En directo
    El logo de Pemex

    López Obrador denuncia nuevos sabotajes a oleoductos de la petrolera estatal Pemex

    © REUTERS / Daniel Becerril
    América Latina
    URL corto
    162

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que los sabotajes contra el sistema de oleoductos de la estatal Pemex perpetrados por bandas que ejecutan el robo de combustibles continúan y se han concentrado en el centro del país, con nuevos ataques a un ducto que provee de gasolinas al Valle de México.

    En el Valle de México se localiza la capital del país.

    "Siguen con actos de sabotaje quienes mantenían este negocio ilícito [robo de combustible], siguen rompiendo los ductos; ayer [el 14 de enero] hicieron precisamente eso, romper ductos con actos de sabotaje, nos sacaron de operación algunos ductos, salió de operación el que va del puerto de Tuxpan [en las costas del estado de Veracruz] hacia la terminal de Azcapotzalco", en el norte de la capital, y "se está actuando con rapidez para repararlos", dijo el mandatario en conferencia de prensa en el Palacio Nacional, sede del Gobierno.

    Las autoridades de Pemex apoyados por más de 5.000 elementos de las fuerzas armadas y de la policía, realizan las reparaciones "con la seguridad que se debe tener, para no poner en riesgo la vida de trabajadores y pobladores; es una operación muy riesgosa, delicada, y muy irresponsable de la gente que quiere interrumpir el abasto" de combustibles, añadió López Obrador.

    También: Compras de pánico: cómo los medios afectan la compra de gasolina en la Ciudad de México (fotos, vídeos)

    Los actos de sabotaje comenzaron tras la implementación desde finales de diciembre de un plan contra el robo de combustible, que le cuesta a Pemex más de 3.000 millones de dólares anaules, que consiste en cerrar los ductos para vigilarlos y repararlos, y repartir los combustibles por vía terrestre, en más de 5.000 camiones cisternas de Pemex y contratistas privados.

    "Deliberadamente rompen los ductos; hay una acción deliberada para impedir que normalicemos el abasto [de gasolinas], el objetivo es desabastecer el Valle de México", porque ese ducto de 300 kilómetros de longitud que es vigilado con helicópteros transporta 170.000 barriles de gasolinas diarios, precisó el mandatario.

    Sin embargo, el presidente reiteró que las autoridades trabajan para la normalización del abastecimiento de combustibles en la Ciudad de México y en otras regiones del centro del país "para que no falte la gasolina; se está avanzando a pesar de los pesares".

    Asimismo, López Obrador pidió a la ciudadanía que "siga apoyando como lo ha venido haciendo, resistiendo, aguantando, para acabar con la corrupción".

    El jefe del ejecutivo dijo también que el nuevo Gobierno, que comenzó el 1 de diciembre pasado, apoyará con programas sociales a las comunidades que de manera "involuntaria o por necesidad" encubrían a las bandas de delincuentes que roban los ductos.

    "No vamos a hacer negocios al amparo del poder público, no vamos a permitir la corrupción, y vamos a limpiar el país", puntualizó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    oleoducto, sabotaje, Pemex, Andrés Manuel López Obrador, México