Widgets Magazine
En directo
    Evo Morales, presidente de Bolivia

    Del consenso sobre La Haya a la disputa por la repostulación, la agenda boliviana de 2018

    © REUTERS / Enzo De Luca/Courtesy of Bolivian Presidency
    América Latina
    URL corto
    Carlos Quiroga
    0 0 0

    LA PAZ (Sputnik) — La demanda de acceso soberano al océano Pacífico unió a los bolivianos durante la mayor parte de 2018, pero el año será recordado por algo más urgente aunque quizá no menos trascendental: la divisiva disputa sobre la repostulación del presidente Evo Morales a un nuevo mandato.

    Tras sacar a Bolivia de un ciclo de décadas de inestabilidad política y económica, Morales está a punto de completar 13 años de presidencia ininterrumpida, récord insólito en el empobrecido país, y aspira a más.

    A la cabeza del variopinto movimiento popular que lo acompaña desde su primera victoria en 2005, y apalancado por un crecimiento económico sin precedentes, el líder de los productores de coca ha puesto de cabeza la política boliviana con su pretensión de conquistar un cuarto mandato consecutivo.

    "Tras el fracaso en La Haya, hemos asistido a una jugada magnífica, maestra, del Movimiento al Socialismo [MAS, el partido de Morales], porque en pocos días ha sacado de la agenda el tema político más importante y potencialmente dañino para el oficialismo, instalando en su lugar un debate sobre la candidatura presidencial que termina llevándose los titulares del año", dijo a Sputnik el analista político Marcelo Silva.

    Además: Evo Morales destaca que demanda marítima boliviana sigue vigente

    La vida política y social de Bolivia estuvo marcada desde principios de año por el histórico juicio contra Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, planteado en 2013 para forzar a Santiago a un diálogo sobre la demanda boliviana de acceso marítimo que se arrastra desde fines del siglo XIX.

    En un dramático in crescendo, La Haya se convirtió en la mención más frecuente en la agenda boliviana, con una carga de optimismo tan grande que Morales se animó inclusive a conceder amnistía a dos expresidentes neoliberales, a quienes encomendó tareas en un proceso "post-La Haya" que casi todos en este país preveían positivo.

    Pero el 1 de octubre de 2018, la Corte dijo no a la demanda boliviana, señalando que Chile nunca había asumido obligación de negociar sobre la demanda marítima de La Paz.

    "Fue una derrota dolorosa para Bolivia; aun así, constituía un hecho que marcaría al país. En las últimas décadas, sin exagerar diríamos en el último siglo, la cuestión marítima ha sido el tema más importante en la historia del país", rememoró Silva, para considerar "una injusticia" que este asunto haya quedado relegado a un segundo plano por el conflicto en torno a la reelección.

    Cambio de agenda

    Ante la perspectiva de pagar por el fracaso en La Haya un costo político muy alto, tanto como el beneficio político que hubiera reportado la victoria, Morales minimizó la derrota, tomó la iniciativa de proponer a Chile un diálogo no impuesto por el juicio… y cambió de tema.

    Según Silva, el MAS se había anticipado a aprobar en septiembre una ley de partidos que instituía las elecciones primarias de enero venidero, un escenario en el que el oficialismo jugaría con ventaja independientemente de la cuestión marítima.

    El MAS reinstaló el debate sobre la candidatura de Morales y desató un barullo político tan fuerte que menos de una semana después de la derrota en La Haya los bolivianos hablaban ya más de la repostulación presidencial que del mar, observó Silva.

    La reelección indefinida del presidente, todavía en situación de conflicto, cierra el año político de Bolivia aunque en realidad ha estado en debate por más de una década.

    También: Indígenas y campesinos bolivianos se declaran en campaña por reelección de Morales

    En 2009, apenas completado el tercer año de su primer mandato quinquenal, Morales promulgó la Constitución del Estado Plurinacional en la que la oposición conservadora logró incluir apenas una medida importante: la reelección presidencial solo por una vez consecutiva y no indefinida como pretendía el gobernante.

    Acortando ese mandato inicial en un año, Morales fue elegido nuevamente a fines de 2009 para el que sería su primer período completo bajo la nueva Constitución, y ganó luego la reelección en 2014.

    La historia reciente del conflicto comenzó el 21 de febrero (21F) de 2016, cuando Morales perdió por estrecho margen un referéndum para quitar de la Constitución la prohibición de reelección indefinida, pero no se dio por vencido.

    Más: Polémica por iniciativa reeleccionista de Morales sacude el aniversario de la democracia boliviana

    Silva recordó que a fines de ese mismo año el MAS decidió que buscaría de todas formas la habilitación de Morales para otra reelección, llevando el caso al Tribunal Constitucional que a fines de 2017 sentenció que el derecho a reelegir y ser reelecto estaba protegido por la Convención Interamericana de Derechos Humanos, y era, por tanto, aplicable por encima de la Constitución.

    La defensa del 21F emergió a inicios de 2018 como bandera de campaña de colectivos ciudadanos que con gritos y pancartas llegaron a interferir los casi diarios discursos de Morales en actos políticos y entregas de obras en todo el país.

    Tema relacionado: Marchas y paro en Bolivia contra candidatura de Morales aumentan tensión política

    Esas protestas, con momentos destacados en los Juegos Sudamericanos de mayo en Cochabamba (centro) y la celebración oficial de las fiestas patrias de agosto en Potosí (sudoeste), terminaron forzando al Gobierno a dejar de divulgar la agenda presidencial.

    Esa fue la única concesión del oficialismo antes de confirmar, luego de la derrota en La Haya, su decisión de volver a postular a Morales pese al referéndum y a las campañas del 21F.

    ¿La vía? Las elecciones primarias que la oposición aceptó a regañadientes sospechando que el MAS las aprovecharía para que el poder electoral avale la repostulación de Morales, siguiendo al Tribunal Constitucional, porque la ley dice que los candidatos que surjan de las primarias estarán habilitados para las generales de octubre.

    Y así fue. La candidatura de Morales para el que sería su cuarto mandato consecutivo fue habilitada por el Tribunal Electoral el 4 de diciembre y ratificada 10 días después por ese mismo organismo al rechazar todas las impugnaciones presentadas por candidatos, partidos y activistas de oposición.

    ¿Solo reelección?

    El analista Vicente Guardia, del grupo privado de investigación Comunidad Cívica, advirtió a Sputnik que la polvareda levantada por el debate sobre la nueva reelección de Morales oculta la "cuestión medular" de la disputa sobre el modelo económico y sobre el juego de intereses internacionales.

    "No es una reelección más, es la continuidad o no del modelo político de inserción de las mayorías indígenas y campesinas y del modelo de estatización de la economía y nacionalización de empresas y recursos naturales", señaló.

    Bandera de Bolivia
    © AP Photo / Victor R. Caivano
    Y en lo internacional, precisó, parece crecer la presión conservadora para poner fin, con la caída de Morales, al ciclo de gobiernos izquierdistas que a principios de siglo se extendió por gran parte de Latinoamérica.

    Guardia dijo que por eso parecen confluir a fin de año pronunciamientos de expresidentes conservadores iberoamericanos, del Gobierno de Estados Unidos e inclusive de la Unión Europea a favor de la democracia "sugiriendo que ésta estaría en peligro".

    "Casi sin disimulo, lo que hace esta comunidad internacional derechista, a título de proclamar principios democráticos, es propagar la idea del fin del tiempo de Morales, como terminaron los períodos de los Castro en Cuba, de [el fallecido Hugo] Chávez en Venezuela o de [el encarcelado Luiz Inácio] Lula [da Silva] en Brasil", añadió.

    Te puede interesar: "La izquierda ha sido demonizada en América Latina"

    Para enfrentar a los detractores internos y a los críticos externos, Morales proclama que el MAS sigue teniendo la llave de la estabilidad y el crecimiento de Bolivia, con una base de casi un millón de afiliados, más que toda la oposición junta.

    Etiquetas:
    demanda marítima, política interna, agenda, disputa territorial, reelección, elecciones, Evo Morales, Chile, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik