En directo
    América Latina
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    Ocurrió en Argentina: una oficial de policía de La Plata, provincia de Buenos Aires, fue ascendida tras dar de amamantar a una bebé desnutrida, tomada en custodia por los servicios sociales e ingresada en un hospital junto a sus cinco hermanos, debido al estado de abandono en el que los tenían sus padres toxicodependientes.

    Un pequeño gesto a veces puede hacer una gran diferencia para una persona, como en el caso de La Plata. La oficial Celeste Ayala, de 27 años, patrullaba un pasillo del hospital pediátrico de la ciudad, cuando escuchó los llantos desconsolados de una criatura, según ha afirmado en medios locales.

    Al ver que la bebé se metía la mano en la boca —un indicio de hambre— la joven, madre de una niña de 16 meses, tras consultar a los asistentes sociales la tomó en brazos y le dio su pecho. Un colega suyo registró la escena y la compartió en Facebook.

    "Quiero hacer público este gran gesto de amor que tuviste hoy con ese bebito, que sin conocerlo no dudaste y por un momento cumpliste como si fueras su madre. No te importó LA MUGRE Y EL OLOR, como los señores profesionales del hospital manifestaban. Cosas así no se ven todos los días", publicó el policía Marcos Heredia en Facebook.

    En poco más de una semana, la fotografía cosechó más de 162.000 me gusta, así como 113.000 réplicas, no solo de usuarios argentinos sino de todo el mundo. El gesto le valió una promoción de grado de manos del ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo.

    ​"Queríamos agradecerle en persona ese gesto de amor espontáneo que logró calmar el llanto del bebé. La Policía que nos enorgullece, la Policía que queremos", expresó en Twitter el ministro.

    No llama la atención el ascenso ante una buena noticia que involucra a la Policía de la provincia de Buenos Aires. La 'bonaerense' ha estado salpicada por casos de corrupción policial o negligencia, con cerca de 10.000 agentes apartados de su cargo desde 2015. Generalmente, cuando la fuerza llega a los titulares, se trata de un hecho negativo.

    En el programa 'Almorzando con Mirtha Legrand', Ayala contó la historia detrás de la foto. En un inicio, pensó que el bebé al que dio de amamantar era un varón, por cómo estaba vestido. Luego supo que era una niña, la menor de una familia de seis hermanos de Berisso (en la cercanía de La Plata).

    Los chicos —en un rango de edades desde los pocos meses hasta los nueve años— fueron llevados por los servicios sociales, que constataron su abandono. Los padres, con problemas de adicción, los tenían desnutridos y desaseados. No solo tenían hambre, sino además sarna.

    Te puede interesar: La importancia de dar el pecho

    En el hospital procedieron a la recuperación de los niños. Hasta el momento se estaba buscando la manera de mantener unidos a los hermanos. Según contó la mujer policía, el niño necesitaba también cariño, porque "no la quería soltar" y la "acariciaba".

    "Lo acerqué a mi teta y no la quería largar", contó la flamante sargento en la emisión televisiva.

    Además:

    La OMS recomienda una lactancia universal, prolongada e inmediata
    Rusia planta cara a EEUU en la 'batalla' por la lactancia materna
    Etiquetas:
    lactancia, policía, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik