En directo
    Embajada de Ecuador en Londres, Reino Unido (archivo)

    Excónsul: Ecuador no hizo gastos innecesarios mientras Assange era su asilado

    © REUTERS / Peter Nicholls
    América Latina
    URL corto
    0 0 0

    MONTEVIDEO (Sputnik) —El Gobierno de Ecuador no realizó gastos innecesarios ni otorgó privilegios al ciberactivista australiano Julian Assange, fundador del sitio de filtraciones WikiLeaks, mientras fue su asilado, dijo a Sputnik el excónsul ecuatoriano en Londres, Fidel Narváez.

    "Nadie puede tener la idea de que la estadía de Assange estuvo sujeta a lujos, a gastos innecesarios, a privilegios; toda su estadía fue manejada con mucha modestia por parte del Ecuador, tanto su alimentación como su cuidado básico", dijo a esta agencia.

    La prensa ecuatoriana divulgó el 20 de mayo informes preliminares de la Contraloría General del Estado sobre los supuestos gastos que pagó el Gobierno por los casi siete años de asilo de Assange entre el 1 de enero del 2012 y el 30 de septiembre del 2018 en la embajada de ese país latinoamericano en Londres.

    La divulgación de los informes preliminares coincidió con el registro que realizó la Fiscalía de Ecuador en la habitación que Assange ocupaba durante su asilo.

    El organismo señaló que en total se dieron pagos sin sustento por 7.584 dólares.

    Además: Surge un medio alternativo digital enfocado en Julian Assange

    "Según la investigación de la Contraloría, durante el asilo en la embajada se emplearon 795.372,71 dólares en servicios de lavado, servicios médicos, alimentación, consultorías, servicios comunicacionales, adecuaciones, eventos públicos, pasajes y viáticos de servidores para atender a Assange", informó el diario local El Comercio.

    La mayoría de estos gastos se habrían producido durante la administración de Rafael Correa (2007-2017).

    La Contraloría señaló que la embajada de Ecuador en el Reino Unido autorizó pagos por 418.026 dólares para asesorías legales y otros 144.177 dólares por servicios de asesoría comunicacional.

    Otros 23.602 dólares se emplearon para obras en la sede, que incluyeron la readecuación de los baños de hombres y mujeres, indicó la Contraloría.

    El organismo de control señaló que el servicio de alimentación para Assange se contrató sin un proceso de selección de proveedores y que se dieron pagos "sin sustentos" por 7.584 dólares en la instalación de nuevas conexiones y líneas de Internet.

    Tema relacionado: La ONU: sentencia contra Assange por violar su libertad condicional es "desproporcionada"

    Narváez, quien compartió durante seis años el espacio con Assange mientras se desempeñaba como diplomático, aseveró que "no es cierto" lo que reporta la prensa sobre que hubo cierto "libertinaje, fiestas y ocasiones sociales" durante el asilo de Assange.

    "Esa narrativa que se está imponiendo de que se gastó demasiado dinero y que había una especie de libertinaje y de gasto innecesario es absolutamente falso", aseguró.

    Además, dijo que la Contraloría está realizando este examen con una "velocidad inusitada", por lo cual "no es confiable".

    "Es un órgano del que ya no se puede confiar porque es un elemento de persecución política en Ecuador; este examen está políticamente motivado y busca justificar lo injustificable: es la primera vez en la historia que un país entrega a un asilado político a sus perseguidores", agregó.

    El excónsul consideró que, a pesar de que no conoce en detalle los gastos que se realizaron, ya que no fue su "responsabilidad", es "necesario" diferenciar dos tipos de gastos: los que pertenecieron al funcionamiento de la embajada y los que fueron inherentes a la estadía de Assange.

    Dijo además que la Contraloría no debería haber incluido como gastos del asilo de Assange algunas consultorías legales que Ecuador hizo para asesorarse sobre la legislación inglesa.

    "Tampoco debería haber incluido alguna asesoría en tema de comunicación, porque Ecuador tuvo que enfrentar desde el primer día una batalla mediática monumental al estar protegiendo al hombre más perseguido del mundo; recordemos que hay toda una maquinaria mediática que normalmente posiciona toda su narrativa a favor de las grandes potencias", agregó.

    Narváez sostuvo que debería prestarse especialmente atención a los gastos que el Gobierno ecuatoriano realizó en seguridad.

    "Ecuador tuvo que contratar una empresa de seguridad extranjera para cuidar de la embajada 24 horas al día, 7 días de la semana durante 7 años; todo ese gasto de seguridad se pudo comprobar al final que estuvo destinado, sobre todo en el último año del Gobierno de Lenín Moreno, a espiar a Assange y a todos los funcionarios en el interior de la embajada", sostuvo.

    El excónsul dijo que con el Gobierno de Moreno se cambió la empresa extranjera que se dedicaba a la seguridad por otra.

    El planteo de Narváez tiene relación con la denuncia que presentó la defensa de Assange el 29 de abril ante la Fiscalía de Ecuador contra 10 personas, ecuatorianas y españolas, por delitos de espionaje, filtración de información, revelación de datos de carácter reservado, difusión de información de secreto profesional y chantaje.

    El equipo legal de Assange también presentó una denuncia por supuesta extorsión ante un tribunal de España contra ciudadanos de ese país que trabajaban para la empresa de seguridad que había sido contratada por el Gobierno ecuatoriano para prestar servicios en su embajada en el Reino Unido.

    Por su parte, Narváez dijo que "no se sabe si las autoridades pudieron exagerar los números", pero remarcó que el "gasto que debería investigarse es en seguridad".

    "Ese dinero no tenía que ver con la Cancillería ni con Assange; él jamás hizo un reclamo de esa naturaleza", agregó.

    En 2012, Assange se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres tras perder todas las apelaciones contra la extradición que el Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo al pedido de la Fiscalía sueca que lo requería para investigarlo por presuntos delitos sexuales.

    El ciberactivista rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a EEUU, donde podría enfrentar la pena capital por haber publicado miles de documentos secretos sobre las operaciones del Ejército estadounidense en Irak y Afganistán.

    La investigación preliminar contra Assange en Suecia, por una presunta violación, fue descontinuada en 2017, ante la escasa posibilidad de conseguir que compareciera ante el tribunal, entre otros factores.

    Ecuador anuló el asilo al ciberactivista australiano el pasado 11 de abril.

    El 1 de mayo pasado, el tribunal londinense de Southwark sentenció a 50 semanas de prisión a Assange por burlar las condiciones de su libertad en junio de 2012, y un día después comenzó en la corte de magistrados de Westminster una vista para atender una solicitud de extradición interpuesta por EEUU.

    Asunto relacionado: Redactor jefe de WikiLeaks: "Es una cuestión de vida o muerte para Assange"

    El pasado día 13, la Fiscalía sueca reabrió la investigación preliminar contra Assange en el caso de la presunta violación, y el 20 de mayo presentó una orden de detención en su contra.

    Etiquetas:
    gastos, asilo, embajadas, WikiLeaks, Ecuador, Reino Unido, Julian Assange
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik