En directo
    América Latina
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — La operación realizada entre las fuerzas especiales de Argentina y Rusia para desmantelar una organización internacional dedicada al tráfico de cocaína que operaba en estos dos países y en Alemania fue de "altísima calidad", dijo a Sputnik el subjefe de Gendarmería Nacional Argentina, Federico Sosa.

    "Por la complejidad de la operación, el asumir la investigación de una organización en distintos países tan distantes, con idiomas diferentes, y el tema de la confianza, marca que ha sido una operación de altísima calidad, y marca el profesionalismo de Gendarmería, del Ministerio de Seguridad y del Servicio Federal de Seguridad de Rusia", señaló la autoridad.

    La operación duró un año y comenzó el 14 de diciembre de 2016, cuando el embajador ruso en Buenos Aires, Viktor Koronelli, se puso en contacto con la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, para alertarle sobre su sospecha de que un anexo de la sede diplomática estaba siendo usado para esconder droga, y ofreciendo cooperación para seguir el caso.

    Tras una investigación que incluyó escuchas telefónicas y tareas de inteligencia, se lograron incautar 389 kilos de cocaína distribuidos en 360 paquetes en valijas diplomáticas.

    El contenido de las valijas estaba valuado en aproximadamente 50 millones de euros. 

    "Hay una distancia muy importante de acá a Rusia, hay como 16 horas de viaje en avión, con lo cual no hay un vínculo directo ni un contacto frecuente entre las autoridades policiales y judiciales de ambos países (…) Esta es la primera oportunidad en la cual se trabaja de forma conjunta con el Servicio Federal de Seguridad ruso para desarticular la pata argentina y la pata que está instalada en Rusia", destacó Sosa.

    El contacto del embajador ocurrió cerca de la medianoche de ese 14 de diciembre de 2016, y la ministra convocó de inmediato a personal de GNA para evaluar el curso que debería tomar la operación.

    Bullrich decidió dar participación también al juez federal Julián Ercolini, quién también llegó al lugar y en un breve lapso decidieron qué acciones seguir debido a que, según explicó el embajador a las autoridades, a las 6 de la mañana comenzaba a trabajar el personal de limpieza de la sede diplomática.

    Antiguamente, la embajada rusa en Buenos Aires funcionaba en otro edificio, "y ahora se trasladó al lado en el mismo predio; en el edificio viejo ahora funciona una especie de escuela, donde se le da apoyo a los rusos que viven en Argentina en materia de aprender el español y a los funcionarios rusos", explicó la autoridad de Gendarmería.

    Le puede interesar: El tráfico de drogas, un flagelo que afecta a todos

    Sosa señaló que, si bien no se trata del edificio principal de la embajada, este se encuentra dentro del mismo predio, por lo que de todas formas se lo considera territorio ruso.

    "Contando con la anuencia del embajador, pudo ingresar personal de Gendarmería de forma discreta, se abrieron las valijas y se hizo un test de comprobación, llamado "narco test" donde se comprueba que efectivamente se trataba de cocaína", explicó el gendarme.

    Cuando Ercolini tomó conocimiento de la situación, solicitó que se remplazaran los 389 kilos de cocaína con harina, tal como se había previsto, para que la droga contenida en las valijas se trasladara al edificio Centinela de Gendarmería.

    "Esto se hizo porque podría haber sido muy fácil secuestrar la droga pero no podríamos haber avanzado en la desarticulación de la organización y eso fue lo que nos interesó realmente", afirmó Sosa.

    Trabajo conjunto

    Sosa resaltó que, a pesar de la distancia geográfica entre Rusia y Argentina, y de que no existiera un contacto frecuente entre las autoridades policiales y judiciales de ambos países, se pudo trabajar en conjunto para poder desarticular la organización delictiva.

    "Tomamos contacto con el Servicio Federal de Seguridad ruso y se iniciaron las investigaciones de campo; una vez que se remplazaron las valijas colocamos un sistema de cámaras para detectar en qué momento son movidas y empezamos a investigar a las personas que podrían tener vinculación con esto", señaló el funcionario.

    En el marco de este operativo se realizaron seguimientos, escuchas telefónicas y otras estrategias de investigación que permitieron llegar a que arribar había dos personas argentinas involucradas directamente.

    Le puede interesar: Putin descarta liberalizar el control del tráfico de drogas

    A su vez, el Servicio Federal ruso determinó que en su país habría cuatro personas que tendrían una vinculación directa con el caso.

    "A lo largo de este tiempo hubo varios intentos, por lo que se interpreta de las escuchas telefónicas, de trasladar la droga hacia Rusia; estos intentos fueron de alguna forma neutralizados hasta que de alguna forma se coordina con el Servicio ruso de que salgan como estaba establecido a través de la cobertura de valijas diplomáticas en un avión ruso que llegue a destino", explicó Sosa.

    Se constató que uno de los involucrados era Ali Abyanov, "un funcionario de la embajada de Rusia en Argentina" quien entre 2012 y 2015 se había encargado de trasladar la droga para la organización delictiva, pero que había dejado en Buenos Aires el cargamento de 389 kilogramos al tener dificultades para llevarlo a Europa, informó el Ministerio de Seguridad.

    Mientras, un empresario, cuyo nombre aún no fue divulgado pero es mencionado como el "Señor K" por los investigadores, era el encargado de facilitar el envío y la distribución de la droga desde el país sudamericano hacia Europa; al momento tiene pedido de captura internacional.

    Su contacto en Argentina era Iván Blizniouk, inspector de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

    Las valijas llegaron a Moscú y fueron a un depósito; las personas que las iban a retirar eran las involucradas en Rusia.

    "Estamos gratamente sorprendidos por la confianza con la que contamos con el Servicio Federal ruso, (con el) que, insisto, pese a que no teníamos mucho conocimiento ni mucho contacto, se estableció un fuerte vínculo de confianza que permitió que trabajemos a la distancia en forma conjunta; ellos vinieron dos o tres veces a Argentina, después se hizo el traslado de la harina, porque la cocaína había quedado en Argentina", explicó el funcionario.

    "Enviamos tres gendarmes un día antes de retirar las valijas con todo el apoyo del servicio federal ruso, que los alojó, los recibió y les permitió estar en la detención de los implicados en Rusia", añadió.

    Lea también: Argentina entra en una nueva etapa de relaciones con Rusia

    Sosa indicó estar "muy satisfecho" por la investigación, y señaló que "no tiene precedentes un operativo de esta magnitud".

    Además, el funcionario hizo énfasis en el hermetismo que existió durante los 13 meses de investigación, debido a que esto fue lo que determinó "la detención y puesta a disposición de la Justicia de las personas vinculadas a la organización".

    Detenciones

    Los arrestos en Rusia ocurrieron el 13 de diciembre de 2017, y allí estuvo presente la Gendarmería, debido a que se trataba de una entrega controlada.

    El 21 de este mes fueron detenidos los argentinos implicados; Blizniouk no se encontraba en el país y fue arrestado apenas llegó.

    "La gente nuestra tuvo la oportunidad de comprobar que efectivamente se los detuviera, eso es muy positivo porque ratifica la confianza de las fuerzas; después se detiene el 21 de febrero al policía argentino porque no estaba en el país y ya tenían la orden de captura; apenas aterrizó en el país volviendo de Italia se procede a la detención de esa persona y del otro implicado argentino", señaló Sosa.

    "Señor K"

    El empresario apodado "Señor K" al momento tiene pedido de captura internacional.

    Sosa dijo a esta agencia que esa persona "estuvo en dos o tres oportunidades en el país tratando de ver la forma de transportar la carga".

    La autoridad destacó la importancia de que la organización vinculada al narcotráfico nunca se diera cuenta de que la cocaína había sido suplantada, y señaló que eso "habla del profesionalismo" del procedimiento.

    Sobre el llamado Señor K, "estimamos que en un breve plazo va a caer también detenido y ser sometido a la justicia", indicó Sosa.

    Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Rusia elogió en un comunicado el alto nivel de cooperación entre fuerzas especiales de Rusia y Argentina durante la operación.

    Además:

    Compañías ferroviarias de Rusia y Argentina firman memorando de cooperación
    Rusia-Argentina: perspectivas de cooperación militar
    Rusia acusa a EEUU de promover la legalización de las drogas
    Etiquetas:
    drogas, Gendarmería Nacional de Argentina, Argentina, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik