Widgets Magazine
11:51 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    Frontera entre Venezuela y Colombia

    Venezolanos, en zozobra ante la "batalla de conciertos" en la frontera con Colombia

    © REUTERS / Carlos Eduardo Ramirez
    América Latina
    URL corto
    105
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — Un puente fronterizo de 280 metros de largo albergará dos conciertos: uno del lado de Colombia, apoyado por la oposición venezolana y el otro del lado de Venezuela, en respaldo al Gobierno de Nicolás Maduro que han generado preocupación en la población.

    Estos dos eventos son el nuevo motivo de angustia para los habitantes de la capital venezolana, constató Sputnik.

    "Estoy preocupado y me da miedo lo que pueda a suceder, será mucha gente de pensamientos distintos concentrada muy cerca, eso será inicialmente como una batalla de conciertos, a ver cuál hace más ruido o cuál concentra más gente, pero puede acabar con sangre si algo llegase a salirse de control", dijo a Sputnik Rafael Márquez, de 23 años.

    En tanto, para Carolina Pérez, de 50 años, toda la tensión se centra en la frontera, pues a su juicio la capital, Caracas, "está como si nada".

    "Yo siento que no va a pasar nada, veo que todo está tan tranquilo en Caracas, pero nunca se sabe, la presión está en la frontera, si se llegan a meter de algún modo, el Gobierno no se va a quedar así, pero de verdad no le apuesto ni al Gobierno ni a la oposición porque todos son iguales, lo que espero que no muera gente inocente", señaló.

    Y es que, mientras los diputados opositores y constituyentes del oficialismo se movilizaron a las fronteras de Venezuela con Colombia y Brasil, esta agencia corroboró que la rutina en la capital se desarrolló de manera habitual.

    Aids Live vs Hands off Venezuela

    Aid Live es el nombre del concierto apoyado por la oposición que se realizará en Colombia, cuyo objetivo es recaudar unos 100 millones de dólares para ayudar a Venezuela, y fue organizado por el millonario británico Richard Branson.

    Este evento que contará con la participación de más de 30 artistas y de los presidentes de Colombia, Iván Duque, de Chile, Sebastian Piñera, y de Paraguay, Mario Abdo, espera recibir más de 250.000 personas, aunque hay capacidad instalada para 500.000.

    Del lado de Venezuela, el Gobierno ha dicho que se espera la participación de más de 100 artistas, con música tradicional de ese país y cantos en protesta a la injerencia de Estados Unidos, un espectáculo hecho bajo el lema: Hands off Venezuela o manos fuera de Venezuela.

    Este contraconcierto durará el 22 y 23 de febrero; el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, inicialmente había dicho que tendría lugar en el puente Simón Bolívar.

    Cargamentos

    La mayor tensión, explicó el ministro de Cultura Ernesto Villegas a Sputnik, no es el concierto en sí, sino el mensaje que le rodea.

    "Ese concierto se desfigura y deja de ser un hecho cultural para convertirse en parte de un plan agresivo y violento contra Venezuela", añadió.

    Todo comenzó a inicios de febrero, cuando el diputado opositor Juan Guaidó, tras autoproclamarse como "presidente encargado" de Venezuela y acusar al mandatario Nicolás Maduro de usurpar el poder, dijo que autorizaría el ingreso de ayuda humanitaria a su país.

    Desde ese momento, la tensión se trasladó a la frontera con Colombia, pues tanto el Gobierno de ese país como Guaidó anunciaron que por los puentes de Cúcuta – Táchira (norte) ingresarían los primeros cargamentos con alimentos y medicamentos donados en mayor parte por EEUU.

    El puente Tienditas, construido en 2015 y jamás inaugurado, fue elegido como centro de acopio, por tratarse del "más organizado" de los cinco que comunican a Venezuela con Colombia por el estado Táchira (oeste), revelaron fuentes de la oposición a Sputnik.

    El Gobierno venezolano de inmediato resguardó este puente y dijo que se trataba de una especie de caballo de Troya.

    El Gobierno de Estados Unidos ha lanzado amenazas a las fuerzas militares de Venezuela, llegando a advertir que de seguir apoyando a Maduro podrían "perderlo todo".

    Sumado a ello, la Casa Blanca ha afirmado que una posible respuesta militar estaría sobre la mesa.

    Brasil también dijo que entregará cargamentos de asistencia en Roraima (norte) a personas de nacionalidad venezolana para que los repartan en su país.

    Todas estas acciones han sido calificadas por el presidente venezolano como una "grave provocación" contra su país e incluso ha acusado a los artistas que participan en el Aid Live de cometer un delito internacional al hacer una antesala para una intervención militar.

    Tablero

    Mientras tanto, el presidente Maduro se mantiene en Caracas, e importantes representantes de la Asamblea Nacional Constituyente como Dario Vivas y Diosdado Cabello, se han movido a las fronteras, el primero a Táchira y el segundo al estado Amazonas, fronterizo con Colombia y Brasil.

    Por su parte, la oposición movilizó a la mayoría de sus diputados a Táchira, un pequeño grupo partió al estado Bolívar (sur), y otro se quedó en Caracas.

    En cuanto a Guaidó, algunas fuentes aseguran que también se encuentra en Táchira, y que posiblemente, pese a la prohibición de salida del país que hay en su contra, podría asistir al concierto del lado de Colombia; hasta el momento se desconocen detalles oficiales.

    Ambos sectores llaman a sus seguidores a las calles en todo el país el próximo 23 de febrero, fijado por la oposición como día tope para la entrada del cargamento de alimentos y medicamentos.

    La capital será un centro de movilización para ambos.

    El presidente Maduro ha dicho que el 23 de febrero habrá una inmensa concentración y la oposición, por su parte, indicó que llegaría a los cuarteles militares para llevar un mensaje y pedirles que permitan el ingreso de la ayuda humanitaria.

    Sputnik consultó a más de 10 venezolanos en Caracas, quienes, aunque expresaron su angustia ante un posible enfrentamiento militar o civil en las fronteras, se mostraron incrédulos ante la posibilidad de que la ayuda humanitaria ingrese.

    Sin embargo, el parlamentario opositor Alfonso Marquina, en entrevista con esta agencia dijo que "lo que va a pasar este fin de semana es que va entrar la ayuda humanitaria a Venezuela".

    En cuanto a una posible acción militar, Marquina señaló que la contraparte también tendrá cómo defenderse.

    "Te voy a decir algo, yo he visto que estos grupos (del Gobierno) son violentos para violar los derechos humanos de los que están desarmados (…) pero no los he visto que actúen así cuando la contraparte también tenga cómo defenderse, porque no es lo mismo invocar al diablo, que ver cuando se les aparece", añadió.

    Este nuevo escenario de tensión política en Venezuela se desató el pasado 10 de enero, luego que la oposición decidió desconocer el nuevo período presidencial de Maduro para 2019 – 2025, alegando que los comicios realizados en mayo de 2018 no contaron con garantías, argumento que ha sido rechazado por el Gobierno.

    A la presión contra el presidente venezolano se han sumado más de 50 países, a los cuales Maduro ha calificado de ser satélites del Gobierno de Estados Unidos, que tiene como objetivo intervenir su país para apoderarse de sus recursos naturales.

    Más aquí: 'Hands off Venezuela': cofundador de Pink Floyd convoca una protesta contra el "golpe de Trump"

    Además, ha dicho que en lugar de requerir ayuda humanitaria, necesita que la Casa Blanca, levante las sanciones económicas que ha impuesto a su país y que, sostiene, le bloquean y dificultan la compra de alimentos y medicamentos.

    Etiquetas:
    tensiones, concierto, Colombia, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik