En directo
    América Latina
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — La Orden de las Amistad fue impuesta al historiador de La Habana, Eusebio Leal, en una ceremonia solemne en la embajada de Rusia en Cuba, por decisión del presidente de la nación eurasiática, Vladímir Putin.

    "Nos convoca hoy un acontecimiento genuinamente singular: condecorar, por decisión del Presidente de la Federación de Rusia al doctor Eusebio Leal, historiador de la Ciudad de La Habana, con la Orden de la Amistad", expresó el embajador, Mijail Kaminyn, al pronunciar las palabras de elogio ante altos cargos estatales y gubernamentales cubanos, representantes del cuerpo diplomático acreditado, artistas e intelectuales y otros invitados.

    ​El diplomático valoró a Leal como uno de los intelectuales más importantes de la Revolución cubana, acreedor de un sólido prestigio en los ámbitos académico y social, conquistado a fuerza de talento, sapiencia y sensibilidad que han generado una prolífica obra.

    Kaminyn destacó que "su trayectoria, su actuación en la Isla y fuera de ella, han hecho de él, de su pensamiento y labor una presencia insustituible en cualquier recuento de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI".

    Significó el embajador que Eusebio Leal es acreedor de incontables premios, reconocimientos y condecoraciones nacionales y extranjeras por ser un acucioso pensador, creador original y consecuente ante los inmensos retos y desafíos que ha tenido que enfrentar.

    El jefe de la legación diplomática rusa enfatizó en el aporte de Leal en el rescate de la capital cubana al frente de la Oficina del Historiador de la Ciudad, "la gran misión que le impuso la historia, y donde su impacto, gracias a su constancia, rigor y afanes profesionales, es palmario".

    Le puede interesar: "Muestra de cine ruso en Cuba fortalece lazos entre ambos países"

    Indicó Kaminyn que el quehacer de Leal ha devenido sinónimo de garantía de salvación y futuro, y destacó que a lo largo del tiempo ha sido y es amigo sincero de Rusia, lo cual ejemplificó con su papel en la edificación del primer templo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la cuenca del Caribe y uno de los más grandes en el hemisferio occidental.

    Recordó que a la altura del último decenio del siglo XX, "por razones conocidas", se produjo a raíz de la desaparición de la extinta Unión Soviética un distanciamiento entre ambos países que parecía irreversible.

    "Pero fue entonces cuando el líder histórico de la Revolución cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el actual Patriarca Kirill, titular en aquel momento de Relaciones Eclesiásticas Internacionales del Patriarcado de Moscú —explicó—, acogieron con beneplácito la idea de erigir en pleno corazón de la capital un templo de la Iglesia Ortodoxa Rusa".

    Kaminyn subrayó que ese reto fue asumido por especialistas de la Oficina del Historiador de la Ciudad, y desde los primeros momentos, a finales de la década de 1990, con la colocación de la primera piedra y más tarde los comienzos de las obras y la consagración del templo en octubre de 2008, la labor desplegada por Leal fue invaluable, "aunando voluntades, salvando escollos, entregándose en cuerpo y alma a tan noble obra".

    "En el Templo del Icono de Nuestra Señora de Kazán, hito trascendental en la armonización de los nexos entre Rusia y Cuba, símbolo eterno de la amistad, la fraternidad y el amor entre los pueblos ruso y cubano, estará por siempre su impronta, la huella del enorme calibre humano que usted tan natural y modestamente lleva en su ser", dijo el embajador, dirigiéndose al historiador condecorado.

    ​Leal, por su parte, agradeció este reconocimiento con emocionadas palabras en las que disertó acerca de la historia y la cultura milenaria de "la Gran Nación", a la que llegó por primera vez en 1969.

    En su intervención, el historiador de La Habana recordó la resistencia de Rusia contra los invasores extranjeros en distintas etapas de la historia, y en particular significó su papel en la derrota del fascismo en la Gran Guerra Patria (1941-1945).

    Igualmente, retribuyó la contribución solidaria de la Unión Soviética como factor que permitió la permanencia de la Revolución sin claudicar ante las presiones de sus enemigos.

    Leal  afirmó que la Orden de la Amistad refleja vínculos que resultan imborrables.

    "Refleja nexos que viven distintos momentos, distintas intensidades a lo largo del tiempo, pero que dejó y deja en la historia de la cultura, del arte, del pensamiento, del quehacer revolucionario, las luchas de los trabajadores y los campesinos, de  la Revolución misma, una huella  que nada ni nadie puede borrar", expresó en diálogo con algunos medios de prensa entre los que se encontraba Sputnik.

    Le puede interesar: Cuba, el aliado más seguro para Rusia en Latinoamérica

    Al referirse al mandatario ruso, Vladímir Putin, enfatizó en que “en medio de un caos ha sacado el espíritu de la nación, ha encendido nuevamente la llama del culto a un pasado que el mérito que tiene es que ahora es integral porque incorpora, como él ha dicho, las tradiciones de Rusia”.

    En su reflexión comentó que la expresión Rusia Santa se invocó en el momento en que los fascistas alemanes estaban entrando y se insistía en que los bárbaros no podían pisar el suelo sagrado de la Rusia cristiana.

    Sobre el Templo del Ícono de Nuestra Señora de Kazán, construido en La Habana Vieja, subrayó que es un componente de una espiritualidad del pueblo que el líder de la Revolución, Fidel Castro, le ordenó construir y que llevara ese mensaje al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

    "De esa aprobación nació ese bello templo, y ahora uno ve llegar a la Flota rusa y a los marinos que van allí y no caben en el templo, algo muy bonito porque se ve cómo el tiempo es capaz de mutar las cosas para bien".

    Al retomar el tema de los nexos entre ambos pueblos, insistió en que durante décadas se establecieron lazos incluso familiares a partir de cubanos que se casaron en Rusia, tuvieron hijos que fueron además cristianizados en la ortodoxia y hoy se reúnen en el templo de La Habana Vieja.

    "También hay una historia anterior, una historia cultural, cómo se puede hablar de literatura sin la lectura, sin la poesía, sin el arte ruso desde Andréi Rubliov hasta Iliá Repin, es imposible, está en todo", dijo.

    Agregó Leal que tampoco se puede borrar la historia de la revolución social ni el de período soviético con sus luces y sus sombras porque la historia ha pronunciado su fallo, "y lo cierto es que no se puede ni se debe borrar, se ha de explicar".

    La Orden de la Amistad es una condecoración creada el 2 de marzo de 1994 que se otorga por decisión del jefe del Kremlin por méritos en el fortalecimiento de la cooperación entre los pueblos, por una fructífera actividad encaminada a unir y enriquecer las culturas de las naciones y las comunidades étnicas.

    Igualmente, para el otorgamiento de esta condecoración se tiene en cuenta una activa labor encaminada a preservar, multiplicar y popularizar el legado histórico y cultural de Rusia. 

    Además:

    La 'Cuba real', vista por un ruso y un norteamericano
    Los Lada rusos vuelven a Cuba
    Rusia prevé instalar en Cuba dos observatorios astronómicos
    Etiquetas:
    orden, Eusebio Leal, La Habana, Cuba, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook