En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — El ministro del Interior de Colombia, Guillermo Rivera, dijo que los dos militantes de la FARC que fueron asesinados en una región del noroeste del país no tenían medidas de protección porque no se había determinado que presentaran algún nivel de riesgo.

    "Estos dos excombatientes de las FARC que fueron asesinados no tenían medidas de protección porque la comisión que evalúa el nivel de riesgo de excombatientes de las FARC (…) no había estimado que ellos tuvieran un nivel de riesgo ni que requirieran alguna medida de protección especial", dijo Rivera en diálogo con la emisora local Caracol Radio.

    Sin embargo, Rivera señaló que esa situación obligará a revisar los programas de seguridad para los excombatientes de la ahora desmovilizada guerrilla de las FARC (convertida en partido político de izquierda), de manera que ese tipo de hechos no se repitan.

    "Vamos a tomar decisiones para ajustar protocolos e impedir que hechos de esa naturaleza se vuelvan a presentar", indicó Rivera, quien agregó que el Gobierno no puede permitir que a los excombatientes de las FARC, a quienes se les ofreció "garantías de seguridad para que puedan desarrollar su actividad política", sean asesinados.

    Asimismo, recordó que según estudios oficiales, 700 exintegrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (paramilitares) fueron asesinados en su proceso de desmovilización tras la firma del acuerdo con el Gobierno en 2006, mientras que en el caso de FARC, 25 excombatientes han sido asesinados y nueve más están en proceso de verificación tras la firma del armisticio, en noviembre de 2016.

    La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC, partido de izquierda surgido tras la desmovilización de la guerrilla) denunció el miércoles que dos militantes de esa organización fueron asesinados en la noche del 16 de enero en el municipio de Peque, en Antioquia (noroeste), cuando preparaban un encuentro con la comunidad para un mitin político.

    Lea más: Fiscalía de Colombia imputará cargos a militar y policía por masacre de siete campesinos

    Aunque la FARC dijo que desconoce a los autores del homicidio, el Gobierno cree que pudo ser parte de la banda criminal y narcotraficante del Clan del Golfo (disidencia paramilitar), que tiene presencia en la zona.

    Desde la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y FARC un total de 36 exguerrilleros y trece familiares de estos han sido asesinados en Colombia "por parte de actores armados que buscan desestabilizar la implementación de los acuerdos de paz", señaló ese partido tras hacer la denuncia del doble asesinato.

    El mismo fue condenado y rechazado por la Organización de Naciones Unidas en un Comunicado emitido en la noche del miércoles.

    "La Misión de Verificación de la ONU expresa su grave preocupación por este hecho, el cual constituye el primer atentado mortal en el marco del proceso electoral de 2018", precisó el organismo, en alusión a los comicios electorales que se llevarán a cabo en el país en marzo para escoger a los integrantes del Legislativo y en mayo para elegir al nuevo presidente.

    Así mismo la misión exhortó a que se tomen "todas las medidas necesarias" para garantizar el libre ejercicio de los derechos políticos durante el proceso electoral. 

    Además:

    Indígenas de Colombia denuncian nuevo asesinato en el noroeste del país
    Disidentes de exguerrilla de las FARC atacan patrulla de policía en centro de Colombia
    Gobierno de Colombia insta a ELN a escuchar a la ONU y regresar a mesa de negociaciones
    FARC radicará ante la ONU solicitud de protección a Acuerdo de Paz
    Etiquetas:
    guerrilla, crisis, asesinato, militantes, FARC, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook