En directo
    Boletas electorales en México

    Políticas migratorias de Trump en la mira del futuro presidente mexicano

    © AP Photo / Marco Ugarte
    América Latina
    URL corto
    Elecciones presidenciales en México (2018) (148)
    0 0 0

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La severa política del presidente Donald Trump contra el ingreso de migrantes indocumentados a EEUU, de los cuales cerca de medio millón transitan por territorio mexicano, será uno de los temas más difíciles que tendrá que afrontar el próximo presidente de México, que será elegido el próximo 1 de julio.

    La migración entró de lleno en la campaña mexicana tras la decisión de Trump de aplicar una agresiva política de "tolerancia cero" al ingreso de indocumentados, que separa a los niños de sus padres y que ha trastocado la relación bilateral.

    El candidato favorito en las encuestas, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, a quien en promedio los sondeos le otorgan entre 45 y 52% de las preferencias, ha prometido actuar de manera firme frente a las políticas de Trump y con una exigencia de respeto hacia sus connacionales.

    "Los vamos a proteger; primero vamos a procurar que ya el mexicano deje de migrar, para que pueda trabajar, tenga condiciones y oportunidades en su propia tierra; y los que ya se fueron, por necesidad, van a tener toda la protección de nuestro Gobierno", dijo López Obrador en discurso en la recta final su tercera campaña por la Presidencia.

    Más: Estados Unidos "no asume sus responsabilidades internacionales en materia de asilo"

    Similares pronunciamientos han formulado los candidatos Ricardo Anaya, de una coalición encabezada por el centroderechista Partido Acción Nacional (PAN), con 23 a 29% de preferencias, y José Antonio Meade, del gobernante Partido de la Revolución Institucional (PRI) con un rango de 18 a 24%, según la encuesta del portal Oraculus.

    Una ola que llega desde el sur

    Pero el desafío de quien asuma como nuevo presidente en diciembre no será sólo la migración de mexicanos, sino también la siempre continua ola de centroamericanos que intentan llegar a EEUU por su territorio y que terminan deportados.

    Según estimaciones de organizaciones ciudadanas que trabajan por los derechos de migrantes, cada año México deporta hasta 200.000 extranjeros por ingresar sin documentos a su territorio, la inmensa mayoría procedentes de Centroamérica, huyendo de la violencia del crimen organizado.

    Esa cantidad es similar a los que detiene y expulsa EEUU: medio millón de personas que cruzan anualmente territorio mexicano en busca del cada vez más elusivo "sueño americano".

    En mayo, cuando una caravana de cientos de centroamericanos intentó ingresar a EEUU atravesando las fronteras por el paso fronterizo de Tijuana, recibió apoyo y solidaridad por los pueblos que atravesó.

    Asunto relacionado: La 'desmexicanización' de California: entre el 'Calexit' y la balcanización

    Pero, de casi 600 migrantes que iniciaron el recorrido de México en la frontera sur con Guatemala, apenas 300 llegaron hasta la frontera norte y se estima que el resto decidió quedarse a vivir en territorio mexicano.

    Este apoyo viene de la población, subrayan organizaciones de protección a los migrantes, y no de las autoridades que han incrementado los controles.

    Cada vez más, México se comporta como EEUU respecto a los migrantes que recibe, alertó el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), organización no gubernamental especializada en divulgar información sobre derechos humanos desde los años 80.

    Un extenso análisis de Cencos sobre migrantes asegura que la administración de Enrique Peña Nieto "ha decidido cobardemente hacer el trabajo sucio del Gobierno estadounidense".

    "Desde 2015, el Gobierno mexicano ha deportado a más migrantes centroamericanos que los EEUU; solamente en el año 2017 fueron deportados 82.237 personas", señala el documento en el que cita cifras de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (ministerio del Interior).

    En política exterior, López Obrador definió en su discurso de cierre de campaña, tres días antes de las elecciones, que su política exterior se basará en los principios de "no intervención, autodeterminación y solución pacífica de controversias".

    Esa diplomacia está contenida en la llamada Doctrina Estrada, que dirigió la política exterior de México en la segunda mitad del siglo XX, y podría equilibrar la relación con contrapesos de su inclinación al resto de América Latina, por causas que nos sean únicamente comerciales.

    Trump le envió a López Obrador un mensaje expresando su "disposición para dialogar con EEUU y alcanzar a acuerdos".

    Si el pronóstico de las encuestas se consuma el 1 de julio, este tema será uno de los primeros que impacte la histórica relación bilateral.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en México (2018) (148)

    Además:

    Legisladores mexicanos viajan a EEUU para buscar detener separación de familias migrantes
    Melania Trump visita un refugio para niños con el lema 'Realmente no me importa, ¿y a ti?'
    Trump: la decisión de Corte Suprema sobre veto migratorio es una "victoria" para EEUU
    Trump insta a representantes republicanos a aprobar su "severa pero justa" ley migratoria
    Etiquetas:
    migrantes, tolerancia, migración, Donald Trump, EEUU, México