12:14 GMT +312 Diciembre 2019
En directo
    Miguel Díaz-Canel, presidente electo de Cuba

    Nuevo líder cubano hereda un Estado fuerte y una economía débil

    © REUTERS / Desmond Boylan
    América Latina
    URL corto
    0 12
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, investido el jueves en reemplazo de Raúl Castro (2008-2018), hereda un Estado poderoso, una economía débil y una población insatisfecha, dijeron a Sputnik expertos en el país caribeño.

    Díaz-Canel, que era hasta ahora primer vicepresidente del Consejo de Estado, fue nominado y votado como jefe de Estado por la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento) en una sesión de dos días que concluyó este jueves.

    Miguel Díaz-Canel, presidente electo de Cuba
    © REUTERS / Alejandro Ernesto/Pool
    Raúl Castro, de 86 años, se convirtió en presidente en 2008, luego de servir en forma interina por dos años a raíz de la renuncia por razones de salud de su hermano Fidel Castro, líder de la Revolución Cubana.

    Tras ser reelegido en 2013, Raúl Castro anunció que no buscaría otra reelección este año.

    Castrismo sobrevive a los Castro

    La era que tuvo a los hermanos Castro en el poder cambió de forma drástica todos los aspectos de la vida del país, con una política exterior que hizo hincapié en la independencia y la soberanía, dijeron los expertos consultados por esta agencia.

    El fin de la era Castro
    © AP Photo / Javier Galeano
    Pero el nuevo gobernante deberá lidiar con problemas sociales y económicos.

    "Sesenta años de poder absoluto dejan como legado un estado fuerte, una economía débil y una sociedad descontenta; también entrañan que el castrismo sobrevivirá a los Castro, especialmente porque el sistema de partido único (Partido Comunista de Cuba) sigue en pie y bajo la dirección de Raúl Castro como primer secretario general", dijo a Sputnik el profesor investigador Enrico Mario Santí, de la Claremont Graduate University de EEUU.

    Jorge I. Domínguez, profesor de ciencia política en la Universidad de Harvard, comentó a esta agencia que la economía cubana dejó de crecer a mediados de los años 80 y colapsó a inicios de los 90.

    "Pese a una recuperación sostenida desde entonces, (la economía) sigue rindiendo por debajo de lo esperado incluso para los estándares del Gobierno cubano; el grado de implementación de los cambios de política autorizados (conocidos como "actualización del modelo económico") también es insuficiente", dijo Domínguez.

    Lea también: Nuevo presidente en Cuba: ¿Pa' lo que sea, Canel?

    Para Carmelo Mesa-Lago, profesor emérito de economía en la Universidad de Pittsburgh, Cuba no logró aún un desarrollo sostenible y ha sido dependiente en gran medida de la ayuda externa.

    "El legado es dispar: hubo progresos muy significativos en materia de servicios sociales, pero luego de la crisis de 1990 (tras la disolución de la Unión Soviética) estos se deterioraron. Cuba ha defendido su soberanía. Lo peor es la economía, los niveles de producción están bien por debajo de los de 1989", dijo Mesa-Lago.

    Diferentes estudios muestran que en los últimos 10 años no hubo grandes avances en la economía: el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita y el consumo de los hogares no crecen significativamente desde 2006.

    En cuanto a la deuda, asciende a 18.000 millones de dólares, equivalentes a 22 por ciento del PIB.

    Cuba es una importadora neta de alimentos, pues adquiere en el exterior hasta 70 por ciento de la comida que consume la población.

    Elección sui generis

    La elección presidencial no se parece en nada a los modelos democráticos occidentales, porque en Cuba no existen fuerzas opositoras organizadas, y los votantes eligen a los diputados de la Asamblea y son estos los que designan al presidente.

    Esto no es nada nuevo, "sino que ha sido así desde hace décadas", explicó la profesora Susan Eckstein, de la Universidad de Boston.

    Según la Constitución Cubana, el presidente y los integrantes del Consejo de Estado son elegidos por los propios diputados luego de que una comisión especial se reúne con cada uno de los candidatos y envía la lista final para la votación del pleno.

    Relación con EEUU

    Las relaciones de Cuba y EEUU tienen pocas chances de mejoría, pues la administración de Donald Trump no está interesada en superar la crisis, según los expertos.

    "El Gobierno de Trump no muestra interés en sostener relaciones positivas con Cuba, así que no creo que un nuevo presidente cubano modifique el rumbo negativo que tomaron los vínculos desde que Trump asumió la presidencia", dijo William Leo Grande, vicerrector asociado del Departamento de Gobierno de la American University.

    También para Mesa-Lago será muy difícil que haya avances durante el mandato de Trump.

    "Cuba tuvo su gran oportunidad con la apertura de (el expresidente Barack) Obama y no pudo aprovecharla al máximo", dijo.

    Luego del triunfo de la Revolución Cubana en 1959, Washington cortó sus relaciones diplomáticas con Cuba y poco después le impuso un severo bloqueo económico que dura hasta la actualidad.

    Lea también: Raúl Castro: EEUU sanciona a quienes no se doblegan a sus designios

    En 2014, durante el mandato de Obama (2009-2017) los dos países iniciaron un proceso de normalización de relaciones, que se reanudaron en 2015 con la reapertura de las respectivas embajadas en Washington y La Habana.

    A partir de ese momento, las dos administraciones firmaron varios acuerdos que permitieron incrementar las relaciones culturales, comerciales y turísticas.

    Pero el bloqueo, que EEUU llama embargo, no fue levantado por el Congreso estadounidense.

    En junio de 2017, Trump ordenó revertir la política hacia Cuba impulsada por Obama.

    El 19 de septiembre el presidente estadounidense sostuvo que las sanciones vigentes contra Cuba no se levantarán hasta que el Gobierno cubano implemente reformas de fondo.

    El 8 de noviembre Washington anunció nuevas restricciones, que incluyen limitaciones a los viajes y a los negocios con la nación caribeña.

    Etiquetas:
    Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik