En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 03
    Síguenos en

    BOA VISTA, BRASIL (Sputnik) — Unos 500 venezolanos atraviesan cada día la frontera terrestre con Brasil por la norteña ciudad de Pacaraima, estado de Roraima, y muchos de ellos acaban en alguno de los albergues y campamentos de refugiados que existen en Boa Vista, la capital del estado, 215 kilómetros al sur de la línea fronteriza.

    "Aquí nos sentimos seguros y estamos bien, podemos salir durante el día a buscar trabajo", explicó a Sputnik el informático Luis Ángel Vega, quien vive junto a su esposa y sus tres hijos en el campo de refugiados Rondon I, en Boa Vista.

    La recepción de los inmigrantes venezolanos se reparte entre dos puntos: la pequeña Pacaraima, en la frontera, y Boa Vista, una ciudad de 200.000 habitantes con nueve albergues.

    En Pacaraima solo hay un albergue y es para indígenas de la etnia warao; el resto de los venezolanos que llegan hasta esta ciudad y no tienen dinero para seguir avanzando duermen en iglesias, casas de vecinos o a la intemperie.

    Campo de refugiados Rondon I en Boa Vista
    © Sputnik / Joan Royo Gual
    Campo de refugiados Rondon I en Boa Vista
    El ejército prevé inaugurar en breve un alojamiento temporal para 500 personas, pero no será un albergue para pasar mucho tiempo, pues solo acogerá a las familias tres o cuatro días, el tiempo que tarden en resolver los trámites para alguna de las dos opciones para vivir en Brasil: el permiso de residencia o la solicitud de refugio.

    Además: El Ejército brasileño advierte que el flujo de inmigrantes venezolanos no parará

    El albergue más nuevo, donde vive Luis Ángel con su familia, fue inaugurado en Boa Vista a finales de julio y cuenta con unas modernas instalaciones construidas por los militares brasileños.

    En un terreno de 22.000 metros cuadrados a las afueras de la ciudad viven 700 personas distribuidas en 120 casas de chapa, que cuentan con pequeñas ventanas y placas solares que generan la energía suficiente para cargar el celular.

    A pesar de que el Gobierno brasileño prefiere usar la nomenclatura "albergue" para definir estos espacios, la apariencia es la de un enorme campamento de refugiados, idea que queda reforzada con la presencia de diversas tiendas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

    Además: Jorge Rodríguez: los venezolanos que emigraron van a volver 

    Hay muchos niños, pero no hay zona de juegos y la única sombra disponible la proporcionan unas lonas sobre un suelo de gravilla; algunos extienden allí sus colchones para evitar el intenso calor de las casetas.

    Según pudo comprobar Sputnik, las instalaciones de Rondon I están limpias y en buen estado, pero relatos de varios inmigrantes indican que no ocurre lo mismo con otros espacios que se improvisaron en los últimos meses para acoger rápidamente a los venezolanos.

    Ese es el caso del albergue Jardim Floresta, dedicado exclusivamente a familias con hijos y donde la situación es delicada, según comentó Julia Martín, que lleva aquí tres meses.

    "Las tiendas están llenas de recién nacidos, las embarazadas pasan como máximo 72 horas en el hospital y luego las devuelven para acá; aquí lo que tenemos son colchonetas, así que los que se lo pueden permitir compran camas para las madres y los bebés", explicó a esta agencia.

    Médicos militares atienden a niños en el campo de refugiados Rondon I en Boa Vista
    © Sputnik / Joan Royo Gual
    Médicos militares atienden a niños en el campo de refugiados Rondon I en Boa Vista
    Martín está en el albergue junto a otros 12 miembros de su familia, y su primera bisnieta nacerá en los próximos días.

    Ella está muy agradecida por el trato recibido en los hospitales de la ciudad, que conoce bien porque llegó a Brasil con fuertes dolores en los huesos de las manos.

    "La situación es 20 veces mejor que en Venezuela, aquí te atienden, te dan tu medicamento (…) me han cuidado muy bien, pero tengo ganas de volverme a mi país", dijo Martín.

    Cada inmigrante valora las cosas desde su experiencia personal; para su amiga Frangeli, que tiene un bebé de un año y poco, lo peor del albergue es que llevan cuatro meses comiendo lo mismo en almuerzo y cena: arroz con puré de patatas y salchicha.

    Además: Crisis migratoria: se agravan las tensiones en la frontera entre Brasil y Venezuela 

    Frangeli asegura que su bebé se enfermó varias veces del estómago debido a la dieta.

    "Lo más fresco que nos dan es la manzana, que es lo que le doy al niño", sostuvo la mujer, aunque remarcó que "no quiere" criticar a Brasil porque está muy agradecida por el trato recibido y por poder comer todos los días.

    El albergue Jardim Floresta está abarrotado, y en los últimos días se impuso una cuarentena porque se detectó un brote de sarampión, según los relatos de sus ocupantes, que hasta ahora podían salir y entrar del recinto con total libertad.

    La teniente Ana Seabra, portavoz de la Operación Acogida, aseguró a Sputnik que los albergues de Boa Vista "están en su capacidad máxima, pero no por encima de lo que pueden soportar".

    La oficial aseguró que hay muchos bebés porque constantemente llegan embarazadas, y precisó que la comida que reciben los venezolanos es la misma de la que se alimentan los militares destinados en la misión.

    Casetas del campo de refugiados Rondon I en Boa Vista
    © Sputnik / Joan Royo Gual
    Casetas del campo de refugiados Rondon I en Boa Vista
    En total, en los nueve albergues de Boa Vista hay 4.600 personas, pero a finales de septiembre se sumarán 500 nuevas plazas, cuando se inaugure Rondon II.

    Además: ONU busca establecer mecanismo para atender masiva migración de venezolanos

    Entre 2017 y lo que va de 2018 algo más de 127.000 venezolanos entraron a Brasil, pero casi 69.000 ya dejaron el país en busca de otros destinos, según cifras oficiales.  

    Además:

    Caracas facilita la repatriación de 89 venezolanos víctimas de la xenofobia en Perú
    Defensorías de Ecuador exigen al Gobierno derogar pedido de cédula apostillada a venezolanos
    "Violencia contra venezolanos en Brasil es una preocupante lucha de 'pobres contra pobres'"
    Etiquetas:
    migración, Venezuela, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook