En directo
    Una planta de gas boliviana (archivo)

    Argentina y Bolivia resuelven disputas por gas y delinean ambiciosa integración energética

    © AFP 2019 / Aizar Raldes
    América Latina
    URL corto
    0 90

    LA PAZ (Sputnik) — Argentina y Bolivia resolvieron el jueves sus disputas inmediatas por el gas natural y sellaron las bases de una integración energética que incluirá exportaciones conjuntas de gas natural licuado (gnl), anunciaron autoridades de ambos países al término de una inusualmente rápida negociación.

    "Nos llevó dos semanas y dos reuniones ponernos de acuerdo en un problema que venía cada vez enredándose más", dijo el secretario de Energía argentino, Gustavo Lopetegui, declarándose satisfecho porque en la relación binacional se impusieron las coincidencias y objetivos de largo plazo sobre las dificultades urgentes.

    Lopetegui anunció que el presidente Mauricio Macri ha ordenado regalar a Bolivia un avión Pampa 3 de entrenamiento militar, como "gratificación por cumplimiento" si se cumple el nuevo acuerdo de provisión de gas al mercado argentino.

    "Bueno, van a tener que ir alistando tres aviones", bromeó en respuesta el ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Sánchez, en señal del optimismo con que su país suscribía los nuevos documentos con Argentina, el cliente más antiguo del gas natural boliviano.

    El amistoso intercambio de expresiones se produjo en un acto en la ciudad de Santa Cruz (este), transmitido por la televisión estatal, con motivo de la firma de una adenda del contrato de exportación de gas natural de Bolivia a Argentina y un memorándum de entendimiento sobre varios proyectos de integración energética.

    Temas relacionados: Bolivia prevé exportar electricidad a Argentina a partir de 2019

    Modificando los volúmenes comprometidos en el contrato que debería regir hasta 2026, la adenda estableció que Argentina requerirá nuevos mínimos de gas que variarán entre 11 millones de metros cúbicos diarios (mmcd) en los siete meses cálidos y 16 o 18 mmcd en los cinco meses fríos.

    "Con este acuerdo logramos primero incrementar el precio de exportación a partir de los 10 mmcd (con base en el precio internacional del gnl) y asimismo acordamos una nominación estable que nos permite cuidar nuestros reservorios y la productividad de los campos", dijo el ministro Sánchez.

    Se resolverían así los problemas técnicos y económicos que enfrentó Bolivia en 2018, cuando la demanda argentina de gas bajó varias veces por debajo de los mínimos comprometidos.

    Lopetegui explicó que esa situación se debió, en parte, a la creciente producción de gas del megacampo Vaca Muerta, que cubre la demanda argentina en verano pero no la libera de requerir más gas boliviano en invierno.

    Asuntos relacionados: Repsol halla gas en pozo boliviano Boyuy, el más profundo de Sudamérica

    Sobre el memorándum de entendimiento, Sánchez dijo que dará pie a un tratado binacional de integración energética que permitirá a la petrolera estatal boliviana YPFB vender gas natural directamente a consumidores finales argentinos y participar en proyectos conjuntos de exportación de gnl desde puertos argentinos.

    Ambos gobiernos acordaron también facilitar inversiones de YPFB en campos petroleros argentinos, realizar intercambios de gas para un mejor aprovechamiento de terceros mercados, intercambiar tecnología de biocombustibles y acelerar proyectos de intercambio de electricidad.

    Lopetegui apuntó que si bien la provisión de gas de Bolivia a Argentina ha sido "muy valiosa para ambos países durante más de 50 años", los nuevos acuerdos "apuntan a algo más general, porque la integración energética existe pero es escasa".

    Además de Argentina, el otro comprador importante del gas natural boliviano es Brasil.

    Ambos clientes suman una demanda de unos 45 mmcd, equivalentes a tres cuartas partes de la producción boliviana de gas.

    Etiquetas:
    gas, Luis Alberto Sánchez, Gustavo Lopetegui, Argentina, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik