internacional.

    Al término de su visita a Moscú, Rodríguez planea arribar a China, donde permanecerá hasta el 30 de junio, y mantendrá conversaciones con su par chino Wang Yi.

    La UE es la impulsora del Grupo Internacional de Contacto (GIC) por Venezuela, que también está integrado por ocho países europeos —Alemania, España, Francia, Holanda, Italia, Portugal, el Reino Unido y Suecia-, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Uruguay.

    El 7 de febrero pasado se realizó la primera reunión del GIC en Montevideo, presidida por la UE y Uruguay; en su declaración final pidió "una salida pacífica y democrática" para Venezuela, "a través de elecciones libres, transparentes y creíbles".

    Más aquí: EEUU se juega su supervivencia como imperio con el caso Venezuela

    El 7 de mayo el GIC cumplió los 90 días que se había asignado para trabajar sobre la situación de Venezuela, pero decidió continuar su labor.

    Etiquetas:
    UE, Bruno Rodríguez, Venezuela, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik