08:24 GMT +319 Diciembre 2018
En directo
    El canciller de China, Wang Yi, y su par salvadoreño, Carlos Castañeda, tras firmar el acuerdo que establece las relaciones diplomáticas entre sus países.

    Tres claves para entender por qué El Salvador le suelta la mano a Taiwán

    © REUTERS / Jason Lee
    América Latina
    URL corto
    4240

    El Salvador era uno de los pocos países del mundo que mantenía relaciones diplomáticas plenas con Taiwán. Al decidir romperlas, la nación centroamericana reconoció el principio de 'Una sola China', la política de Pekín sobre la soberanía de la isla. Sputnik te presenta los elementos esenciales para entender este panorama.

    Con esta medida y con el sucesivo establecimiento de lazos diplomáticos con la República Popular China, El Salvador "se pone en sintonía con la comunidad internacional", que reconoce al Gobierno de ese Estado como "el único representante del pueblo chino", explicó a Sputnik Sigfrido Reyes, presidente de PROESA, el Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de la nación centroamericana.

    Reyes, que también presidió el Parlamento unicameral de El Salvador (2011-2015), recordó que otros 177 países miembros de Naciones Unidas —de un total de 193— observan la política de 'Una sola China', cristalizada en el sistema internacional a partir de una resolución de 1971 de la Asamblea General de la ONU, que frustró las intenciones de Taiwán de ingresar en la entidad como una nación soberana.

    1. China, un jugador cada vez más poderoso

    La ruptura de vínculos con Taiwán no puede leerse sin tener en cuenta la creciente influencia de China en América Latina. El gigante asiático se ha transformado no solo en un poderoso socio comercial, sino también en una fuente cuantiosa de inversiones para todos los países de la región.

    No es el primer revés de este tipo al que se enfrenta Taipéi en los últimos meses en América Latina y el Caribe: en 2017, Panamá cortó sus relaciones diplomáticas, mientras que República Dominicana lo hizo el pasado mayo. De momento, Taiwán mantiene sus vínculos formales con Belice, Haití, Guatemala, Honduras, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

    En ese sentido, explicó Reyes, "el interés nacional y soberano" de El Salvador es "reconocer que China juega un papel muy importante en los asuntos globales". Actualmente "es la segunda economía del mundo por volumen de producción" y se estima que "en las próximas dos décadas sea la primera".

    "Es un gran mercado para los productos de esta zona del mundo y es una fuente de muchas inversiones que están llegando a muchos puntos del continente americano y del resto del planeta. En tal sentido, el normalizar las relaciones con este gigante económico, tecnológico, político es un paso necesario", puntualizó el presidente de PROESA.

    Más información: Golpe diplomático de China a Taiwán en Latinoamérica

    La inexistencia de relaciones diplomáticas formales no ha sido obstáculo para un vínculo comercial "creciente". Al día de hoy, China es "el segundo proveedor de mercancías para El Salvador, después de EEUU", dijo el titular del organismo de promoción de exportaciones del país centroamericano.

    "El Salvador exporta a China una cantidad importante de mercancías, sobre todo productos agrícolas. A nuestro juicio, el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas nos abre muchas posibilidades de que se materialicen los intercambios de comercio, los negocios en general, y las inversiones de medianas y grandes empresas chinas en El Salvador", aseguró el funcionario.

    "El Salvador no puede abstraerse de una dinámica económica que lleva necesariamente al acercamiento entre nuestras economías en ambos lados del océano Pacífico", agregó.

    2. ¿Por qué tantos países de Centroamérica estaban (o están) junto a Taiwán?

    La resolución de 1971 que impidió a Taiwán acceder a Naciones Unidas y plasmó en el plano internacional la política de 'Una sola China' como la interpreta Pekín recibió el voto en contra de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Panamá se abstuvo. Belice recién entró en el organismo tras su independencia.

    Con algunas excepciones, a partir de las décadas de 1940 y 1950, Centroamérica tuvo "gobiernos militares de carácter muy conservador", dijo Reyes. En tal sentido, "se convirtió en rehén de la Guerra Fría" y las acciones de política exterior "estaban muy determinadas por el enfrentamiento este-oeste".

    En la revolución de 1949, la región se alineó con EEUU, potencia que apoyaba al Kuomintang, el bando enfrentado a los comunistas liderados por Mao Zedong. Con la victoria comunista, el Kuomintang se desplazó a Taiwán.

    Te puede interesar: China llama a EEUU a actuar de manera prudente respecto a Taiwán

    Las relaciones entre la República Popular de China y Taiwán —que se autodenomina ‘República de China'— solo se dan en el plano informal y privado. Ambas partes tienen una lectura distinta de la política de 'Una sola China': Pekín considera a la isla como una provincia rebelde, mientras que Taipéi también sostiene que el suyo es el Gobierno legítimo del país entero.

    Tras la revolución, China comenzó un proceso de expansión de su economía, con "un papel cada vez más destacado en los asuntos mundiales", indicó Reyes. Por eso, Centroamérica, que tuvo en sus inicios más cercanía con Taiwán, "ha venido revisando su postura" hacia la República Popular de China. Pekín no establece relaciones diplomáticas con aquellos países que las tengan con lo que considera su provincia.

    Relacionado: China se opone a los planes de EEUU de cooperar con Taiwán en el área militar

    Costa Rica, que votó a favor de Taiwán en 1971, rompió relaciones en 2004 y las estableció con China. Panamá, un aliado importante, lo hizo en 2017. Ahora, El Salvador está en la misma línea que podrían seguir otros países.

    "Lo que hace nuestro gobierno es dar un paso hacia una realidad inobjetable. Lo hacemos en función de nuestra autodeterminación, porque consideramos que mantener relaciones con una provincia china separada del continente es un anacronismo en materia de Relaciones Internacionales y va contra la dinámica que lleva el mundo moderno", opinó el expresidente del parlamento.

    3. La respuesta de Taiwán

    "Estoy seguro de que el pueblo de El Salvador sentirá la calidez y la amistad del pueblo chino y obtendrá beneficios tangibles de su cooperación con China", dijo en Pekín, el canciller Wang Yi en una comparecencia junto a su par salvadoreño, Carlos Castañeda, tras la firma del acuerdo para establecer los lazos.

    Del otro lado del estrecho que separa a la isla de China, el ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, aseguró que Taipéi no iba a entrar en una "competencia monetaria" con el gigante asiático.

    De acuerdo con la agencia taiwanesa CNA, el alto funcionario afirmó que desde San Salvador pidieron una "suma astronómica" para la concreción de un proyecto portuario que Taipéi consideró "inadecuado". En El Salvador niegan categóricamente tales afirmaciones.

    Escucha también: Taiwán pierde aliados en Latinoamérica ante 'diplomacia de la chequera' china

    "Me parece una acusación ridícula, falsa y totalmente alejada de la realidad. Nosotros siempre manejamos las relaciones exteriores sobre la base del respeto mutuo, del respeto de los intereses de cada nación. Nunca en situaciones como las que aduce el representante de Taiwán", dijo Reyes.

    "Al contrario, en su momento el gobierno de la isla apoyó de manera bastante abierta y cuantiosa a los grupos de la extrema derecha de El Salvador. Financió campañas electorales y mandó millonarios donativos para financiarlas. Entonces nos parece que esas declaraciones son inaceptables", concluyó el presidente de PROESA.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    EEUU considera "preocupante" la decisión de El Salvador de iniciar relaciones con China
    China llama a EEUU a evitar el deterioro de las relaciones por tema de Taiwán
    ¿Para qué expande China su base aérea cerca de Taiwán?
    Etiquetas:
    Una sola China, relaciones internacionales, política, Salvador Sánchez Cerén, Wang Yi, El Salvador, Taiwán, China