En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — La negociación salarial de este año en Bolivia, cerrada finalmente con un aumento de 4%, ha sido tal vez la más difícil para el presidente Evo Morales, forzado a satisfacer a los trabajadores sin enojar a los empresarios de cara a las elecciones generales, dijo a Sputnik el analista Vicente Guardia.

    "En un año electoral, las posiciones salariales extremas de empresarios y trabajadores eran extremas, y parece que el Gobierno ha logrado fijar una cifra que no es un término medio pero deja callados a casi todos", dijo el sociólogo, investigador del grupo privado Comunidad Cívica de la ciudad de El Alto.

    Morales firmó el 1 de mayo, durante la celebración del Día del Trabajador, el decreto de aumento salarial general de 4%, beneficio que no alcanzará al Presidente, Vicepresidente, ministros ni directores generales de la Administración.

    El decreto subió además 3% el salario mínimo nacional, que ahora equivale a 305 dólares mensuales.

    Los empresarios habían planteado un máximo de 2% y la Central Obrera Boliviana pedía 12%.

    El líder de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Huarachi, dijo este 2 de mayo que la de este año "ha sido la negociación salarial más agria de los últimos tiempos, pero se llegó a un acuerdo directo con el presidente", restando importancia a voces aisladas de protesta de algunos sindicatos de maestros, conocidos por su posición radical.

    Más aquí: Sindicatos bolivianos deciden revisar relación política con Evo Morales

    Guardia, por su parte, dijo que el equilibrio era "difícil", porque si bien la economía local continúa creciendo por encima del promedio regional, "tropieza" con las dificultades derivadas de la contracción de los mercados externos, lo que perjudica los productos "más valiosos" del país, como el gas y los minerales.

    El Producto Interno Bruto boliviano creció 4,22% en 2018, casi medio punto porcentual por debajo del pronóstico oficial, de 4,7%.

    Para este año, la previsión inicial de un crecimiento de 4,7% fue reducida hace dos meses a 4,5%, con anticipadas caídas del comercio exterior y de las reservas internacionales del Banco Central.

    "Estas y otras facetas del panorama económico exigían mesura, y el Gobierno de Evo Morales ha mantenido esta línea", dijo el analista.

    Esa mesura "se explica tanto por la coyuntura preelectoral como por la creciente colaboración del Gobierno con los empresarios en proyectos de gran impacto económico, como los biocombustibles y las salidas al océano Atlántico por vías fluviales", señaló Guardia.

    Temas relacionados: Gobierno de Bolivia ratifica el pago del segundo aguinaldo

    El sociólogo añadió que, salvo voces aisladas de descontento, la reacción inicial de empresarios y trabajadores ante el aumento salarial fue de "un cauteloso silencio que muestra conformidad y hasta comprensión, aunque no plena satisfacción".

    Asimismo, el viceministro de Presupuesto, Jaime Durán, dijo este 2 de mayo a reporteros que si bien el aumento salarial era el menor en puntos porcentuales desde que Morales llegó al Gobierno en 2006, cumplía el objetivo de compensar con creces la inflación minorista del año anterior, que en 2018 fue de 1,51%.

    "Sin contar el nuevo incremento, el salario mínimo boliviano ha subido 348% desde que Evo Morales es Presidente, de 54 dólares en 2006 a 296 dólares en 2018", dijo.

    Durán afirmó que la política salarial, uno de los ejes de redistribución de la riqueza, redujo drásticamente la diferencia entre el salario del presidente, el máximo del sector público, y el salario mínimo.

    Radio: Opinión: "Evo Morales sintetizó el cumplimiento de dos siglos de agendas pendientes"

    En el Gobierno de Hugo Banzer (1997-2001), el salario presidencial equivalía a 100 salarios mínimos, en tanto que ahora el sueldo de Morales representa sólo 11 mínimos, destacó.

    El 1 de mayo, tras la firma del decreto salarial, el ministro de Economía, Luis Arce, dijo que la medida apuntaba a precautelar la estabilidad de los empleos.

    Sobre este punto, la Cámara Nacional de Comercio, habitualmente discordante con la Confederación de Empresarios Privados, demandó en un comunicado "acciones urgentes", sin precisarlas, para enfrentar las "consecuencias negativas" del incremento salarial sobre los empleos.

    Etiquetas:
    elecciones, salarios, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook