01:24 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente brasileño

    El futuro de Lula y las elecciones, los desafíos de Brasil para 2018

    © REUTERS / Ueslei Marcelino
    América Latina
    URL corto
    Los acontecimientos que marcaron el año 2017 (57)
    0 01
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El futuro del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y las elecciones presidenciales de octubre marcarán el año 2018 en Brasil, mientras el presidente Michel Temer se despide de su Gobierno intentando aprobar las últimas reformas con la economía dando señales de recuperación.

    En su mensaje navideño divulgado en las redes sociales Lula pedía que 2018 fuera el de "retomar la esperanza y la confianza" pero el año político empezará en realidad el 24 de enero, con el juicio que lo sentará en el banquillo y podría llevarlo a la cárcel por corrupción.

    Ese día el Tribunal Regional Federal de la 4 Región, en Porto Alegre (sur), decidirá si refrenda en segunda instancia la condena que el juez de la Operación Lava Jato, Sérgio Moro, impuso al líder izquierdista: nueve años y medio de cárcel.

    Moro consideró que Lula cometió un delito de corrupción pasiva al recibir un apartamento de lujo de manos de la constructora OAS como forma de soborno dentro de la trama de la empresa semiestatal Petrobras.

    Si los magistrados confirman la sentencia Lula podría verse obligado a ir a la cárcel y no podría disputar las elecciones.

    Lea más: "Siempre hay tiempo de arrepentirse", dijo Lula a los brasileños que apoyaron impeachment

    Sin embargo, el debate jurídico está abierto y sus abogados consideran que caben recursos ante el Tribunal Superior de Justicia y el Tribunal Supremo Federal para que, a pesar de una eventual condena, Lula pueda ser candidato.

    De momento, el opositor Partido de los Trabajadores asegura de puertas para afuera que no hay una alternativa, porque confía en la inocencia de Lula, añadiendo además que es el favorito en todas las encuestas.

    Según la encuesta más reciente, divulgada por el instituto Datafolha el 2 de diciembre, Lula tiene el 34% de las intenciones de voto, seguido del líder ultraderechista Jair Bolsonaro, con el 17%.

    Le puede interesar: El poder financiero se activa contra Lula

    Bolsonaro, del Partido Social Cristiano y conocido como el "Trump brasileño", podría ser la sorpresa de 2018, según diversos analistas políticos, que remarcan que representa lo "nuevo" y podría beneficiarse de la ola conservadora que barre el mundo.

    Si finalmente Lula se ve impedido de presentarse a las elecciones, se especula con que apoye a algunos dirigentes de su partido, como el exalcalde de São Paulo (sur), Fernando Haddad, o el exgobernador del estado de Bahía (noreste), Jacques Wagner.

    Mientras se perfilan los detalles de la contienda electoral, en el Palacio del Planalto (sede del Gobierno) reina la tranquilidad después de meses convulsos en los que Temer tuvo que enfrentarse a dos denuncias por corrupción que casi lo apartan del cargo.

    Con ese trance superado, el líder del conservador Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) centra ahora sus esfuerzos en aprobar reformas económicas pendientes, en especial la del sistema de pensiones.

    Ese proyecto, encallado desde hace casi un año por falta de apoyos en el Congreso, prevé establecer por primera vez una edad mínima para la jubilación (65 años para los hombres y 62 para las mujeres) y elevar el número de años necesarios de cotización para cobrar la pensión completa.

    La propuesta es impopular y los aliados de Temer recelan de darle su apoyo justo en vísperas de la carrera electoral, por miedo a verse penalizados en las urnas.

    Además: Ministro de Trabajo de Brasil presenta su dimisión para lanzarse como candidato en 2018

    El Gobierno de Temer, no obstante, moviliza la maquinaria del Estado para presionar a los diputados y exhibe las cifras de la recuperación económica como una garantía, puesto que se espera que 2017 termine con un crecimiento del 0,89% del Producto Interno Bruto (PIB), según el Banco Central de Brasil.

    Para 2018 se espera que la recuperación sea más efectiva; según el último boletín divulgado por el Banco Central el 26 de diciembre el mercado financiero espera que el PIB crezca un 2,68%, cuatro décimas más que la previsión de la semana anterior.

    Lea también: "Señor Temer, aproveche su impopularidad y haga todo lo que Brasil necesita"

    El clima de optimismo que se vive en el Ejecutivo no se contagia tan rápidamente a la opinión pública, que aún sufre con el alto desempleo y otorga al presidente Temer bajas cifras de popularidad.

    El 74% de los brasileños consideran que su Gobierno es malo, mientras 6% lo definen como bueno, según la encuesta más reciente del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), divulgada el pasado 20 de diciembre.

    A pesar de los bajos índices de satisfacción, la cifra da un respiro a Temer, que llegó a contar apenas con un 3% de aprobación, el peor marcador para un presidente en la historia democrática de Brasil. 

    Tema:
    Los acontecimientos que marcaron el año 2017 (57)

    Además:

    Juicio en segunda instancia contra expresidente brasileño Lula será el 24 de enero
    Expresidente brasileño Lula realiza tercera caravana con miras a elecciones de 2018
    Tribunal brasileño mantiene bloqueo de $5 millones del expresidente Lula
    Juez brasileño de Operación Lava Jato dice ser víctima de "ataques sucios"
    La Fiscalía brasileña pide apartar del Senado a la presidenta del partido de Lula por corrupción
    Etiquetas:
    corrupción, acusaciones, campaña electoral, expresidente, Operación Lava Jato, Michel Temer, Luiz Inacio Lula da Silva, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik