Widgets Magazine
05:05 GMT +316 Octubre 2019
En directo
    Hugo Chávez regresando al gobierno tras el fallido Golpe de Estado de 2002 en Venezuela

    Así fue cómo el pueblo de Venezuela venció al Golpe de Estado de 2002

    © AFP 2019 / Rodrigo Arangua
    América Latina
    URL corto
    Por
    14571
    Síguenos en

    "El 13 de abril forma parte de esa permanente y épica historia del pueblo venezolano". Gustavo tiene 59 años y habla de la historia reciente de Venezuela mientras mira severo a las pequeñas de tres y cinco años que terminan su almuerzo a regañadientes.

    Su hija y su sobrina salen corriendo en cuanto desaparece el último macarrón del plato. Es hora de jugar. Gustavo vive en el barrio de Manicomio y allí se respira pueblo y calle. Los barrios de Caracas tienen la virtud de sacarte de la nube de estrés y polvo de la urbe desastrada, y dentro es otra cosa. Hay paz de plomo y hierro.

    Gustavo dice de si mismo que es "comunicador del pueblo". Pero es muchas cosas; desde revolucionario hasta padre de múltiples retoños e influencer bolivariano. Su Facebook es fuego. Y él también. Hace 17 años vivía en el barrio del 23 de Enero, uno de los barrios más conocidos de la ciudad por su carácter chavista y defensor de los ideales de la Revolución todavía incipiente en Venezuela.

    • Gustavo
      Gustavo
      © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    • Gustavo
      Gustavo
      © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    1 / 2
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Gustavo

    El 13 de Abril de 2002, cuando Hugo Chávez se encontraba detenido y desaparecido tras haber sufrido un Golpe de Estado dos días antes por parte de militares contrarrevolucionarios, un contingente del 23 de Enero compuesto por hombres y mujeres chavistas fue el primero en llegar al Palacio de Miraflores para exigir la liberación de su presidente. Gustavo estaba allí.

    "Desde las 6 de la mañana estábamos activos, pensando cómo bajar a Miraflores para exigir saber qué estaba pasando. Había un vacío comunicacional, las televisiones no informaban, pasaban comiquitas [dibujos animados]", cuenta. Nadie sabía dónde estaba Chávez, si estaba vivo o muerto. Los golpistas decían que había dimitido y constituyeron un nuevo gobierno de facto presidido por Pedro Carmona Estanga, presidente de Fedecámaras, la principal asociación de gremios empresariales de Venezuela.

    Miraflores está rodeado de barrios en cerros. Enfrente del Palacio está el 23. "Aquella mañana, la Policía Metropolitana, el órgano policial represor de los gobiernos de la IV República [los anteriores a Chávez] que todavía seguía activo en aquel momento, rodeaba el Palacio, tomó la Avenida Sucre, la única vía para llegar a Miraflores, y nos esperaba echando plomo, disparando a matar", cuenta Gustavo, recordando cada detalle como si hubiese pasado hace dos días. "Así no podíamos bajar. Disparaban hacia el 23 por nuestra fama".

    Además: "Estamos frente a una mentira a escala global sobre Venezuela"

    Pero ocurrió algo inesperado y completamente espontáneo. "Como a las 8:30 de la mañana escuchamos el ruido de la gente que venía bajando de los barrios que están de espaldas a la Avenida Sucre: La Pastora, Lídice, Los Frailes… Miles de personas que le cayeron con todo a la Policía. No les esperaban, llegaron por detrás y rompieron el cerco. En ese momento nos sumamos nosotros y la Policía huyó".

    Lo que pasó después fue adrenalina pura. Gustavo dice que tenía miedo, que lo que les esperaba en Miraflores eran militares armados, que nadie sabía nada sobre nada; ir hasta allí era meterse en un agujero negro de incertidumbre. Ni siquiera tenían la certeza de que Chávez estuviera vivo. Pero cuando llegaron al Palacio hubo un "choque de sorpresas". "Allí había militares de los nuestros, leales", cuenta, "y cuando nos vieron nos dijeron "no se vayan, ¡nosotros vamos a tomar Miraflores!, busquen más gente, ellos [por los golpistas] están ahí dentro".

    Gustavo muestra una foto del 13 de Abril de 2002
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Gustavo muestra una foto del 13 de Abril de 2002

    El final de esta historia tiene final feliz para la Revolución de Chávez. El presidente electo estaba vivo y volvió a Miraflores en helicóptero aquella madrugada. Allí le esperaban sus ministros y cientos de miles de manifestantes. La movilización espontánea de un pueblo que se organizó como un ejército sin instrucción militar fue la clave para salvar este capítulo de la épica venezolana. Gustavo está convencido. "El pueblo no solo salvó a Chávez sino que ha estado salvando esta Revolución permanentemente".

    En ese momento, sin saberlo, nació la Unión Cívico Militar que siete años después, en el año 2009, el propio Chávez daría nombre cuando constituyó la Milicia Nacional Bolivariana, un cuerpo especial de las Fuerzas Armadas, pero en este caso compuesto por hombres y mujeres comunes que de manera voluntaria deciden "servir a la patria". Su día, claro, es el 13 de Abril, y Venezuela acaba de celebrar su décimo aniversario en uno de los momentos más difíciles de su historia reciente, acosada por la amenaza constante de una intervención militar extranjera, bloqueada financieramente por EEUU y con la mayor crisis social y económica de los últimos años.

    Nicolás Maduro celebró el aniversario de las milicias en Los Próceres, la emblemática avenida caraqueña situada junto a la Academia Militar del Ejército Bolivariano. Le miraban dos millones de milicianos presentes.

    Te puede interesar: Comer distinto, comer mejor; o de cómo la crisis ha cambiado la dieta de los venezolanos

    Edit Batatina no llama la atención entre semejante multitud de uniformes marrón caqui. Tiene 50 años y trabaja en el Hospital de El Valle, en el mismo barrio donde vive. Ella entró en la milicia hace seis años "porque sentí el impulso. Fue cuando murió Chávez y en aquel momento intuí que algo gordo podía pasar aquí" cuenta a Sputnik desde su "oficina" en el Hospital un día antes del aniversario.

    Edit Batatina
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    Edit Batatina

    Edit es bajita y parece mayor, pero cuando habla rompe los prejuicios. Un miliciano es un voluntario de la patria que decide dar servicio a su país a muchos niveles. Se les asigna una tarea social, un trabajo, que deben cumplir para contribuir con la comunidad, y además reciben instrucción militar una vez al mes.

    "Vamos al polígono de tiro de Fuerte Tiuna (Complejo Militar más importante de Caracas) y allí nos enseñan a manejar el armamento, a saber qué es cada cosa, cómo es el manejo de las granadas… La idea no es prepararnos para la guerra pero sí para combatir en caso de que fuese necesario". Utilizan fusiles FN FAL y Edit dice que la clave para disparar bien es el pulso y el equilibrio, una buena posición "para que no sufra el hombro".

    María Eugenia, caraqueña de 17 años, estudiante, posa para la foto en El Carmen
    © Sputnik / Esther Yáñez Illescas
    En el Hospital trabaja cinco días a la semana once horas al día. Le gusta. Asiste partos, lee cuentos a los niños, ayuda a servir las comidas, habla con todos. Cuando está en su casa, Edit es orfebre y cuida de sus nietos de los que habla orgullosa. "Estudian música en la Orquesta Sinfónica Nacional". El 13 de Abril de 2002 dice que andaba "luchando y guerreando por mi Chávez. Fui a Miraflores y no nos movimos de allí hasta que le liberaron".

    Diecisiete años después de este capítulo de la historia de Venezuela, Nicolás Maduro ha decidido dar rango constitucional y constituyente a sus milicias "como componente complementario de la Fuerza Armada". Lo anunció desde la tribuna en Los Próceres.

    Tema relacionado: Canciller cubano: la solidaridad de Cuba con Venezuela es cuestión de principios

    Gustavo cree que si hubiese otro Golpe de Estado, el pueblo, y las milicias, volverían a salir a la calle para defender a Maduro, a pesar de todo, de la situación, de la crisis, del hartazgo.

    "De hecho, ya lo hicimos recientemente", asegura. "El 23 de Febrero, cuando la oposición amenazó con meter a la fuerza la falsa ayuda humanitaria, que solo era una excusa para propiciar una intervención militar, fue el pueblo el que defendió la frontera. Hasta allí fuimos 15.000 personas organizadas".

    Venezuela vive una guerra no convencional y cada persona suma para defender la institucionalidad. Dice Gustavo que ahora "las circunstancias son otras a las de 2002, pero nuestro estar quieto no significa que estemos tranquilos o que estemos apáticos. Más bien es una muestra de poder y actuaremos cuando sobrepasen al Gobierno".

    Sus palabras suenan rotundas como el coro de dos millones de milicianos jurando lealtad a la República en Los Próceres. "Leales siempre, traidores nunca". Fueron muchas horas de sol y aniversario bajo la mirada de las estatuas de los libertadores de Venezuela. Después sonaron los tanques de hierro rodando la vuelta a casa y el paseo se llenó de gente corriendo o patinando o comiendo helado al atardecer de un sábado cualquiera.

    Etiquetas:
    milicias, golpe de Estado, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik