En directo
    América Latina
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    LIMA (Sputnik) — Para el presidente de Perú, Martín Vizcarra, el no tener una bancada con fuerte presencia en el Congreso no es una desventaja sino lo contrario, ya que su gestión podría independizarse de un Legislativo en crisis y desacreditado ante la opinión pública, dijo a Sputnik el politólogo Alejandro Godoy.

    "El hecho de no tener una bancada no es un handicap para él, sino que podría darle a su gestión un sentido de mayor independencia del Congreso, lo que va a traducirse en un manejo político mucho más claro y limpio, sin mayor preocupación de lo que pueda ocurrir con gente dentro de la bancada oficialista", sostuvo Godoy, catedrático en la Universidad Católica de Perú.

    Desde el 9 de noviembre pasado, la bancada oficialista de Peruanos por el Kambio (PpK, centroderecha) entró en crisis con la renuncia de varios integrantes y el abandono del cargo de presidente de la agrupación de parte de Gilbert Violeta.

    Ahora el PpK cuenta con 11 legisladores, de los 17 que tenía originalmente, lo que la convierte en una agrupación bastante menor dentro de un Congreso de 130 representantes.

    Para Godoy, esta merma de un grupo que tendría que ser el "brazo" en el Legislativo para el Ejecutivo no es un problema para la manera de gobernar de Vizcarra.

    "Partamos del hecho de que Vizcarra nunca fue miembro de PpK, eso ya marca cierta independencia (…) y las relaciones que está teniendo el presidente con el Congreso se basan en reuniones personales con miembros de diversas bancadas; él se reúne personalmente con gente de Fuerza Popular [partido opositor] o de cualquier otra agrupación política", sostuvo.

    Este manejo "personalizado" y directo de sus relaciones con el Legislativo le está resultando efectivo dentro de un Congreso con bancadas fracturadas como la de PpK o Fuerza Popular, en crisis grave desde que el 31 de octubre su lideresa, Keiko Fujimori, fuera encarcelada preventivamente por presunto delito de lavado de activos al recibir, presuntamente, dinero de Odebrecht para las presidenciales de 2011.

    "Si te das cuenta, muchos de los renunciantes de PpK se van de la bancada, pero sosteniendo que van a seguir apoyando al presidente, lo que quiere decir que estamos ante la caída de un grupo parlamentario que nunca estuvo muy cuajado, con miembros que no tienen mayores afinidades entre sí y que sus diferencias personales priman por sobre las políticas de gobierno", argumentó el politólogo.

    Para Godoy, este hecho no significa un problema para el presidente, sino a una nueva forma de gobernar desde el Ejecutivo con independencia de un Congreso agobiado por escándalos de corrupción.

    Te puede interesar: Presidente de Perú denuncia maltratos de la oposición por reformas constitucionales

    PpK asumió como bancada oficialista en 2016 con el expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), como líder y con Vizcarra como primer vicepresidente, situación que cambió cuando Kuczynski renunció a la presidencia en marzo de este año y asumió Vizcarra por mandato constitucional.

    Etiquetas:
    oposición, política interna, Martín Vizcarra, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook