Widgets Magazine
02:57 GMT +322 Septiembre 2019
En directo
    Grafiti de ELN

    Presidente colombiano suspende quinto ciclo de negociaciones de paz con guerrilla del ELN

    © REUTERS / Jaime Saldarriaga
    América Latina
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, suspendió el quinto ciclo de negociaciones de paz con la guerrilla ELN (Ejército de Liberación Nacional) a raíz del atentado del pasado sábado contra una comisaría que dejó siete policías muertos y unos 40 más heridos.

    "He tomado la decisión de suspender la instalación del quinto ciclo de conversaciones que estaba previsto para los próximos días, hasta que no vea coherencia por parte del ELN entre sus palabras y sus acciones", dijo Santos en una alocución televisada.

    El presidente colombiano señaló que "el quinto ciclo de conversaciones se instalará cuando el ELN haga compatible su conducta con la exigencia de paz del pueblo colombiano y de la comunidad internacional".

    Asimismo, Santos agregó que su Gobierno "ha sido generoso y ha mostrado su voluntad de paz", pero destacó que "los hechos son tozudos" y el comportamiento del ELN ha empezado a colmar su paciencia y la del pueblo colombiano, que tiene "sus límites".

    El jefe de Estado también indicó que había ordenado a las Fuerzas Armadas y a la policía "seguir cumpliendo sus deberes constitucionales con la máxima determinación" y mantener la lucha contra el ELN, última guerrilla activa en Colombia.

    "Se combate el terrorismo con toda contundencia como si no hubiese negociación de paz, y se negocia como si no hubiese terrorismo", dijo Santos.

    Le puede interesar: ELN pone condiciones al cese del fuego

    El presidente dijo seguir así la "doctrina Rabin", en referencia al dos veces primer ministro israelí Isaac Rabin (1974-1977 y 1992-1995), quien firmó con los palestinos los Acuerdos de Oslo en 1993.

    El Gobierno no confirmó aún que el ELN haya sido responsable del atentado del pasado 27 de enero en Barranquilla (norte) cuando un grupo de policías llevaba a cabo su formación matutina en la comisaría del barrio San José, un sector residencial en el sur de esa ciudad.

    En el hecho cuatro efectivos murieron de forma inmediata, mientras que otros tres fallecieron en las últimas horas en el hospital y cerca de 40 más presentan lesiones.

    Un hombre fue capturado y procesado por la fiscalía,  mientras las autoridades buscan a otros sospechosos, de quienes se desconoce si hacen parte del ELN.

    Comunicado

    Durante el fin de semana se difundió un comunicado del Frente de Guerra Urbano Nacional – Comandante en Jefe Camilo Torres Restrepo atribuyéndose la autoría del ataque.

    Sin embargo, el equipo negociador de paz del ELN se limitó a contestar a periodistas el 28 de enero por la noche en un mensaje de WhatsApp que “para los que solicitan información sobre la acción en la ciudad de Barranquilla, informamos que sabemos lo mismo que ustedes a través de los medios y comunicados ya que el Frente de Guerra Urbano es otra estructura del ELN y hasta la fecha no hemos tenido comunicación interna”.

    En el comunicado, el Frente de Guerra Urbano asegura que actuó en respuesta a la “represión brutal a las legítimas protestas ciudadanas”, a los trabajadores informales y a los consumidores de drogas por parte de la fuerza pública de Barranquilla, “demostrando que su función es defender los intereses de los ricos y poderosos”.

    Lea más: Guterres se muestra preocupado por atentados de ELN en Colombia y pide retomar el diálogo

    Así, el Frente de Guerra Urbano, “en ejercicio legítimo de su derecho a la rebelión, realizó la siguiente acción militar: a las 6.40 am (11:40 GMT) de hoy 27 de enero se atacaron fuerzas policiales de la estación San José, en el sur de Barranquilla, capital del departamento de Atlántico. Resultados: 5 policías muertos y 43 más heridos. Fuerza guerrillera sin novedades”.

    El texto concluye afirmando que “como ELN, persistimos con la misma determinación en la solución política al conflicto social y armado que vive el pueblo colombiano, en un diálogo de paz que atienda las voces de los más necesitados y excluidos”.

    El ELN y el Gobierno colombiano mantienen diálogos públicos de paz en Quito desde febrero de 2017 con miras a poner fin a un conflicto armado que comenzó en 1964.

    En el marco de esas negociaciones ambas partes pactaron un cese del fuego bilateral de 101 días que finalizó el 9 de enero último, pero pasada la medianoche de ese día, el ELN retomó acciones contra la infraestructura petrolera y contra unidades de la policía y del ejército.

    El ELN sostuvo además que la fuerza pública no había cesado su hostigamiento, incluso durante la tregua.

    El presidente Santos llamó a "consultas" al jefe negociador del Gobierno, Gustavo Bell, que debió regresar de Quitoel pasado 10 de enero, justo cuando estaba prevista la instalación de la quinta ronda de negociaciones de paz, congelada desde entonces.

    La semana pasada Bell regresó a Quito para intentar destrabar las negociaciones y acordar un nuevo cese del fuego bilateral.

    La Organización de las Naciones Unidas y las comunidades y organizaciones sociales, políticas y de Derechos Humanos que conforman la Veeduría Social al Cese al Fuego Bilateral y Temporal de Carácter Nacional han instado a las partes a volver a sentarse a la mesa y pactar una nueva tregua.

    Además:

    Santos se reúne con jefe negociador de paz con ELN y prevé pronunciamiento tras atentado
    Presidente colombiano insiste en la necesidad de alcanzar un nuevo cese del fuego con ELN
    Denuncian nuevo desplazamiento forzado en Colombia por enfrentamientos armados
    Etiquetas:
    negociaciones, suspensión, Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, Juan Manuel Santos, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik