En directo
    Bandera de Brasil

    Expertos: la parálisis domina los 100 primeros días de Gobierno de Bolsonaro

    CC BY 2.0 / L.C. Nøttaasen / Christ the Redeemer view from Marina Palace Hotel Leblon
    América Latina
    URL corto
    0 10

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cumplió 100 días en el poder marcados por una popularidad que según las encuestas se está erosionando y por una gestión donde predomina la parálisis y la falta de un rumbo claro, según diversos especialistas de la Fundación Getúlio Vargas (FGV).

    "La incompetencia administrativa gerencial ha pasado a ser el marco de este Gobierno que empieza; el empresariado está desconfiado porque hay una gobernanza ciclotímica, imprevisible (…) Todo se está aplazando al segundo semestre del año o tal vez al año que viene, lo que es muy grave", comentó el profesor Istvan Kasznar, de la Escuela Brasileña de Administración Pública y Empresas (Ebape) de la FGV de Río de Janeiro, en un encuentro con periodistas al que asistió Sputnik.

    El profesor se refería sobre todo a las prometidas reformas económicas, empezando por la del sistema de pensiones, considerada por el Ejecutivo vital para reducir el déficit público y estimular el crecimiento, pero que no acaba de avanzar en el Congreso Nacional debido a las dificultades de diálogo de Bolsonaro con el Poder Legislativo.

    En su opinión, el objetivo del ministro de Economía Paulo Guedes de ahorrar un trillón de reales en 10 años difícilmente se cumplirá debido a las renuncias del propio Gobierno y a los cambios que harán los parlamentarios en el texto inicial.

    "Se le van quitando plumas al pavo, dentro de poco será una gallina", dijo Kasznar utilizando una metáfora para hablar de un posible resultado decepcionante para el mercado financiero.

    En el ámbito internacional, Bolsonaro se alineó fuertemente con EEUU visitando a Donald Trump en la Casa Blanca y escenificando una sintonía total; también viajó a Chile y a Israel, donde generó controversia su visita al Muro de los Lamentos junto al primer ministro Benajmin Netanyahu y el anuncio de la apertura de una oficina comercial en Jerusalén.

    Bolsonaro rompió la tradición de la diplomacia brasileña de mantener la neutralidad en el conflicto de Oriente Próximo y generó malestar en los países islámicos, pero según el director del Núcleo de Prospección e Inteligencia Internacional de la FGV, Renato Flores, el líder ultraderechista aún está acomodándose a su papel y la fuerte maquinaria diplomática del ministerio de Relaciones Exteriores impedirá que los deslices vayan a más.

    "Una cosa es la retórica (tanto del presidente como del canciller, Ernesto Araújo), que empezó eufórica y está empezando a aproximarse de la realidad; Itamaraty (como se conoce a la Cancillería en Brasil) va a frenar cosas que pueden parecer un poco extrañas, la mayoría no pasará de excentricidades", afirmó.

    En su opinión, algunas renuncias, como el tan esperado traslado de la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén, pueden deberse al trabajo invisible y silencioso de los diplomáticos del ministerio, que tienen que apagar los incendios que generar sus superiores.

    Uno de los pilares de la popularidad de Bolsonaro se asienta sobre su ministro de Justicia y Seguridad, el juez Sérgio Moro, quien ejecutó una de las escasas propuestas concretas en los 100 primeros días de Gobierno al presentar un paquete de medidas para luchar contra el crimen y la corrupción.

    La mayoría de propuestas trata de endurecer las condenas para los delitos más graves, aunque el punto que despertó más polémica es el que aumenta la cobertura legal para los agentes de seguridad que maten estando en servicio cuando sientan "miedo" o "sorpresa", por ejemplo; organizaciones en defensa de los Derechos Humanos consideran este tipo de medidas una carta blanca para disparar a matar.

    Para la profesora de derecho penal y electoral en la FGV y procuradora regional de la República Silvana Battini, es "extraño" dar un beneficio mayor a los policías que de por sí deberían ser personas preparadas, con sangre fría y capacidad de dar respuestas técnicas a situaciones de riesgo.

    "Eso no combate la violencia, especialmente en nuestro país, donde tenemos una cultura de violencia policial", afirmó.

    En su opinión, el plan de Moro fue "precipitado" y "tímido" para el tamaño de la expectativa que se había generado; remarca, por ejemplo, que el ministro no dedicó ni una línea a proponer mejoras en los sistemas de investigación de la policía, que según la mayoría de especialistas es uno de los puntos débiles en las políticas de seguridad.

    Bolsonaro es el presidente peor evaluado en los tres primeros meses de Gobierno desde 1990, según una encuesta del instituto de opinión Datafolha divulgada el 7 de abril; el 30 por ciento de brasileños considera su gestión "mala o pésima", casi los mismos (el 32%) que la consideran "buena u óptima".

    Más aquí: Bolsonaro promete en Davos proteger valores y abrir la economía de Brasil

    Cuando empezaron a gobernar, los izquierdistas Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y Dilma Rousseff (2011-2016) eran rechazados apenas por el 10% y el 7% de la población, respectivamente.

    Etiquetas:
    parálisis, gobierno, Jair Bolsonaro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik