En directo
    América Latina
    URL corto
    120
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La Asamblea Nacional Constituyente en su primer año de gestión garantizó la paz y la gobernabilidad, pero dejó una deuda pendiente que es el equilibrio de la economía de Venezuela, dijo a Sputnik la asambleísta María Alejandra Díaz.

    "Nosotros hemos servido de acompañamiento al poder constituido, en este caso al poder ejecutivo, para recuperar la gobernabilidad, en ese balance se ha logrado mantener la paz ciudadana, mas no hemos aún alcanzado el estado ideal que es la paz económica, que allí hay una deuda pendiente aún", señaló.

    De acuerdo con la última actualización del Fondo Monetario Internacional (FMI), Venezuela cerrará el año 2018, con 1.000.000 de inflación y un retroceso de 18% de su producto interno bruto.

    Inflación inducida

    Para Díaz se trata de una "inflación inducida", cuyo objetivo es generar descontento en la población para causar un estallido social, y sostuvo que detrás de este plan se encuentra la dirigencia opositora que, entre abril y julio de 2017, "intentó doblegar, a través de la violencia en las calles, al Gobierno".

    La propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente surgió en mayo de 2017, luego de un mes de protestas contra el Gobierno, y fue presentada por el presidente Nicolás Maduro, como una opción para recuperar la paz del país.

    La convocatoria para la elección de sus 545 integrantes se hizo en medio de protestas contra su conformación y la oposición se negó a participar en los comicios.

    Por este motivo, el órgano quedó integrado por una totalidad oficialista.

    Radio: ¿Comenzará en agosto la recuperación económica de Venezuela?

    Las protestas contra el Gobierno y la conformación de la Constituyente, dejaron 125 muertos entre los que hubo policías, transeúntes y manifestantes.

    "Las mismas personas que no pudieron doblegar a través de la violencia en las calles al Gobierno (…) continúan recrudeciendo una hiperinflación inducida, con un dólar ficticio, y ahí están las consecuencias y el deterioro de todos los niveles de vida, y ahí están unos indicadores muy importantes del trabajo que debemos hacer nosotros, para devolver la paz económica al país", añadió.

    Sin embargo, la asambleísta indicó que, para solventar el tema económico, hay decisiones debe tomar el presidente Nicolás Maduro.

    "Hay decisiones que debe tomar el Ejecutivo y la Asamblea Constituyente acompañarla, porque como no existe la Asamblea Nacional (parlamento unicameral)".

    Previo a la elección de los integrantes de la Constituyente, el Gobierno venezolano fue objeto de crudos señalamientos, incluso lo tildaron de totalitario y dictadura, e iniciaron el camino hacia sanciones contra altos funcionarios e incluso contra la estatal Petróleos de Venezuela, S.A (PDVSA), impidiendo cualquier financiamiento con ciudadanos o empresas de EE.UU.

    Ejecutivo "demasiado tranquilo"

    A 365 de su instalación, la asambleísta dice que el único totalitarismo que existe en su país "es la dictadura de los precios, de la inflación, que nos impusieron, de no poder movernos, de no poder comprar, eliminaron marcas a las estábamos acostumbrados, las trasnacionales tienen un boicot".

    "De otro lado un ejecutivo demasiado tranquilo para mi gusto, demasiado pasmoso, ¿entonces de qué totalitarismo estamos hablando en Venezuela?, será el totalitarismo del mercado", indicó.

    Además, se le ha señalado de usurpar los poderes del Parlamento, que, a mediados de 2016, fue declarado en desacato por desconocer varias decisiones del Tribunal Supremo de Justicia, lo que provoca que todas sus acciones sean consideras nulas e írritas.

    Garantía de gobernabilidad

    Ante esta situación, expuso la legisladora, la Constituyente tendrá que funcionar hasta que en Venezuela exista un Parlamento en funciones.

    "Mientras no tengas Asamblea Nacional, de dónde van a salir las leyes, de dónde vamos a poder construir algún elemento jurídico si no tenemos Asamblea Nacional, porque ellos mismo decidieron ponerse al margen de la ley, mientras no tengamos Asamblea Nacional, es difícil que la constituyente desaparezca en términos prácticos para darle sustento legislativo a cualquier cambio que se necesite para poder avanzar", añadió.

    El decreto inicial de la Constituyente exponía que este organismo duraría dos años para elaborar la nueva carta magna, que pasaría a sustituir la que se elaboró durante el primer Gobierno del fallecido Hugo Chávez (1954 — 2013) en 1999.

    Nueva constitución

    No obstante, Díaz señaló que a pesar de que la nueva constitución está redactándose, la constituyente debe garantizar la gobernabilidad del país.

    "La otra tarea que es de envergadura, está acometiéndose, pero no va a terminar hasta que no tengas la gobernabilidad, en lo económico incluso".

    De acuerdo con cifras dadas a Sputnik, por la secretaria de la Constituyente en este primer año se han aprobado 41 decretos constituyentes, 10 leyes y 35 acuerdos.

    Como tema pendiente está una propuesta de adecuación de la estructura organizacional y funcional presentada por el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, para mejorar la seguridad ciudadana.

    Además, una propuesta de eliminación de ilícitos cambiarios presentada por el presidente Nicolás Maduro, como parte de su programa de recuperación económica.

    Además:

    Legislador constituyente: la investigación a "traidores" busca la paz de Venezuela
    Maduro: Venezuela consolidó la paz con victorias electorales
    Supremo venezolano ratifica en La Haya que cumple con leyes apegadas a la Constitución
    Etiquetas:
    Asamblea Nacional Constituyente, María Alejandra Díaz, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook