En directo
    El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (archivo)

    López Obrador: el operativo reduce en un 95% robo de combustible en México

    © REUTERS / Daniel Becerril
    América Latina
    URL corto
    0 0 0

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que el operativo contra el robo de combustibles, con más de 10.000 efectivos militares aplicado desde el 20 de diciembre pasado, redujo el robo de combustible en 95%.

    "Normalizamos el abasto sin el robo de combustible que se hacía, vamos a mantener baja la cifra, no es los mismo 70.000 barriles [en los últimos días del año pasado 2018] que 3.000 barriles, hay una diferencia", dijo el mandatario en conferencia de prensa en Palacio Nacional.

    El operativo afectó el suministro de combustible que realiza la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) en una decena de estados en el centro del país, incluyendo la capital, sobre todo este mes, pero la distribución se está normalizando, solo siguen afectados los estados de Jalisco (oeste) y Guanajuato (centro), pero el desabastecimiento se resolverá en los próximos días.

    "Estamos avanzando afortunadamente bien, en poco tiempo tenemos como meta estabilizar por completo el abasto de combustible, en pocos días más, son buenos los resultados", dijo el mandatario.

    El operativo consistió en cerrar los oleoductos que son perforados por delincuentes, en complicidad con autoridades locales y petroleras, para detectar más de un millar de tomas clandestinas en todo el país, y repartir gasolina por vía terrestre, para lo cual el Gobierno adquirió en EEUU un lote de 750 camiones cisterna.

    ​La operación continuará para lo cual las autoridades federales están "invirtiendo en mayor vigilancia, compra de camiones cisterna, distribuir por carretera, aunque es más barato por ductos, de todas maneras vamos a ahorrar 40.000 millones de pesos (unos 2.000 millones de dólares"), dijo López Obrador.

    Más: El presidente de México denuncia nuevos sabotajes a oleoductos con fugas peligrosas

    La estimación del robo anual es de 65.000 millones de pesos, más de 3.000 millones de dólares, según el Gobierno y Pemex.

    Destituciones en Pemex

    El jefe del Ejecutivo anunció, además, la destitución de tres funcionarios de Pemex, presuntamente involucrados en el desvío de fondos públicos mediante contratos con universidades de provincias, que subcontrataron a empresas fantasma en la llamada "Estafa Maestra".

    "Vamos a pedirles a estos servidores públicos que dejen sus cargos y que se termine la investigación que está en curso, porque no podemos tolerar nada que tenga que ver con corrupción, ni siquiera aceptar sospechas", dijo el presidente.

    El 22 de este mes, el portal de noticias local Animal Político publicó que tres directores de Pemex firmaron seis convenios con universidades públicas del sureste del país, por 348 millones de pesos (unos 18 millones de dólares), que terminaron en 17 empresas "fantasmas" o irregulares.

    López Obrador afirmó que comentó con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que está de visita en México, su "gran campaña por la limpieza de corrupción que hemos emprendido en el país, para limpiar y moralizar la vida pública, que nos va a llevar al renacimiento del país en beneficio de todos, va a crecer la fama y la gloria de México".

    El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, dijo en la conferencia que, desde el 20 diciembre al 29 enero, el promedio de combustible robado fue de 19.500 barriles, lo que representa casi 30% de los 70.000 registrados en los primeros 20 días de diciembre de 2018, cuando comenzó el operativo.

    Además: AMLO discrepa con la calificación negativa de Fitch sobre Pemex

    En noviembre de 2018, último mes del Gobierno anterior del expresidente Enrique Peña Nieto, fueron robados en promedio 80.000 barriles diarios por el crimen organizado, en complicidad con autoridades de Pemex y federales, según los responsables del plan nacional que sigue en marcha.

    Un oleoducto perforado en el central estado de Hidalgo estalló la noche del 18 de este mes en una toma clandestina localizada a unos 15 kilómetros de una refinería.

    El estallido de una fuente de combustible de ocho metros de alto causó la muerte de al menos 120 personas y dejó decenas más heridas, entre unos 800 habitantes que recogían gasolina de alto octanaje en recipientes, que no pudieron ser disuadidos por militares y policías que presenciaron la tragedia.

    Te puede interesar: Pemex sofoca el incendio por toma clandestina en San Juan del Río

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    crisis, oleoducto, gasolina, Pemex, Andrés Manuel López Obrador, México