Widgets Magazine
En directo
    Una cruz (imagen referencial)

    Incursión evangélica en la política de América Latina, entre el recelo y el reconocimiento

    CC0 / Unsplash
    América Latina
    URL corto
    Lucía Barrios
    133

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Legisladores de izquierda latinoamericanos ven con preocupación el avance y la influencia de sectores evangélicos en la política regional, alertando sobre el "fanatismo" de sus posturas, mientras que algunos líderes conservadores reconocen que será un factor de decisión en el futuro, según un relevamiento hecho por Sputnik.

    "El problema de los evangelistas es el fanatismo irreflexivo, similar al fundamentalismo islámico actual; las consecuencias son el atraso y la violación de derechos humanos", dijo a esta agencia Ricardo Canese, miembro del Parlasur (Parlamento del Mercosur) por el Frente Guasú (izquierda) de Paraguay.

    Además, subrayó que esos sectores "representan los mismos grupos que concentran el capital, como latifundistas, agroexportadores y especuladores financieros e inmobiliarios".

    Mientras, el diputado guatemalteco Leocadio Juracán, del partido Convergencia CPO-CRD (izquierda), dijo a Sputnik que estos grupos perpetúan el autoritarismo y el machismo, y "no tienen ninguna intención de impulsar la liberación de la humanidad".

    "La población debe darse cuenta de lo que está ocurriendo, no podemos prestarnos a ser cómplices de los engaños que hace este sector a la población con tal de proteger sus intereses económicos; pretenden disfrazarse de cristianos para seguir sometiéndolos en la pobreza y marginación", afirmó.

    "Ridículo"

    Mientras, el diputado uruguayo por el Partido Nacional (conservador) y pastor de la Iglesia Misión Vida, Álvaro Dastugue, sostuvo que la crítica de la izquierda latinoamericana al impulso que han tenido las iglesias y su representantes en la política es "fascista y ridícula".

    "Considero bastante ridículo algunas declaraciones que hace la izquierda y creo que son fascistas (…), ya que parece que para la izquierda algunos ciudadanos son de primera categoría y otros son de segunda", afirmó.

    El diputado criticó que, "si un evangélico hace política está mal, pero si un católico lo hace, está perfecto".

    En los últimos años se ha hecho notoria la influencia en la política de sectores evangélicos, que tienen una creciente presencia en los parlamentos de varios países latinoamericanos.

    El mandatario guatemalteco Jimmy Morales es evangélico, y en Brasil el apoyo del sector neopentecostal fue clave en el triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro.

    Dastugue auguró que el voto evangélico también será "clave para las próximas elecciones" en Uruguay, previstas para octubre, así como para los próximos 10 años.

    "No me cabe la menor duda de que el pueblo evangélico se ha despertado; de aquí en más todos vamos a tener en todos los países una militancia importante y seremos un factor de decisión; para ser claros, en EEUU los evangélicos votaron a (Donald) Trump, en Chile votaron a Sebastián Piñera, en Paraguay votaron a Mario Abdo Benítez y en Brasil a Bolsonaro", agregó.

    El pastor consideró que la clásica visión de que la política debe estar separada de la religión es errónea, ya que las acciones de las personas están basadas en sus creencias.

    "Hay muchísimos legisladores de todas partes del mundo que basan su estilo de vida en el socialismo; mientras tanto, yo prefiero alinear mi estilo de vida con la Biblia que con los escritos de Marx; la Biblia es un libro que habla sobre cómo mantener un estilo de vida, una cordura y ciertos principios y valores", sostuvo.

    Dastugue también afirmó que el avance evangélico puede frenar la agenda de derechos impulsada por gobiernos progresistas en los últimos años en la región, a la que criticó.

    Te puede interesar: Iglesia evangélica ocupa instalaciones del club Alianza Lima

    "La agenda de derechos implica privilegios para algún sector de la sociedad y para otros no. Como por ejemplo, cuando abortamos al niño que está por nacer, lo asesinamos; por suerte ya se rompió el mito de que la agenda de derechos era lo puro y lo bueno y los gobiernos más importantes e influyentes de la región, como EEUU, Chile, Paraguay y Brasil, consideran que es una agenda de privilegios", agregó.

    En América Latina, 19% de la población se autodefine como evangélica, según la última evaluación de 2014 del Centro de Investigaciones Pew, con sede en Washington.

    Etiquetas:
    Evangelistas, religión, política, incursión, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik