En directo
    América Latina
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El juez del Tribunal Supremo Federal de Brasil Celso de Mello propuso que los actos de homofobia sean encuadrados como delitos de racismo, mientras el Congreso Nacional no crea una legislación específica para el tema.

    De Mello es el relator de la votación que decidirá si la homofobia debe ser considerada un crimen, y al emitir su voto propuso que, hasta que no haya una ley concreta para el colectivo LGTB "la homofobia y la transfobia se encuadren en los tipos penales de la Ley 7.716/1989, que define los delitos de racismo", informó esta corte en un comunicado.

    En Brasil los delitos de racismo están castigados con penas que van de uno a cinco años de cárcel; el magistrado defendió que las prácticas homotransfóbicas constituyen una especie de "racismo social", algo que el Supremo ya estableció para conductas de antisemitismo.

    El magistrado fue el primer juez del Supremo en completar su voto; la votación continuará el 21 de febrero con los votos de los nueve magistrados restantes, aunque es posible que la decisión final no se conozca esta semana.

    Los jueces están deliberando tras una petición presentada por la Asociación Brasileña de Gays, Lesbianas y Transexuales (ABGLT) y por el Partido Popular Socialista (PPS), que piden que la Justicia actúe ante décadas de omisión del poder legislativo.

    Temas relacionados: Diputado símbolo de la lucha LGTBI deja Brasil tras amenazas de muerte

    Grupos conservadores y ligados a las iglesias evangélicas más fundamentalistas son contrarios a la criminalización de la homofobia, que ven como un ataque a la libertad de expresión, porque temen que los mensajes de muchos de los pastores y líderes religiosos más radicales pasen a ser delito.

    Etiquetas:
    homofobia, TSF, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik