02:29 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Policía protege el edifício del Tribunal Supremo Electoral de Honduras, en Tegucigalpa

    "Escrutinio especial en Honduras es clave"

    © REUTERS / Jorge Cabrera
    América Latina
    URL corto
    Incertidumbre en torno a las presidenciales en Honduras (101)
    120
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Un paso importante para resolver la crisis en Honduras es el escrutinio especial que realiza el TSE en 4.753 mesas electorales cuyas actas no fueron transmitidas en la noche del comicio, dijo a Sputnik el director del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD) en el país centroamericano, Miguel Calix.

    "Ese conteo del TSE va a ayudar a que se resuelva esta crisis; es comprensible la indignación popular, ya que hay una sensación de que se hizo trampa, de que hubo fraude, y lo cierto es que hasta ahora no ha habido una prueba concluyente de que no fue así", señaló el responsable de NIMD, que tiene como objetivo fortalecer la democracia en Honduras y otros países.

    Ese conteo especial del TSE con presencia de observadores se extenderá por cuatro días.

    Casi dos semanas después de que se celebraran los comicios generales, Honduras sigue sin saber quién será su presidente durante los próximos cuatro años, lo que ha provocado denuncias de fraude y protestas.

    En opinión de Calix, no solo quien alega fraude debe probarlo, sino que el TSE tiene la obligación de demostrar que su procedimiento fue correcto.

    "Tenemos un sistema muy vulnerable y débil que se presta a que haya manipulación en las mesas (electorales), a que haya dudas en la elaboración y sumas de actas, pero no me atrevería a decir que hubo fraude", aclaró.

    Lea más: Cuatro claves de las elecciones en Honduras

    El director del NIMD explicó que todos los partidos políticos hondureños reciben una copia física del acta que se transmite desde las mesas electorales y que se mandan a Tegucigalpa, y esa tiene que ser la prueba que se debe presentar para evidenciar el fraude, observó.

    "Si no hay consistencia entre los datos de las actas con el resultado que tiene el TSE en su sistema y que está divulgando, entonces se deben contar esos votos y demostrar que en esa acta hubo una irregularidad y que por tanto se puede anular parcial o totalmente la elección", agregó Calix.

    Situación inédita

    El abogado recordó que esta es la primera vez que el país vive una situación electoral de este tipo desde que en 1980 se produjera la restauración democrática, pues los partidos políticos "nunca antes habían pedido contar todas las actas, cuestionado resultados e impugnado acta por acta".

    Por otro lado, lo más positivo de este proceso electoral es que la población no se ha conformado con cualquier explicación, y los observadores internacionales están realizando una labor importante al analizar todas las irregularidades registradas, estimó.

    "Por primera vez la gente no acepta las explicaciones solo porque las dice o niega alguien, sino que está pidiendo a cada actor político que presente evidencia y los observadores también están invitando a que los partidos presenten pruebas de cualquier irregularidad", indicó.

    Esa indignación ciudadana, continuó, es un despertar, pues el país necesita reformas, más diálogo entre los actores políticos para que haya más transparencia, respeto a la ley y a los valores democráticos.

    Lea más: Elecciones en Honduras bajo la lupa

    Asimismo, aseguró, la actual ley electoral, que entró en vigor en 2004, no se ha adaptado a la nueva realidad político-partidaria del país, "que no solo está conformada por nuevas fuerzas, sino por una población para la cual la transparencia es más importante que nunca", añadió.

    Diversos problemas

    La indignación de la ciudadanía se produjo debido a las irregularidades que se dieron el 26 de noviembre, ya que cuando se llevaban escrutadas 57% de las mesas electorales, el candidato opositor Salvador Nasralla tenía una ventaja de cinco puntos sobre el actual presidente, Juan Orlando Hernández, pero tras anunciar un fallo en el sistema, el TSE dijo que el mandatario había revertido la tendencia en su contra y superaba por unos pocos miles de votos a su contrincante.

    En la noche de la elección, sostuvo Calix, el TSE debería haber dado reportes parciales antes de la primera encuesta a boca de urna y explicar que se iba a llegar a un punto en el que no se iban a poder transmitir datos porque el sistema se satura, explicó.

    Muestra de ello es que en el simulacro que se realizó en días previos a la elección solo se logró transmitir el 71%, dijo.

    "Era necesario esperar el ingreso de datos hasta el final y ya con el 100% de datos se podía dar un ganador", explicó Calix, quien criticó que en el país exista una tradición "interesada" que siempre fue declarar lo más pronto posible un ganador.

    Además, añadió, el TSE ya venía con un "déficit de credibilidad" debido a su composición partidaria, ya que existe una "mayoría de los partidos tradicionales y una notoria influencia del Partido Nacional (que lidera el presidente) y desde antes de la elección la oposición cuestionó el rol imparcial de este tribunal y se dijo que si ganaba Hernández lo iba a hacer de manera fraudulenta", explicó a esta agencia.

    Otro elemento que añadió incertidumbre fue que la empresa encargada de transmitir los datos cambiara tan solo seis meses antes de la elección.

    Más de seis millones de hondureños fueron convocados a votar el 26 de noviembre para elegir al presidente, a tres vicepresidentes, 128 diputados y suplentes, 298 alcaldes y 20 miembros del Parlamento Centroamericano.

    Tema:
    Incertidumbre en torno a las presidenciales en Honduras (101)

    Además:

    Poder electoral de Honduras acepta las recomendaciones de la OEA sobre los comicios
    OEA no descarta recomendar celebración de nuevos comicios en Honduras
    Honduras: el escándalo electoral continúa
    Etiquetas:
    elecciones presidenciales, NIMD, Tribunal Supremo Electoral de Honduras, Honduras
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik