20:01 GMT +313 Diciembre 2019
En directo
    A former member of Blackwater joines family members, friends, and supporters of four former Blackwater security guards outside the federal court in Washington, Monday, April 13, 2015

    Blackwater, la polémica empresa de mercenarios que se ofrece para derrocar a Maduro

    © AP Photo / Andrew Harnik
    América Latina
    URL corto
    282472
    Síguenos en

    La compañía Blackwater surgió en 1997 para entrenar marinos y soldados en EEUU pero pronto se convirtió en un ejército privado que participó en Afganistán e Irak, donde fue responsable de la matanza de civiles. Con inmunidad legal y contratos millonarios con la CIA, ahora parece dispuesta a apoyar el golpe de Estado en Venezuela.

    En 1997, Erik Dean Prince ya había dejado el comando 'Seal' de la Armada de EEUU, con el que había actuado en Haití, Medio Oriente y los Balcanes. También había servido como becario en la Casa Blanca durante el Gobierno de George Bush y había colaborado con los 'Contra' que buscaban derrocar al Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua.

    Un cóctel que sentó las bases de lo que sería su idea millonaria: una empresa dedicada al entrenamiento de personal militar. Su deseo se concretó en el año 2000 cuando se asoció con Al Clark, un exinstructor de la Armada que consideraba que el entrenamiento de tiro en la institución no era el adecuado y soñaba con mejores instalaciones.

    Así nació Blackwater, cuyo nombre se inspiró en las aguas del 'Gran Pantano Triste' que se extiende en la frontera entre los estados de Virginia y Carolina del Norte. Allí instaló su primer centro de entrenamiento, por donde comenzaron a desfilar efectivos de los comandos especiales 'Seal' y 'Swat'.

    En el año 2000, Blackwater consiguió su primer contrato con el Gobierno de EEUU: la empresa debía entrenar a 100.000 marinos luego del atentado contra el buque 'USS Cole' en las costas de Yemen.

    Fue en esa época en que Erik Prince causó polémica al explicar el objetivo de su empresa: "Estamos intentando hacer por el aparato nacional de seguridad lo que FedEx hizo por el Servicio Postal".

    Dos años después se crearía la 'Blackwater Security Company' (Compañía de Seguridad de Blackwater), el primer cuerpo privado destinado a proveer de efectivos militares a las fuerzas armadas estadounidenses.

    En 2002, la empresa aportó hombres para la invasión de EEUU en Afganistán y más tarde hizo lo propio durante las acciones de EEUU en Irak.

    Precisamente, su participación en Irak puso a la empresa en el centro de la polémica internacional, cuando el New York Times reportó que soldados de Blackwater habían sido los responsables del asesinato de 17 civiles, en una acción que también dejó 24 heridos en 2007.

    Opinión: ¿Comienzan a alinear el golpe de Estado en Venezuela?

    El diario estadounidense reveló que Blackwater también participó de detenciones extrajudiciales y asesinatos en el marco de sus contratos con la CIA.

    Las acciones de la empresa siempre tuvieron, además de contratos millonarios con la CIA, la garantía de total inmunidad por parte del Gobierno de EEUU.

    La polémica por su participación en Irak llevó a la empresa a intentar mejorar su imagen internacional. En 2009, Prince se alejó de la presidencia de la compañía, que dejó de llamarse Blackwater para pasar a ser 'Xe'. Dos años después volvió a modificar su nombre a 'Academi', tras asociarse con la empresa de seguridad Constellis.

    Más: Trump y Putin discuten la posibilidad de un nuevo acuerdo nuclear y la situación en Venezuela

    En los últimos días, la agencia Reuters aseguró que Prince tiene listo un plan para desarrollar un ejército privado destinado a derrocar a Nicolás Maduro en Venezuela.

    Las fuentes consultadas por la agencia indicaron que Prince prevé conformar un ejército mercenario de entre 4.000 y 5.000 soldados contratados en Colombia y otros países de América Latina.

    Etiquetas:
    ejército, mercenarios, guerra, Blackwater, Nicolás Maduro, Erik Prince, Colombia, Yemen, Irak, Venezuela, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik