01:51 GMT +316 Diciembre 2018
En directo
    Los soldados bolivianos en Sabaya

    Robo de medalla presidencial boliviana afecta idilio de Evo Morales con los militares

    © AP Photo/ Juan Karita
    América Latina
    URL corto
    0 0 0

    LA PAZ (Sputnik) — El insólito robo de los dos principales símbolos del mando presidencial de Bolivia abrió una grieta en la confianza que ha caracterizado la relación entre el presidente Evo Morales y las fuerzas armadas, dio a entender el mismo mandatario y dijo a Sputnik un analista.

    "El jefe de la Casa Militar (Palacio de Gobierno) y todo su equipo de trabajo es designado por el Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas, ellos verán lo que corresponda hacer (…) porque no puede ocurrir esto", dijo Morales, deslindando responsabilidad personal en el hecho.

    La medalla decimonónica del libertador Simón Bolívar (1783-1830) y la banda de uso exclusivo del presidente fueron robadas por supuestos delincuentes callejeros en la ciudad de El Alto y devueltas al mediodía del miércoles en el atrio de una iglesia céntrica de La Paz.

    "En estas palabras del presidente está claro que el robo lo ha llevado a cuestionar su propia decisión de hace varios años, de sacar a la policía de la seguridad presidencial y confiar solo en los militares, porque son los policías los que le devuelven la medalla y la banda", dijo a Sputnik el analista Vicente León.

    Morales enfrenta el dilema de reorganizar toda la seguridad estatal, "empezando por reponer todas las atribuciones que corresponden a la policía", agregó León, docente de ciencia política de la Universidad de El Alto.

    Te puede interesar: La industria más impune está en crecimiento en América Latina

    El mandatario, quien hizo su declaración durante una reunión con alcaldes municipales en la ciudad de Cochabamba (centro), dijo que había instruido al mando militar "que investigue y se dé castigo ejemplar para que nunca más vuelva a ocurrir esto".

    "La derecha hasta aprovecha esto como si fuera de mi responsabilidad, (pero) entiendo perfectamente, la derecha aprovecha lo mínimo para querer desgastarnos", protestó Morales en su discurso televisado, ante la ola de condena con que la oposición reaccionó al robo de los símbolos presidenciales.

    El mandatario agregó que no entendía la "irresponsabilidad" del custodio militar que sufrió el robo de los símbolos, que no pudo lucir, como estaba previsto, en la parada militar anual realizada en Cochabamba por el día de las fuerzas armadas.

    Esta alusión al incumplimiento de deberes de un oficial contrastó con los elogios con que Morales saludó a los militares durante la parada del miércoles, cuando destacó su aporte a la lucha contra el narcotráfico y a la nacionalización económica.

    Otra analista, la criminóloga y docente universitaria Gabriela Reyes, dijo en una columna en el diario Los Tiempos que el robo "pone en tela de juicio la capacidad de los militares no solo para garantizar la seguridad de este símbolo de incalculable valor histórico, sino también la del mismo presidente".

    El caso fue declarado "plenamente esclarecido" por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, al presentar en la noche del miércoles a uno de los autores confesos del robo de la mochila con los símbolos presidenciales, miembro de una conocida pandilla de "auteros" de nacionalidad peruana.

    El ministro confirmó que la mochila fue extraída del automóvil del teniente de ejército que debía custodiarla hasta Cochabamba y quien lo había estacionado ante la puerta de un prostíbulo cercano al aeropuerto de El Alto, mientras esperaba su vuelo nocturno.

    El detenido "es una persona que ha confesado que estaban buscando algún objeto valioso con otras personas y, ante la presión policial y al percatarse de la gravedad de los objetos que estaban en su poder, decidieron restituirlos para evitar nuevos operativos policiales", explicó.

    Otros tres supuestos ladrones continuaban en paradero desconocido.

    La medalla de plata y diamantes que simboliza el mando presidencial boliviano fue hecha en la ciudad minera de Potosí (sur) y obsequiada en 1825 por el Congreso al libertador y primer presidente boliviano Simón Bolívar, quien la dejó de vuelta en herencia al país que tomó su nombre.

    Te puede interesar: Sexo y política, una mezcla explosiva

    La policía devolvió la medalla presidencial al Banco Central, en cuyas bóvedas permanece en custodia permanente y de donde solo puede ser sacada por orden de la Casa Militar de Su Excelencia para ser exhibida en actos solemnes, según dispone la ley. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    robo, Evo Morales, Bolivia