11:52 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    Juan Guaidó, líder opositor venezolano

    Opositores venezolanos comienzan a desanimarse a 40 días de la autoproclamación de Guaidó

    © REUTERS / Ivan Alvarado
    América Latina
    URL corto
    7330
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — Militantes de la oposición venezolana comentaron a Sputnik que se sienten desmotivados para seguir en las calles luego de 40 días de la autoproclamación del diputado Juan Guaidó como presidente encargado.

    "Si seguimos de protesta en protesta creo que ocurrirá lo mismo de 2014, de 2017, es decir nada; yo he venido a las últimas convocatorias y noto que la gente ya se está cansando", dijo a esta agencia Luisa Cervantes, de 48 años.

    El 5 de enero, Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral en desacato desde 2016.

    El 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anulara su designación, el diputado se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela, apelando a un artículo de la Constitución que prevé la figura en caso de que exista un vacío de poder, pero no bajo el argumento de "usurpación del cargo", como alegó Guaidó.

    El presidente Nicolás Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones en las que la oposición se negó a participar, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

    Desde el 10 de enero hasta este viernes 15 de marzo se han registrado en Venezuela un sinfín de acontecimientos.

    Además: Las dudosas credenciales de los Gobiernos latinoamericanos que apoyana Guaidó

    Las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos y empresarios, así como contra la principal industria Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) se intensificaron.

    Opositores y oficialistas han vuelto a colmar las calles, los primeros para exigir la salida de Maduro, un Gobierno de transición y elecciones, y los otros para respaldarlo y repudiar la injerencia de Estados Unidos.

    Desde la Casa Blanca también han partido frecuentes amenazas de una acción bélica.

    Altos funcionarios de Washington repiten la frase "todas las opciones están sobre la mesa" cuando se les pregunta cuál es su política hacia Caracas.

    La oposición fue fijando jornadas como hitos: primero el 10 de enero, luego el 23, después el 12 de febrero (día de la juventud) y el 23 de ese mismo mes.

    "Yo pensé que el 23 (para cuando se organizó un intento de ingreso de ayuda humanitaria contra la voluntad del Gobierno) habría algún plan para sacar a Maduro o para meter los camiones (con los suministros), porque la dirigencia se expresó con mucha seguridad y después no pasó nada, realmente eso me desanimó", dijo Eder Zambrano de 29 años.

    Opinión: Guaidó está quemado

    El 23 de febrero se desató una batalla en la frontera entre Venezuela y Colombia, desde donde la oposición intentó ingresar camiones con alimentos y suministros médicos.

    Al ser repelido el intento por las fuerzas de seguridad venezolanas con gases lacrimógenos y balas de goma, jóvenes encapuchados, acompañados inicialmente por diputados opositores, se enfrentaron a los militares venezolanos con piedras y bombas molotov.

    En ese lugar, tres camiones fueron incendiados y saqueados, mientras en la frontera sur con Brasil fallecieron tres indígenas pemones.

    En los días previos, circularon rumores de un posible diálogo que permitiría el ingreso pacífico de los camiones; también se rumoreaba sobre una acción militar extranjera que apoyaría a los opositores que buscaban ingresar esos cargamentos sin autorización del Gobierno.

    "Nada de eso pasó, esa es la verdad, así que sin ayuda humanitaria y sin un apoyo real desde el extranjero, no sé qué va a pasar, creo que Guaidó acabará preso y todos los opositores volveremos a casa como años anteriores", señaló Rafael Valera de 66 años.

    Sobre Guaidó pesan dos investigaciones de la fiscalía, la primera por supuesta usurpación de funciones del Poder Ejecutivo en el extranjero y la segunda por su presunta participación en un sabotaje al sistema eléctrico al que se atribuye el apagón general que comenzó el pasado jueves 7 de marzo.

    Gran parte de Venezuela estuvo sin luz por casi 70 horas, en algunas zonas por 120, lo que también provocó una caída de las comunicaciones telefónicas y de internet y la suspensión del servicio de agua por cañerías.

    En esas circunstancias se registraron numerosos saqueos en la ciudad de Maracaibo, capital del estado Zulia (noroeste).

    El Gobierno dice que el apagón fue producto de un ataque cibernético y electromagnético a la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, situada en el embalse del Guri en Bolívar, donde se produce el 80 por ciento de la electricidad del país.

    Más: ¿Quién va después de Venezuela? Los medios de EEUU escogen a sus blancos en Centroamérica

    La suspensión del servicio de agua agudizó la escasez hídrica que vive Venezuela.

    En el caso de Caracas, el servicio es racionado desde 2014, lo que provocó que muchas zonas no pudieran ser surtidas en los días que les correspondía.

    En los medios de comunicación se publicaron imágenes de habitantes del suroeste de la capital recogiendo agua de tuberías en los predios de un río contaminado, lo que evidenció la gravedad de la situación.

    Dos días después el servicio de agua fue restablecido en algunas zonas de la ciudad.

    En medio de esta crisis, Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos e intentó conversaciones para abrir oficinas de intereses que resultaron infructuosas.

    Esta semana el presidente Maduro resolvió expulsar a los diplomáticos estadounidenses y los acusó de participar en actos para desestabilizar su país.

    Mientras, la frontera con Colombia en el estado Táchira (oeste) y con Brasil en Bolívar están cerradas, la primera desde el 22 de febrero y la segunda desde el 21.

    Los habitantes de estas zonas fronterizas son los más afectados, pues muchos subsisten buscando oportunidades de un lado y otro de la línea limítrofe.

    Por su parte, el Gobierno de Venezuela reclamó un compromiso de no agresión a los presidentes de Brasil y Colombia, como condición para reabrir las fronteras.

    Para este fin de semana el Gobierno venezolano anunció una serie de ejercicios militares.

    Más aquí: EEUU prepara complots tras el fracaso de la 'revolución de colores' en Venezuela

    Además, convocó una movilización en Caracas el mismo día en que se planifica una manifestación de la oposición, que ha llamado nuevamente a su militancia a las calles, no solo en Venezuela, sino también en el extranjero.

    Etiquetas:
    Juan Guaidó, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik