En directo
    Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

    Este es el secreto de la popularidad de AMLO

    © Foto : Notimex/José Pazos
    América Latina
    URL corto
    Víctor Flores García
    3253

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es el más popular de América por su prolongada campaña anticorrupción que lo llevó al Palacio Nacional, dijo a Sputnik el experto en opinión pública Roy Campos, titular de la firma Consulta Mitofsky.

    "Su elevado nivel de aprobación de 67% se debe en buena parte a su trabajo como gran comunicador de sus ideas, repite constantemente qué tan corruptos eran los mandatarios anteriores", afirmó el experto encuestador.

    A sus 100 días de Gobierno, López Obrador se coloca en el continente americano arriba del peruano Martín Vizcarra, quien tiene 63%.

    Vizcarra lleva casi un año como presidente tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), acusado de corrupción.

    López Obrador también está por encima del recién electo presidente salvadoreño Nayib Bukele, que tiene 60%.

    El líder de la izquierda nacionalista mexicana "ha construido su reputación de hombre honesto que quiere apoyar a la gente, así puede mantener la popularidad de sus programas sociales", indicó Campos.

    Además: Los 12 trabajos hercúleos que le esperan a López Obrador

    López Obrador reconoció el martes, en su conferencia de prensa diaria, que se repite al hablar "pero no tanto", indicó que tiene que hacerlo para "estar reafirmando criterios y principios, un escritor no debe repetirse, pero un dirigente político sí porque es parte del trabajo de concientización".

    En el mundo, López Obrador es más popular que el presidente ruso Vladímir Putin, que logra 64 puntos y solo lo superan dos figuras: el filipino Rodrigo Duterte con 81% y el portugués Marcelo Rebelo de Souza con 71, según la escala de Mitofsky que se apoya en otros sondeos afines.

    En el extremo inferior de la tabla aparecen los más impopulares, con menos de 20 puntos de aprobación: el argentino Mauricio Macri, con 19%, el guatemalteco Jimmy Morales con 16, y en último lugar el venezolano Nicolás Maduro, con 15 puntos, según un estudio comparativo de Mitofsky.

    "La popularidad no se construye en el Gobierno, sino que se acumula antes de llegar al poder, por eso no se puede hablar de la popularidad sin entender el mecanismo de su construcción", afirmó Campos.

    Tanto el salvadoreño Bukele o la nueva candidata presidencial guatemalteca Thelma Aldana, exfiscal y expresidenta de la Corte Suprema de Justicia, "fueron construyendo su popularidad, y cuando un mandatario entra al Gobierno siendo resultado de la alternancia es mayor la aprobación".

    Popularidad y alternancias

    La mayor parte de los presidentes populares fueron resultado de alternancias en el poder, indicó.

    Hugo Chávez (1999-2013) en Venezuela puso fin en enero de 1999 a cuatro décadas de bipartidismo, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) fue el primer presidente de izquierda en Brasil en octubre de 2002, y el derechista Álvaro Uribe (2002-2006 y 2006-2010) llegó con su movimiento "Primero Colombia" en agosto de ese mismo año.

    Hace muchos años, cuando Mitofsky comenzó a construir este ranking "había tres estrellas populares en el firmamento de América: Chávez, Lula, y Uribe, los tres presidentes de alternancia", reseña el responsable de la encuestadora.

    "Los tres no tenían el mismo singo ideológico, ni todos eran de izquierda ni todos de derecha, la popularidad no tiene nada que ver con la ideología, pero sí con la alternancia", subraya el experto.

    Los mandatarios de alternancia generan una popularidad de entrada y la mantienen, "mientras la gente perciba que no abandonaron sus causas por las que llegaron a la presidencia", acota.

    Cuando Chávez era popular, les recordaba siempre a los venezolanos "que no olvidaban que no todo tiempo anterior fue mejor, que llegó al Palacio de Miraflores por los malos gobiernos, que acusaba de corruptos" de la Cuarta República (1959-1989) el bipartidismo de socialdemócratas y democristianos, dijo Campos.

    Te puede interesar: Un nuevo sexenio, una nueva era para México

    De paso juraba que "nunca más volverán", para recordar los tiempos de otros presidentes como Carlos Andrés Pérez (1974-1979 y 1989-1993), que fue procesado por corrupción.

    "En aquella época todos se articulaban con el relato populista de ayudar a la gente, combatir la pobreza, ofrecer ayuda directa de la presidencia, sin intermediarios", reseñó el analista.

    Andrés Manuel López Obrador, presidente de México (archivo)
    © REUTERS / Edgard Garrido
    Hoy la bandera que está al tope de la popularidad en América es el combate a la corrupción, como Donald Trump, que habla de "secar el pantano" de las élites estadounidenses de Washington.

    En el caso de López Obrador él mismo se encarga, todos los días, de que el ciudadano lo recuerde, "que llegó para acabar con los corruptos y los ineficientes".

    Por lo tanto, si la ciudadanía no recuerda esas razones empezará a perder popularidad, afirmó Campos.

    Asimismo, "si se genera desempleo y la inseguridad no se controla va a comenzar a ser castigado", por esa razón su mensaje es reiterativo, agregó.

    "Mediante ese proceso nos recuerda que llegó al Palacio Nacional por una causa y siempre nos lo recuerda, que su misión es ayudar a los pobres para posicionar en la mente las referencias de los anteriores gobiernos", subrayó el presidente de la encuestadora.

    Los dos elementos constantes en su relato son: por qué llegó y para qué llegó al Poder Ejecutivo, con la premisa adicional de que "por el bien de todos primero los pobres".

    El tiempo de duración de la popularidad siempre dependerá de mantener ese relato en las conferencias de prensa que López Obrador realiza a diario, afirmó el experto.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    aprobación, presidente, popularidad, Andrés Manuel López Obrador, México