23:50 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Un desfile militar nazi en Alemania en 1939

    Así se montó la 'Operación Bolívar', la red de espionaje nazi que actuó en Suramérica

    © AFP 2019 / France Presse Voir
    América Latina
    URL corto
    74 aniversario de la victoria sobre el nazismo (58)
    1143
    Síguenos en

    El vínculo entre el nazismo y América Latina suele centrarse en el escape de importantes figuras del régimen del Eje una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, había enviados nazis desplegados en el territorio desde 1940 trabajando en una red de espionaje que se conoce con el nombre de 'Operación Bolívar'.

    La operación fue investigada por el historiador David P. Mowry en su trabajo 'Actividades clandestinas alemanas en Suramérica durante la Segunda Guerra Mundial', elaborado en 1989 para la oficina de Archivos e Historia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés). El documento fue declarado en su momento como ‘ultra secreto' y desclasificado recién en 2009.

    En su investigación, Mowry recoge que la Operación Bolívar fue implementada por la 'Sicherheitsdienst', el Servicio de Seguridad nazi, y que tuvo actividad especialmente en Brasil, Paraguay y Argentina, donde llegó a tener influencia en "círculos oficiales".

    Se considera al alemán Johannes Siegfried Becker, cuyo nombre clave era 'Sargo', como el principal responsable de la operación, al ser el encargado de organizar las redes de espionaje en América Latina. Su primer destino fue Buenos Aires, adonde arribó en 1940 con una misión inicial de sabotaje pero que luego se limitó únicamente el espionaje.

    Becker debió, sin embargo, mudarse a Brasil en setiembre de ese año, al haber sido identificado como agente nazi. Allí inició contactos con Gustav Albrecht Engels, cuyo nombre clave era 'Alfredo', quien se especializaba en realizar espionaje económico para la 'Abwehr' (Inteligencia Militar alemana) desde 1939.

    Engels transmitía información valiéndose de un transmisor de radio que, cuando conoció a Becker, pasó a utilizarse para la transmisión de toda la red de espionaje desde San Pablo, en Brasil, hacia Berlín.

    Relacionado: Vida bajo el yugo nazi: el arduo camino de una niña rusa que logró sobrevivir a la guerra

    Los agentes alemanes lograron así proveer al régimen nazi de vasta información sobre temas militares, navales, industriales y económicos que recababan agentes secretos en América Latina y EEUU.

    En Brasil también operaban otras tres estaciones de radio dedicadas a la transmisión de información secreta. Uno de ellos era el denominado grupo 'Lirmax', cuyo nombre derivaba de la operación conjunta de las radios 'Lir' de Brasil y 'Max' de Alemania, que tenía presencia en Argentina, Brasil, Ecuador y Uruguay.

    En noviembre de 1941, Berlín reorganizó su presencia de espías en Suramérica, disponiendo que las operaciones de espionaje en toda la región estuvieran a cargo de Becker y fueran monitoreadas desde Buenos Aires. También se definió el desarrollo de nuevas redes de espionaje en Chile y Paraguay.

    Más: Submarinos nazis en Argentina, ¿realidad o mito?

    La investigación de la NSA consigna que el objetivo de Becker era instalar un radio transmisor de la red de espionaje en cada país suramericano pero únicamente fue posible en Argentina, Chile y Paraguay.

    En febrero de 1942, la estación de radio instalada en Chile ya transmitía información recogida por agentes ese país pero también en Perú, Colombia, Ecuador, Guatemala, México y EEUU.

    Por supuesto, la cantidad creciente de agentes secretos nazis en América Latina requería que Alemania enviara fondos para su sustento. Como el financiamiento debía hacerse de forma clandestina, el régimen nazi decidió solventar a sus agentes enviando de forma secreta piedras preciosas para que vendieran luego en el mercado negro.

    Más tarde, Alemania comenzó a enviar de la misma forma medicamentos de alto costo que los agentes podían intercambiar en sus países por buenas sumas de dinero.

    El envío clandestino de joyas y medicamentos, así como de material criptográfico, solía hacerse a través de tripulantes de embarcaciones españolas que viajaban con mercadería hacia los países de Suramérica.

    La red de espionaje en América Latina tuvo un importante desarrollo que le permitió, según la NSA, llegar a enviar hasta 15 mensajes al día a las autoridades nazis en Berlín.

    Sin embargo, el trabajo de los propios gobiernos latinoamericanos, que identificaron y detuvieron a varios agentes con el correr de los años, las acciones de contrainteligencia de EEUU y el Reino Unido en la región y el propio transcurso de la guerra, hicieron que la red perdiera peso poco a poco.

    La investigación de la NSA concluye que la información transmitida desde Suramérica hacia Alemania "probablemente" no definió la guerra. Incluso, considera que los pocos datos que espías nazis lograron enviar a Berlín desde EEUU fueron mucho más efectivos en favor de los intereses nazis.

    Tema:
    74 aniversario de la victoria sobre el nazismo (58)
    Etiquetas:
    nazismo, América Latina, Alemania nazi
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik