Widgets Magazine
En directo
    Una mina de cobre (archivo)

    Dos provincias peruanas en paro general de apoyo a comunidad en conflicto con minera china

    © REUTERS / Ivan Alvarado
    América Latina
    URL corto
    0 10

    LIMA (Sputnik) — Dos provincias del departamento peruano de Apurímac (sur) declararon un paro general de 48 horas en apoyo a la comunidad de Fuerabamba que mantiene un conflicto con el Gobierno y la minera china MMG que explota el yacimiento de cobre Las Bambas.

    La medida fue convocada por los frentes de defensa de las provincias de Andahuaylas y Abancay, según informó el diario El Comercio.

    Además del paro, los frentes han manifestado su apoyo al bloqueo de la vía que da acceso a la mina, construida en el terreno donde antes se asentaba la comunidad de Fuerabamba.

    El domingo, el presidente de la comunidad, Gregorio Rojas, se reunió con el primer ministro Salvador del Solar a fin de iniciar un diálogo que ponga fin a 57 días de protestas.

    En la reunión se acordó un nuevo encuentro el 6 de abril entre Rojas y el primer ministro, con mediación del presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Miguel Cabrejos, y el defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez.

    Los pobladores de Fuerabamba reclaman la liberación de sus asesores legales Frank y Jorge Chávez Sotelo, detenidos en Limay acusados por la Fiscalía de extorsión a la empresa MMG, por haberle pedido 30 millones de dólares para la construcción de una carretera en un terreno propiedad de la comunidad y ubicado en el departamento vecino de Cusco.

    Temas relacionados: Gobierno peruano niega responsabilidad por detención de dirigente en protestas mineras

    El paro general apoya la demanda de liberación de los asesores legales.

    El Poder Judicial celebrará una audiencia en donde se decidirá si los hermanos Chávez Sotelo son liberados.

    Las Bambas es una mina de tajo abierto en un yacimiento que posee reservas de 1,08 millones de toneladas de cobre y en cuyo desarrollo se invirtieron 10.000 millones de dólares.

    El yacimiento se encontraba justo debajo de la aldea y tierras de cultivo de Fuerabamba, donde vivían 1.600 personas.

    La empresa les construyó un nuevo poblado con casas de material, calles con pavimento, electricidad y agua, pero los campesinos no lograron adaptarse a su nuevo modo de vida, malgastaron las indemnizaciones y extrañan las actividades de sustento que le eran propias, como la ganadería y la agricultura.

    Además, comunidades vecinas que no recibieron beneficios comenzaron a reclamar inversiones en infraestructura y caminería a cargo de la empresa en una de las zonas más pobres de Perú. 

    Etiquetas:
    paro, minería, protestas, China, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik