En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La anulación de la sentencia a los 11 campesinos involucrados en la "masacre de Curuguaty" es un logro de la gente y no de la justicia, dijo a Sputnik la activista de derechos humanos, Margarita Durán Estragó, que acompañó todo el proceso desde 2012.

    "La anulación de la sentencia de Curuguaty es un fruto de la resistencia", dijo Durán, quien fue reconocida el 27 de julio por la Unión Europea tras conocerse la decisión de la justicia.

    La sala penal de la Corte Suprema de Justicia de Paraguay anuló el fallo contra los 11 campesinos acusados de la "masacre de Curuguaty", en la que murieron 17 personas en 2012.

    La activista resaltó que la resolución no se puede ver "como triunfo de la justicia" sino como un "triunfo de la gente, que se une, que sabe lo que quiere y que lucha con convicción".

    En junio de 2012, seis policías y 11 campesinos murieron durante el desalojo de trabajadores rurales que ocupaban un predio en el municipio de Curuguaty del departamento de Canindeyú (este), en protesta por la escasez de tierras para el cultivo.

    Más información: "Sentencia de la masacre de Curuguaty es una bofetada para Paraguay"

    "Los condenados son sobrevivientes, todos tienen cicatrices; aparte de las del alma y de la mente, tienen cicatrices en el cuerpo", dijo la activista, que enumeró las heridas de los acusados.

    Durán comentó que uno tiene marcas en la cabeza y a otro una bala le traspasó el estómago, por lo que tuvieron que darle 25 puntos, mientras que a un tercero le destruyeron la mandíbula.

    "Todos torturados, sobrevivientes de la masacre", expresó.

    Doctora en Historia y licenciada en Notariado, Durán valoró que la comunidad internacional también colaboró para lograr la anulación de la sentencia y denunció el problema que enfrenta el Poder Judicial paraguayo desde hace años.

    "No es que la justicia en Paraguay haya cambiado, sino que fue la presión y la imposibilidad de sostener mentiras como esas", dijo la investigadora, que denunció a esta agencia que "las pruebas se escondieron, se destruyeron, se plantaron otras; el derecho es lógica y acá no hay nada lógico, nada comprobable con sustancia, con fuerza, y lastimosamente tuvieron que pasar seis años del caso".

    La masacre de Curuguaty derivó en una crisis política en 2012 en el país debido al juicio político impulsado por la Cámara de Diputados contra el entonces presidente Fernando Lugo (2008-2012), que llevó a su destitución.

    Más aquí: Crisis de violencia será la "prueba de fuego" para López Obrador en México

    El parlamento entendió que Lugo tenía responsabilidad política por los enfrentamientos entre campesinos y policías ocurridos en esa localidad rural.

    Sin embargo, tanto organismos locales e internacionales, como gobiernos regionales tildaron el juicio a Lugo como un "golpe blando", por carecer de argumentos, lo que llevó a que Paraguay fuera suspendido del Mercosur (Mercado Común del Sur), bloque al que reingresó con la asunción de Horacio Cartes en 2013.

    Según Durán, todo fue armado para sacar a Lugo del Gobierno, porque "no lo dejaban gobernar" debido a sus políticas, que tenían un "leve intento de acercarse al pueblo".

    Por otro lado, para la docente universitaria "ni Lugo, ni el Frente Guasu (partido del expresidente) prestó su ayuda" a los campesinos durante los seis años en los que enfrentaron el juicio oral más largo y el primero bilingüe (español y la lengua nativa guaraní) de la historia de Paraguay.

    Temas pendientes

    Para los activistas lo más importante era lograr la libertad de los labriegos con la anulación de la sentencia, sin embargo quedan temas pendientes, como conocer "qué fue lo que pasó en Curuguaty", lograr la titularidad de la tierra de esos pueblos nativos y levantar las imputaciones de más de 50 campesinos, explica Durán.

    "Muchos están escondidos en el monte u otros se fueron a Argentina, pero escondidos, porque apenas salían a la ruta los policías les pedían documentos y les decían que estaban en situación de rebeldía; les pedían tres millones de guaraníes (unos 524 dólares) o les sacaban todo lo que tenían. Hay mucha gente sufriendo", comentó la activista.

    Además, es necesario que se abra una investigación sobre la muerte de los 11 campesinos, que según la historiadora "entre los testigos del juicio hay asesinos confesos", que con "entusiasmo contaron que barrieron con su ametralladora a los que trataban de huir corriendo".

    Además: Alcaldes mapuches presentan un petitorio de 12 medidas al Gobierno de Chile

    Los mataban "como quien mata conejos" dijo la activista, que acompañó varias huelgas y llegó a manifestarse esposada en el Palacio de Justicia durante dos días seguidos.

    Además:

    Asesinan a 13 campesinos de Sierra Sur de Oaxaca en México
    Sentencia sin pruebas por masacre de Curuguaty es lamentable
    Justicia de Paraguay ratifica condena de campesinos por masacre de Curuguaty
    Senador Sixto Pereira: "La sentencia por la masacre de Curuguaty es eminentemente política"
    Etiquetas:
    sentencia, masacre de Curuguaty, Paraguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik