En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 32
    Síguenos en

    Presupuestos en caída, inicio de clases en suspenso por paro y precarización laboral. En Argentina, en plena discusión entre los gremios y el Estado, los maestros y profesores demandan solidaridad y comprensión por el rol fundamental que ejercen en la sociedad y en el futuro de los niños.

    Son las 8.30 de la mañana y en los pasillos y aulas aún no se escuchan las voces de los pequeños en la Escuela Primaria Número 9 'San Miguel Arcángel' de Los Polvorines, una ciudad ubicada a más de 30 km de la capital argentina.

    Las maestras se preparan para el inicio de las clases: algunas realizan inventarios, otras recortan en papel las letras que van pegando en una pancarta con la que les darán la bienvenida que será pronto, aunque todavía no está del todo claro cuándo.

    Escuela Primaria Número 9 'San Miguel Arcángel' de Los Polvorines, una ciudad ubicada a más de 30 km de la capital argentina
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Escuela Primaria Número 9 'San Miguel Arcángel' de Los Polvorines, una ciudad ubicada a más de 30 km de la capital argentina

    Las clases ya no empezarán el miércoles 6 de marzo, como indicaba el calendario oficial. El sindicato de docentes más grande de la Argentina realizará un paro y movilización de tres día: esto postergaría el inicio del ciclo lectivo al lunes 11, aunque podría no haber acuerdo luego de tensas e infructuosas negociaciones con los Gobiernos de la ciudad y la provincia de Buenos Aires por la recomposición salarial y la merma en el presupuesto.

    "Lo que se está viviendo en este momento creo yo que es una lucha política para ver quién pesa más, y en el medio quedamos nosotros. Se objeta mucho qué es lo que cobramos, qué es lo que no hacemos, qué régimen de licencias tenemos, cuando el tema en sí no es ese", dijo a Sputnik Vanina, bibliotecaria de la escuela, docente hace 11 años.

    "En este período, antes del inicio de clases, estamos siempre en boca de todos y no es lo que queremos, lo que necesitamos es acompañamiento", agregó.

    Los docentes ven que el tratamiento mediático termina centrándose entre la disputa por quién tiene la culpa de que los chicos no estén recibiendo la educación en tiempo y forma, en lugar de plantear la discusión de fondo: la inversión estatal en la educación pública como prioridad y el valor del trabajo de quienes forman a las nuevas generaciones.

    "La gente que está alrededor nuestro sabe todo lo que la peleamos día a día por la escuela. La gente de afuera solo sabe lo que les informan los medios. Nosotros no somos gremialistas, tenemos vocación de servicio. Tenemos un sueldo paupérrimo y aún así muchos docentes tienen que seguir trabajando porque no les alcanza para vivir", dijo Vanina.

    Más información: Maestras de Argentina denuncian el abandono de la educación pública

    Ese es el caso de Cristina, quien hace 27 años que trabaja como docente y que este año dará clases a primer grado por la mañana y a cuarto en las tardes. "Supuestamente tendría que estar jubilada ya, pero por la situación económica que estoy atravesando no me alcanza como para vivir de la jubilación", contó a Sputnik.

    "Los docentes somos muy compañeros entre nosotros y tiramos todos para adelante, todos los días venimos y yo sigo con las mismas ganas con las que comencé. Pero no veo que haya cambiado mucho en estos años, han pasado diferentes gobiernos y siempre tenemos la misma historia. Además, yo, al menos, no me siento representada por [los dirigentes d]el gremio que está en la actualidad: deciden cosas que en las bases no opinamos", dijo Cristina.

    Argentina ubicada entre el cuarto y el séptimo puesto en América Latina en un ranking de porcentaje del PBI destinado a la educación, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Sin embargo, el 93% del presupuesto en educación es para el pago de salarios, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), dejando muy poco resto a la inversión en infraestructura y programas educativos.

    La situación de la educación en la Argentina suele pasar a las primeras planas de los periódicos en estas semanas, pero este año la situación parecería estar especialmente tensa debido a los bajos salarios que de por sí ya tienen los maestros. Sus ingresos difícilmente soportan el peso de la crisis económica, con una inflación anual de 48%, aumentos en todos los servicios, el transporte y la canasta alimenticia.

    Maestras de la Escuela Primaria Número 9 'San Miguel Arcángel' de Los Polvorines, una ciudad ubicada a más de 30 km de la capital argentina
    © Sputnik / Francisco Lucotti
    Maestras de la Escuela Primaria Número 9 'San Miguel Arcángel' de Los Polvorines, una ciudad ubicada a más de 30 km de la capital argentina

    En el país, hay unos 250.000 maestros que cobran el salario mínimo docente inicial, que fue elevado en una negociación entre sindicatos y ministerio de Educación a 15.000 pesos (376 dólares), una cifra exigua en relación al costo de vida y a sus tareas.

    "La economía está atravesando una recesión en el país que transita en todos los ámbitos y se ve muchísimo cuando los chicos quieren aprender y, por la poca alimentación que tienen, no pueden estar manteniendo la atención la cantidad de tiempo que tendrían que atender", dijo con preocupación a Sputnik Sandra, quien será maestra de cuarto grado a la mañana y tercero a la tarde y que cuenta con 14 años de experiencia como docente.

    En contexto: Gobierno argentino adelanta aumento de salario mínimo por crisis económica

    Sandra contó que el año pasado trajeron una nena que no era alumna en el horario del comedor escolar. "No le pudimos decir que no. Me acuerdo y, la verdad, me duele mucho. Ese ejemplo es el reflejo de lo que yo creo que está pasando. Si no tienen para comer, ¿cómo van a aprender?"

    Mauricio Macri, presidente de Argentina
    © Sputnik / Vladimir Astapkovich
    Las docentes insistieron en los desafíos diarios que viven, teniendo que ser, además de educadoras, acompañantes terapéuticos de niños y padres, asistentes de primeros auxilios o hasta orientadoras en temas administrativos o sanitarios como la renovación de documentos o la importancia de las vacunas y la alimentación.

    "Detrás de cada niño hay una familia que también necesita, que también reclama, a veces de buena manera, a veces no tanto. El niño no vive solo, tiene un entorno que lo condiciona, entonces uno no solo está atento al niño, también está atento a la familia: qué le falta, qué necesita, qué le está pasando y por qué", dijo a Sputnik Silvia, docente hace 8 años y maestra de tercer grado.

    En contexto: Gobierno argentino reconoce que sus deudas con la población son inflación y pobreza

    "Las aulas son numerosas y los niños no son los de antes, que se quedaban quietos, tienen muy poca atención y muchas veces vienen sin hábitos de ningún tipo, lamentablemente, entonces en la escuela adquieren todo. No solo aprenden matemática y lengua, también tienen que aprender cuestiones básicas de higiene y también afecto, fundamentalmente. Uno se multiplica para los más de treinta chicos, sin contar si hay algún chico especial porque nosotros tenemos aulas integradas", dijo Silvia.

    "A nosotros nos interesa desarrollar nuestro trabajo de la mejor manera posible pero sentimos una gran soledad. Todos los reclamos son justos pero pareciera que estamos peleando contra molinos de viento", dijo a Sputnik Verni, maestra hace 18 años y que este año estará a cargo de segundo grado de primaria.

    "Lo que nos sostiene es nuestra vocación, porque sabemos que tenemos que sembrar la semilla con la esperanza de tiempos mejores para que, aunque no sea para nosotros, nuestros hijos tengan un futuro mejor", dijo Verni.

    Etiquetas:
    docentes, huelga, paro, salario mínimo, sueldo, educación, Mauricio Macri, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook