En directo
    El agua (imagen referencial)

    Este es el tesoro acuífero que esconde Colombia, y que podría salvarla de las sequías

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    141

    Se estima que el 78% de las aguas subterráneas de Colombia podría ser utilizado para la industria y para evitar los padecimientos que las sequías generan en la población de muchos municipios. No obstante, el Estado no ha investigado la composición de sus acuíferos, su contaminación y sobreexplotación, tampoco los efectos que puede tener su consumo.

    En Colombia hay 61 sistemas de acuíferos identificados, sin embargo, sólo 10 se pueden aprovechar de forma "sostenible": la poca investigación sobre su composición es tal, que prima el desconocimiento incluso sobre los grados de contaminación que puedan tener y, consecuentemente, sobre el impacto que su consumo pueda tener en la población.

    "Además de desconocer nuestro sistema de acuíferos, desconocemos las verdaderas afectaciones que han tenido las aguas subterráneas porque no tenemos un monitoreo sistemático", dijo Omar Vargas a Sputnik, encargado de la subdirección de Hidrología del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

    De las 40 autoridades ambientales repartidas por todo territorio nacional que tienen como cometido gestionar y garantizar el buen uso de los recursos hídricos, "únicamente cinco o seis tienen un monitoreo adecuado", indicó.

    En otras palabras, menos del 3% de los organismos controlan que las industrias estén cumpliendo con las regulaciones ambientales, y que los ciudadanos estén utilizando las aguas de forma adecuada. Es sabido que los tóxicos que puedan emanar las fábricas pueden llegar a los sistemas de acuíferos y a las aguas superficiales, también así las aguas utilizadas en la agroindustria, dañando el ecosistema y poniendo en riesgo la salud humana.

    Problema residual: ¿qué hacer con tanta basura?

    También que los lugareños de las zonas rurales que año a año sufren la disminución en el caudal de las aguas que a veces llega a la sequía extrema, hacen pozos y aljibes en sus casas, y si no hay un tratamiento adecuado de las aguas servidas, puede ser que estén consumiendo aguas contaminadas, además de contaminar las aguas afluentes.

    "Los 391 municipios [de los 1.100 que hay en el país] que tradicionalmente se desabastecen por agua superficial, requieren fuentes alternas", aseguró Vargas. Sin embargo, "realmente no se tiene control sobre ese tipo de puntos de captación. […] Uno de los retos es utilizar de manera conjunta el agua superficial y subterránea", indicó.

    Las aguas subterráneas que más se saben contaminadas, aunque no qué tanto, son las del Magdalena Medio, una zona caracterizada por la presencia de explotaciones petroleras desde la década de 1950 y que ahora podría llegar a ser explotada por proyectos de extracción de hidrocarburos por fraccionamiento hidráulico.

    Histórico: CIDH analizará violaciones a los DDHH por fracking en América

    "Cuando se inició la industria del petróleo no había controles ambientales de ningún tipo. Ahí sí tenemos problemas de contaminación en aguas subterráneas, incluso en aguas superficiales", aseguró Vargas.

    Hace casi 70 años también se empezaron a explorar los acuíferos, a través del Servicio Geológico Colombiano (SGC), pero el "control ambiental, de contaminación, monitoreo es bastante deficiente y está a cargo de las autoridades ambientales", agregó.

    Por eso Vargas espera que sean ellas quienes incorporen la exploración en su gestión y se logren "presupuestos adecuados para estudiar, caracterizar y monitorear los sistemas de acuíferos".

    "El reto consiste en tener un conocimiento adecuado para gestionar y aprovechar de forma sostenible las aguas subterráneas, pero además tener un monitoreo sistemático de los sistemas acuífero", resumió Vargas.

    Etiquetas:
    acuífero, fracking, agua, contaminación, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik