En directo
    Soldado y las policías en Bogotá, Colombia (archivo)

    Dos años terribles para los movimientos sociales de Colombia

    © REUTERS / John Vizcaino
    América Latina
    URL corto
    0 30

    BOGOTÁ (Sputnik) — Entre 2016 y 2017, la violencia selectiva terminó con la vida de 206 líderes sociales de Colombia, justo cuando el país se debate en dolores de parto de una pacificación a la que aún se oponen poderosas fuerzas.

    "Tenemos contabilizados 206 casos desde el 1 de enero de 2016 al día de hoy (…), lo que pasa es que tenemos muchos líderes sociales y la capacidad del Estado no alcanza a darle medidas de seguridad a todos", justificó el defensor del Pueblo de Colombia, Carlos Alfonso Negret, en una declaración a un grupo de medios, incluida Sputnik.

    Pero en 2017, estos crímenes cuyas víctimas son dirigentes indígenas, negros y campesinos, subieron 30% respecto del año pasado, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

    Mientras, se contabilizan más de 190 amenazas de muerte y más de 480 violaciones de derechos humanos, de acuerdo con el movimiento de izquierda Marcha Patriótica.

    "Es un guarismo que no para de crecer, porque mientras hablamos del tema puede estar siendo asesinado otro líder social, lo que también hace que cada organismo y el Gobierno manejen cifras diferentes", dijo el analista Luis Fernando Londoño, director del Centro de Análisis y Asuntos Públicos.

    El presidente Juan Manuel Santos, por ejemplo, cifró en 111 los asesinatos de activistas y defensores entre 2016 y este año.

    Para Londoño, esta violencia expone "la debilidad del Estado para asegurar su presencia en los territorios".

    Esta ausencia se volvió patente luego de que el Gobierno firmara la paz en noviembre del año pasado con la exguerrilla FARC, pues esta dejó las armas, se desmovilizó y se convirtió en partido político, dejando así el control que ejerció durante décadas en muchos territorios rurales y aislados en los que la presencia estatal sigue sin existir.

    Lea más: Organizaciones sociales de Colombia inician paro nacional ante ola de asesinatos

    "Así las cosas, los asesinatos de líderes no son un coletazo del proceso de paz, sino más bien una expresión de la ausencia de justicia y autoridad en los territorios", enfatizó el analista.

    Origen

    La violencia contra quienes protestan y se organizan pacíficamente no es nueva en Colombia, aunque ha tenido fases agudas.

    Entre la década de 1980 y 1990, unos 5.000 adherentes y dirigentes del partido Unión Patriótica (UP) fueron asesinados por paramilitares que actuaban en connivencia con agentes del Estado.

    Sin embargo, desde esas décadas no se registraban asesinatos sistemáticos como los cometidos durante la implementación del acuerdo de paz, precisa el informe "Panorama de violaciones al derecho a la vida, libertad e integridad de líderes sociales y defensores de derechos humanos en 2016 y primer semestre del 2017".

    No se lo pierda: Estos son los avances y retrocesos de un año de paz en Colombia

    Este documento de 103 páginas, redactado por el Centro de Investigación y Educación Popular, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, el Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia y la Comisión Colombiana de Juristas, da cuenta de que el año pasado se cometieron 98 homicidios y tres desapariciones forzadas de activistas y defensores de derechos humanos, varios de ellos en las zonas más afectadas por el conflicto.

    Sin embargo, el Gobierno argumenta que buena parte de esos homicidios son hechos aislados no relacionados con el proceso de paz.

    "Las alertas sobre muertes de líderes sociales las han hecho las comunidades mismas y se trata de hechos sistemáticos, los muertos han aparecido en las regiones donde históricamente ha habido grupos al margen de la ley que amenazan a las comunidades, por lo que no se trata de hechos aislados", dijo el integrante del movimiento Voces de Paz, Jairo Rivera, que representa a la FARC en el Congreso.

    Autores y regiones

    Para Marcha Patriótica, 19% de estas violaciones a los derechos humanos son achacables al grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas de Colombia, pero casi 70% de los homicidios de líderes sociales no ha sido atribuido aún a un grupo específico.

    "La gran mayoría de estos asesinatos está en el microcosmos delictual; hemos hecho todo el esfuerzo investigativo (…) y no hemos encontrado un designio o un perpetrador mayoritario", dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, a la emisora Blu Radio.

    Rivera observó que, ante tal cantidad de asesinatos, el Gobierno y la Fiscalía "pueden argüir que hay algunos que tienen motivos diferentes a los políticos, pero es evidente que una buena proporción de ellos tienen un motivo vinculado al conflicto".

    El "Panorama de violaciones…" sostiene que hay una preocupante coincidencia de parte de estos crímenes con los municipios designados para implementar los Programas de Desarrollo Rural con Enfoque Territorial, previstos en el acuerdo de paz y que requieren la promoción política y la participación de la población local.

    El seguimiento realizado por Marcha Patriótica indica que 92% de las agresiones son contra comunidades y la mayoría en los departamentos de Cauca (suroeste), Chocó (noroeste), Valle (suroeste) y Antioquia (noroeste).

    Más: Asociación de campesinos de Colombia pide a Gobierno que castigue a asesinos de líderes

    Cauca es el territorio de mayor riesgo para activistas, en especial indígenas y campesinos que aportan el mayor número de víctimas.

    Sin embargo, la alerta crece cada vez más en Chocó, escenario del desplazamiento forzado de unas 10.000 personas, comunidades confinadas y amenazas a dirigentes locales desde que se firmó la paz, según Amnistía Internacional.

    Reacciones

    El Gobierno estima que estos asesinatos hacen parte de un proceso de posconflicto que se esperaba violento, en particular por la puja de grupos que se disputan los territorios dejados por la FARC.

    Como "plan de contingencia", el Poder Ejecutivo anunció el despliegue de 62.000 agentes del ejército y la policía en 67 municipios, a fin de observar "los riesgos del narcotráfico, grupos armados ilegales y bandas criminales".

    Pero el Estado no ha suministrado protección ni escoltas para las potenciales víctimas, pese a que muchas habían sido amenazadas. 

    Además:

    Gobierno colombiano reitera que brindará seguridad a líderes sociales
    Canciller venezolano: la pesadilla de Colombia es el asesinato de líderes sociales
    ACNUR, preocupada por ola de asesinatos de líderes sociales en Colombia
    Etiquetas:
    asesinato, seguridad, líderes, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik