08:18 GMT +314 Diciembre 2018
En directo
    Armas

    ONGs alertan por el nuevo reglamento que flexibiliza el uso de armas de fuego en Argentina

    © REUTERS / Daniel Becerril
    América Latina
    URL corto
    0 01

    BUENOS AIRES (Sputnik) — Distintas organizaciones civiles y de derechos humanos mostraron su preocupación por el nuevo reglamento del Gobierno argentino que autoriza a las fuerzas de seguridad a disparar a un sospechoso sin dar la voz de alto y sin que medie agresión directa previa.

    "El reglamento de [la ministra de seguridad Patricia] Bullrich alienta a los policías a violar el Código Penal", indicó en una nota la Comisión Provincial por la Memoria, un organismo público autónomo de la provincia de Buenos Aires.

    La resolución que entró en vigor el martes flexibiliza la reglamentación del uso de armas de fuego por parte de los integrantes de las fuerzas de seguridad.

    De acuerdo a la Comisión, la medida se enmarca en una doctrina "en el que los márgenes de la intervención de las Fuerzas Armadas y de seguridad se corren sin límites".

    El reglamento "promueve la construcción de enemigos internos y la exacerbación de la intervención de las fuerzas de seguridad tiene un nuevo capítulo en esta resolución", añadió la Comisión.

    El reglamento firmado por la ministra de Seguridad incluye un anexo en el que describe todas las causales por las que las fuerzas de seguridad están autorizadas a emplear las armas letales.

    Temas relacionados: Exjuez argentino denuncia a ministra de Seguridad por norma que permite disparar sin aviso

    Entre otras, se permite a los agentes usar "las armas de fuego cuando resulten ineficaces otros medios no violentos (…) para impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente, y hasta lograr su detención".

    También se considera aceptable disparar por la presunción de que el sospechoso esté armado, "aunque luego de los hechos se comprobase que se trataba de un símil de un arma letal".

    La Comisión indicó que "la falta de formación de las fuerzas con cursos de escasos meses, la falta de práctica en el uso de armas y la ausencia de perspectiva de derechos humanos en dichos recorridos formativos agravan la situación".

    Aliento a disparar

    El Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia advirtió que el reglamento del Gobierno de Mauricio Macri "envía a las fuerzas policiales y de seguridad una señal favorable para la extensión de sus facultades" que, además, es falsa porque el ejercicio del deber tiene que ser determinado por la justicia y no por un protocolo de actuación.

    Según este organismo, la resolución del Ejecutivo "manda a los funcionarios a hacer uso del arma en lugar de regular su empleo gradual, y pone como requisito para el uso el peligro inminente, pero propicia su interpretación extremadamente flexible".

    El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), por su parte, ya había adelantado que el Gobierno iba a aprovechar la cumbre del Grupo de 20 países industrializados y emergentes (G20), realizada el pasado viernes y sábado en Buenos Aires, para emitir el nuevo reglamento.

    "La medida quiebra el paradigma del uso excepcional de la fuerza letal que prescriben los estándares internacionales y la Ley de Seguridad Interior", indicó la institución.

    Después de haber eliminado el programa de Uso de la Fuerza y de debilitar los controles internos, el Gobierno pretende ahora "evitar también el control judicial", añade.

    Te puede interesar: Esto es lo que tienes que saber sobre la reforma de Macri a las FFAA

    "Se privilegia la propiedad por sobre la vida como bien jurídico protegido y se genera un gran peligro para todos los involucrados en este tipo de situaciones", advirtió el CELS.

    El exjuez Carlos Rozanski presentó el martes ante la justicia federal una denuncia contra Bullrich en la que acusa a la ministra de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público y pide que se suspenda el reglamento.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    armas letales, Argentina