En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El presidente brasileño en funciones, Michel Temer, bromeó en la última reunión con sus ministros y dijo que echará de menos los gritos de "Fora, Temer" (Fuera Temer) presentes en las manifestaciones realizadas durante su mandato.

    "Había manifestaciones, al inicio de nuestro Gobierno, una manifestación política que yo voy a echar mucho de menos, del "Fuera, Temer"; pero eran manifestaciones políticas, que cuando decían "Fuera, Temer", es porque estaba dentro", dijo el presidente, provocando risas entre los ministros, según informa la estatal Agencia Brasil.

    Michel Temer, presidente de Brasil
    © REUTERS / Ueslei Marcelino
    Temer fue vicepresidente de Dilma Rousseff (2011-2016) y llegó a la presidencia al poder tras un polémico "impeachment" (juicio político) contra la mandataria, que causó una fuerte polarización en el país y protestas del sector más progresista.

    "Ahora estaré fuera de verdad, pero tardó [su salida]; tardó dos años y medio, fueron dos años y ocho meses no sólo con protestas de naturaleza política, sino también con el empeño extraordinario de parte de la prens que quería derribarnos", criticó.

    Según la gran mayoría de encuestas de opinión, Temer es el presidente más impopular de la historia reciente de Brasil; el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) divulgó la semana pasada un sondeo según el cual su Gobierno es "malo o pésimo" para el 75% de brasileños, frente al cinco por ciento que lo considera "óptimo o bueno".

    Te puede interesar: ¿Estará Temer un poco más cerca de la cárcel cuando deje la presidencia de Brasil?

    El actual presidente, no obstante, confesó este 19 de diciembre no estar muy preocupado con su popularidad, porque confió en que mejorará con el paso del tiempo, cuando se "formulará la verdad" y las personas será conscientes del legado que deja su trabajo.

    Temer recordó que cuando asumió el Gobierno, en mayo de 2016, la inflación estaba disparada y el PIB en números negativos, y que ahora el país dejó atrás la recesión más grave de las últimas décadas y empezó a crear empleo gracias a su reforma laboral.

    Lamentó no haber podido aprobar la reforma del sistema de pensiones (una reforma considerada urgente por el mercado financiero), pero culpó de ello a la "trama" orquestada por unos delatores que acabaron presos, en referencia a los directivos de la empresa cárnica JBS que le acusaron de corrupción.

    Además: Casi 80% de los brasileños consideran "pésimo" al Gobierno de Temer

    Las grabaciones realizadas por estos empresarios propiciaron la crisis más grave del Gobierno Temer y resultaron en dos denuncias dela Procuradoría General de la República contra el presidente, que finalmente logró archivar con el apoyo de la Cámara de Diputados.

    No obstante, esas acusaciones hicieron que su Gobierno perdiera confianza entre muchos aliados y dificultó la aprobación de medidas que requerían una amplia mayoría parlamentaria, como la reforma de las pensiones.

    Temer termina el cargo el 1 de enero, cuando asumirá el Gobierno el líder ultraderechista Jair Bolsnaro en Brasilia, el nuevo presidente, elegido con el 57 por ciento de los votos frente al izquierdista Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores), que gobernará Brasil hasta diciembre de 2022.

    Etiquetas:
    política, Michel Temer, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik