20:45 GMT +313 Diciembre 2018
En directo
    Elecciones presidenciales en Colombia

    El voto en blanco gana terreno en la segunda vuelta de las elecciones en Colombia

    © REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
    América Latina
    URL corto
    Elecciones presidenciales en Colombia (2018) (104)
    0 03

    BOGOTÁ (Sputnik) — Cuando falta poco más de una semana para que los colombianos regresen a las urnas y elijan a su próximo presidente, el voto en blanco se hace fuerte entre los electores como una opción a medio camino entre las posturas del candidato de derecha, Iván Duque, y el izquierdista, Gustavo Petro.

    "El voto en blanco constituye una expresión muy importante de censura o de rechazo a los candidatos actuales en Colombia, pero a la vez demuestra la aceptación de los ciudadanos al sistema democrático", dijo el constitucionalista Juan Manuel Charry en diálogo con Sputnik.

    A juicio del especialista, el voto en blanco cobra "una gran importancia" en el periodo electoral de Colombia.

    "Se están rompiendo esquemas que venían del pasado y que ubican a la institucionalidad en la derecha [que representa Duque] y a la izquierda en un movimiento de cambio impulsado por un candidato que pertenecía a un movimiento guerrillero", afirmó en referencia a Petro, quien integró la organización M-19.

    La intención por el voto en blanco pasó de 8% después de realizada la primera vuelta electoral (el pasado 27 de mayo) a 14% esta semana, reveló la firma Yanhaas en una encuesta difundida el 5 de junio por varios medios de comunicación local.

    No te lo pierdas: Gustavo Petro: Colombia no tomará "caminos dictatoriales" como Venezuela o Brasil

    En los pasados comicios, Duque y Petro sumaron un caudal electoral cercano a los 12.500.000 votos, pero hay otros 6.500.000 sufragios que optaron por los otros cuatro candidatos que entonces estaban en contienda y que ahora pueden decidirse por el voto en blanco o abstenerse de ir a las urnas.

    "Ese hecho pone en evidencia la insatisfacción que existe por parte de millones de electores con las propuestas de ambos candidatos", agregó Charry, experto en derecho constitucional y ciencia política del Centro de Estudios Constitucionales de Madrid.

    Posturas moderadas

    Hace cuatro años, en el marco de la contienda entre el derechista Óscar Iván Zuluaga y Juan Manuel Santos, que finalmente logró su reelección, el voto en blanco representó 4,02% de los votos.

    Sin embargo, esta vez se prevé que ese porcentaje sea superado con creces el próximo 17 de junio, cuando se lleve a cabo la segunda vuelta electoral.

    En teoría, el voto en blanco ha de llevar al nuevo mandatario a pensar en posturas políticas más orientadas al centro, pero en la práctica no es más que un simbolismo que en nada afectará los resultados que se obtengan en segunda vuelta.

    Aun así, sus efectos ya se sienten entre los propios candidatos, que han moderado el discurso para atraer a los electores de centro, a los indecisos y a quienes aseguran que se abstendrán de sufragar.

    Te puede interesar: La división izquierda-derecha marca el tono de las elecciones presidenciales en Colombia

    De ese modo, mientras el derechista Duque dejó de anunciar modificaciones al Acuerdo Final de Paz firmado con la ahora disuelta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el izquierdista Petro moderó su discurso respecto de convocar a una Asamblea Constituyente al día siguiente de asumir como Presidente.

    ​​​Según la sentencia C-490 de 2011 de la Corte Constitucional, el voto en blanco es "una valiosa expresión del disenso con efectos políticos a través del cual se promueve la protección de la libertad del elector" en procesos "orientados a proveer cargos unipersonales y de corporaciones públicas de elección popular".

    De hecho, el artículo 258 de la Constitución ordena que si en la primera vuelta presidencial el número de votos en blanco supera a los que reciben los candidatos, la votación deberá repetirse por una vez.

    De este modo, aunque el voto en blanco llegue a ganarle a Duque y a Petro en la segunda vuelta, no cambiaría en nada el resultado, ya que el ganador será el que obtenga el mayor número de votos.

    Además: Iván Duque o la vuelta del uribismo al poder en Colombia

    Otra opción que se impulsa desde algunos sectores es el llamado "abstencionismo activo", que invita a los electores a depositar en las urnas el tarjetón sin marcar, lo cual no tiene los mismos efectos jurídicos que el voto en blanco.

    "El voto en blanco tiene la connotación precisa de que se acepta el sistema democrático más no los candidatos existentes, ya que no son opciones para el elector, mientras que la abstención activa permite distintas lecturas, como que el ciudadano no está de acuerdo con el sistema electoral o que no le gusta votar", explicó Charry.

    Sea cual fuere el resultado, lo cierto es que el voto en blanco puede ser una sorpresa en las urnas capaz de reflejar una expresión popular de gran significado para el próximo gobierno colombiano que ha de posesionarse el 7 de agosto, luego de que Santos culmine el mandato que tuvo al frente del país por dos periodos consecutivos de cuatro años.

    Tema relacionado: La presidencia, sueño frustrado de la izquierda en Colombia

    Más de 36 millones de colombianos están habilitados para votar en la segunda vuelta electoral del 17 de junio, en la que un país polarizado deberá elegir entre el derechista Duque, que lidera la intención de voto con 52%, y el izquierdista Petro, que le sigue con 34%, según la encuesta de Yanhaas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Elecciones presidenciales en Colombia (2018) (104)

    Además:

    Elecciones en América Latina 2018: Colombia ante un desafío sin precedentes
    La paz colombiana se juega en las elecciones presidenciales
    Presidenciales en Colombia: Duque y Petro disputarán la segunda vuelta
    Etiquetas:
    candidatura, elecciones presidenciales, Elecciones presidenciales en Colombia (2018), Iván Duque, Gustavo Petro, Colombia