En directo
    Un hombre ve la televisión

    Ausencia de negros en la televisión brasileña, una sutil expresión de racismo

    CC BY-SA 2.0 / Al Ibrahim / 365.060 - Watching TV
    América Latina
    URL corto
    211

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La escasez de negros en la televisión brasileña, y especialmente en las populares telenovelas, desvela el racismo estructural que vive este país en todos los ámbitos, dijo a Sputnik el cineasta e investigador Joel Zito Araújo.

    "Las telenovelas continúan con la filosofía del emblanquecimiento, comprometidas en mostrar un Brasil que no es verdad, un Brasil blanco, nórdico; el ario es una minoría poblacional aquí, pero los personajes rubios y de ojos azules son presentados como una mayoría", criticó Araújo.

    La polémica sobre la falta de representación de los negros en los grandes medios de masas del país resurgió a raíz de la telenovela "Segundo sol", estrenada a mediados de mayo por la cadena Globo, la más popular del país.

    La trama está ambientada en el estado de Bahía (noreste), donde 80,2% de sus habitantes se declaran "negros" o "pardos", según los parámetros que usa el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

    No obstante, entre los 26 actores del reparto solo hay tres negros, y ninguno de ellos tiene un papel protagónico.

    No te lo pierdas: "Las afrodescendientes tenemos que escalar desde lo más bajo"

    Araújo, autor de los documentales "Raza" y "La negación de Brasil", que abordan precisamente este tema, dijo que se quedó "atónito" cuando vio el primer capítulo: "Representar una Bahía blanca es un acto de racismo; punto".

    Las críticas a Globo por tratar de "blanquear" el estado más negro de Brasil crecieron con fuerza y la cadena se vio obligada a emitir un comunicado pidiendo disculpas y justificando la ausencia de actores negros porque dos de las principales estrellas del país, Camila Pitanga y Taís Araújo, negras aunque de piel bastante clara, tenían otros compromisos y no pudieron participar.

    Este argumento causó aún más malestar, pues sugería que faltan buenos actores negros, como apuntó el especialista.

    "Es una falta de respeto a tantos profesionales excelentes; tanto en Globo como en el mercado hay una cantidad enorme de talentos, especialmente en la franja de edad más joven", comentó Araújo.

    La polémica no acabó aquí y entró incluso en el ámbito judicial; el Ministerio Público del Trabajo notificó a la cadena y recomendó cambios en el guion para "asegurar la participación de actores y actrices negras y promover la representación étnico-racial de la sociedad brasileña, especialmente en escenarios de población predominantemente negra".

    También propuso a la cadena otras 13 medidas, entre ellas elaborar un plan de acción para fomentar la igualdad de acceso a oportunidades y de remuneración de la población negra y la realización de un censo entre los trabajadores que prestan servicios a la empresa que tenga en cuenta la raza y el género.

    Te puede interesar: El peligro de ser negro en Brasil

    Para Araújo, esta medida sentó un precedente importante, aunque sugirió que una manera más efectiva de luchar contra la escasa visibilidad de los negros en televisión sería "tocar el bolsillo" de las grandes emisoras, bloqueando la publicidad estatal en caso de que no se respete la diversidad racial, por ejemplo.

    A pesar de las críticas a Globo por esta telenovela, Araújo reconoce que hubo importantes avances en la dramaturgia televisiva en los últimos tiempos y que los negros van saliendo poco a poco de los roles a los que estaban históricamente asignados (pobres, personal de servicio, narcotraficantes, etcétera).

    En la telenovela "El otro lado del paraíso", que precedió a "Segundo sol" en el horario de máxima audiencia, la actriz negra Erika Januza interpretaba a una jueza, por ejemplo, pero Araújo subrayó que el problema no es tanto el tipo de papel sino la insistencia en presentar al negro como si fuera una minoría racial.

    Te puede interesar: El 61% de los niños brasileños negros está por debajo del umbral de la pobreza

    Además, apuntó, si las cadenas no se modernizan por la vía de la responsabilidad social deberían hacerlo por puro interés económico, dado que el público más joven (que cada vez consume menos televisión y más productos a través de streaming en internet) empieza a demandar estos cambios.

    Las telenovelas, pese a su desgaste, siguen siendo toda una institución en Brasil, son una máquina de construcción del imaginario colectivo, una "narrativa vencedora" que para muchos millones de brasileños constituye su único consumo cultural, observó Araújo.

    También son el escaparate de Brasil en el mundo.

    Este país suramericano es la segunda potencia mundial en producción de telenovelas, detrás de México, y la exportación de estos productos audiovisuales a decenas de países ofrece cuantiosos ingresos al conglomerado de Globo, que en 2016 facturó 13.500 millones de reales (más de 4.000 millones de dólares). 

    Además:

    Presidente boliviano acusa a EEUU de promover el racismo y la exclusión
    Jugador brasileño a CNN: "El racismo en el fútbol ruso ya no existe"
    Ecuador defiende ante la ONU su política contra el racismo
    Etiquetas:
    racismo, televisión, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik