06:13 GMT +317 Diciembre 2018
En directo
    Un migrante venezolano en Brasil

    Migrantes venezolanos en Brasil se resisten a vivir en otras zonas que no sean la frontera

    © AP Photo / Eraldo Peres
    América Latina
    URL corto
    0 10

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Gobierno de Brasil lanzó un plan para distribuir de forma voluntaria a otras zonas del país a los miles de inmigrantes venezolanos que llegan al estado de Roraima (norte), informó a Sputnik la subjefa de Articulación y Control de la Casa Civil, Natália Marcassa.

    Sin embargo el proyecto se encontró con que muchos de migrantes prefieren seguir cerca de la frontera, afirma Marcassa.

    "Tuvimos dificultades para encontrar voluntarios para la primera remesa, hay muchos que quieren quedarse cerca de la frontera porque tienen familia en Venezuela, trabajan y van y vuelven… Los primeros tenían muchas dudas, preguntaban dónde está Sao Paulo (lugar adonde se los iba a realojar), no ha sido fácil", indicó Marcassa al detallar los esfuerzos de ese organismo estatal brasileño encargado de gestionar la inmigración venezolana.

    Lea más: Santos pide a CIDH que centre sus esfuerzos en promover derechos de migrantes venezolanos

    El Gobierno decidió comenzar a redistribuir inmigrantes venezolanos debido a que los centros asistenciales y otros servicios estaban desbordados en el estado fronterizo de Roraima.

    El proceso de "interiorización", como se le llama al plan de realojamiento, está siendo llevado adelante por el Gobierno brasileño junto con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y es totalmente voluntario; las autoridades localizan ciudades con plazas vacantes en albergues públicos y después sugieren a los venezolanos viajar a esos destinos.

    El 5 de este mes salió desde Roraima el primer vuelo de redistribución de venezolanos a otros puntos de Brasil.

    También: ACNUR, preocupado por el creciente número de refugiados venezolanos en Brasil

    Los primeros 270 se instalaron la semana pasada en Sao Paulo (sureste) y Cuiabá (capital del estado de Mato Grosso do Sul, centro-oeste), y próximamente otros viajarán a Campinas (estado de Sao Paulo) y Manaos (Amazonas, al norte).

    Los únicos requisitos son tener la documentación en regla (si no la tienen se les orienta con la Policía Federal) y la cartilla de vacunación completa, aunque si falta alguna inoculación la facilitan las municipales de Boa Vista, la capital de Roraima, que concentra el mayor contingente de venezolanos.

    Según Marcassa, "alrededor del 70%" de los venezolanos que aceptan la propuesta tienen un grado de educación básica completa y, en muchos casos, superior y, aunque su nivel de enseñanza en general es bueno, no llegan a las ciudades brasileñas de destino con un trabajo, aunque se espera que al arribar reciban apoyo y asesoramiento para conseguirlo.

    Además: Colombia comienza registro de migrantes venezolanos para priorizar atención humanitaria

    Este programa de redistribución no tiene ningún costo para los venezolanos y se financia con los 190 millones de reales (56,8 millones de dólares) que el ministerio de Defensa destinó a la asistencia de emergencia para los ciudadanos que dejaron Venezuela en los últimos meses.

    Aunque el flujo de inmigrantes no cesa, el número de venezolanos que entra sin registrarse ante las autoridades brasileñas ha caído drásticamente en los últimos meses gracias, sobre todo, a la nueva Ley de Migración brasileña (en vigor desde noviembre de 2017), que facilita los trámites para adquirir el permiso de residencia temporal.

    Marcassa remarca que la primera oleada de venezolanos pedía, principalmente, ingresar en calidad de refugiados, pero advierte que lo más probable es que el Comité Nacional para los Refugiados (Conare) desestime la mayoría de esas solicitudes por no encajar en las condiciones tipificadas: persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, grupo social específico u opinión política.

    Le puede interesar: Brasil detecta sarampión entre refugiados venezolanos en el norte

    Por ello remarca que es más útil pedir el permiso de residencia temporal, que otorga los mismos beneficios, los dos permiten trabajar y tener acceso a servicios públicos brasileños.

    "Es verdad que cuando se rechaza una petición de refugio el inmigrante pierde todos los beneficios y debe ser deportado, pero el Conare está sobrepasado y está juzgando muy poco, tardará mucho en dar respuesta, es muy probable que cuando sea juzgado el inmigrante ya tenga permiso de trabajo, así que el riesgo de deportación es muy bajo", afirmó.

    Según el Gobierno brasileño, entre 2015 y finales de febrero de este año un total de 38.000 venezolanos pidieron instalarse en Brasil, ya sea con una petición de refugio o de residencia temporal; la Policía Federal estima que el total podría ser de 50.000 personas si se tiene en cuenta a los que entraron sin registrarse.

    Marcassa resaltó que Brasil no es el destino prioritario de los venezolanos, ya sea por la barrera idiomática o porque no hay grandes ciudades en las áreas fronterizas, entre otros factores. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Los cancilleres de Brasil y de Colombia aseguran "puertas abiertas" a refugiados venezolanos
    Canciller colombiana visitará Brasil para tratar la crisis de los refugiados venezolanos
    Casa con refugiados venezolanos es prendida fuego en el norte de Brasil
    Etiquetas:
    preocupación, aumento, migrantes, Brasil, Venezuela