En directo
    América Latina
    URL corto
    101
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — El Ejército de Liberación Nacional (ELN, última guerrilla activa en Colombia) se adjudicó el asesinato del líder indígena Aulio Isaramá Forastero, en hechos ocurridos el 24 de octubre en una región del noroeste del país.

    "Por informes preliminares de inteligencia recibidos, se tenía conocimiento de que el señor gobernador indígena tenía relación con la inteligencia militar, razón por la cual la unidad que operaba cerca de su comunidad, procede a detenerlo", señaló en un comunicado la Dirección del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez, del ELN.

    El mismo refirió que tras su secuestro, el líder indígena se negó a caminar y se abalanzó sobre uno de los guerrilleros, lo que —según el grupo rebelde— produjo su asesinato.

    "En ningún momento se había impartido orden ni autorización para atentar contra la integridad física del señor gobernador Aulio Isaramá. La unidad guerrillera que lo detuvo solo tenía como propósito una investigación", señaló la misiva.

    Lea más: Autoridades de Colombia detienen a casi 180 personas dedicadas al secuestro y extorsión

    "Pedimos perdón por este doloroso caso a sus familiares y allegados y comprendemos sus palabras de dolor por lo ocurrido", agregó.

    Tras conocerse el comunicado, el jefe de la delegación de paz del Gobierno de Colombia en los diálogos con el ELN, Juan Camilo Restrepo, repudió el asesinato del líder indígena por parte de ese grupo guerrillero, que desde febrero pasado sostiene diálogos de paz con representantes del Ejecutivo colombiano en Quito (Ecuador).

    "El ELN reconoce asesinato del gobernador indígena del Chocó. Deplorable desde todo punto de vista y decepcionante", escribió el funcionario en su cuenta de Twitter.

    ​Asimismo, indicó en esa red social que "el mecanismo de seguimiento y verificación del cese al fuego [de la ONU] habrá de pronunciarse, además de los jueces, pues es un crimen repudiable".

    ​El asesinato del líder indígena es la primera violación al cese del fuego bilateral y de hostilidades que sostienen el Gobierno y el ELN desde el pasado 1 de octubre hasta el 9 de enero de 2018 con el objetivo de "desescalar" la violencia en el país y dar "muestras de confianza".

    En días pasados el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, había dicho que de comprobarse la autoría del ELN en el asesinato de Isaramá, se trataría de "una gravísima violación al cese del fuego".

    Diferentes organizaciones indígenas de este país denunciaron el pasado miércoles la muerte de Isaramá, gobernador del Resguardo Indígena Catru, Dubaza, Ancoso, del municipio de Alto Baudó (Chocó, noroeste), luego de que unos cinco hombres armados llegaron a la zona en la tarde del martes y se lo llevaron frente a los pobladores.

    "Alrededor de cinco hombres armados identificados con prendas del ELN, del frente Resistencia Cimarrón, lo intimidaron y se lo llevaron bajo engaño", indicó la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) en un comunicado.

    La información precisó que "alrededor de dos horas después la comunidad escuchó varios tiros, a lo que creen fue en ese momento cuando acabaron con la vida" de Aulio Isaramá.

    Lea más: Defensoría del Pueblo de Colombia y ONU condenan asesinato de líder indígena

    Aún se desconoce si este hecho puede afectar en algún grado el desarrollo del cese del fuego bilateral y de hostilidades o llevar incluso a su rompimiento. 

    Además:

    FARC y ELN se comprometen con paz en Colombia, pero piden frenar el paramilitarismo
    "Diálogo con el ELN será lento y tortuoso por la casi nula confianza entre las partes"
    ELN comete nuevo atentado en Colombia en vísperas de posible anuncio de cese del fuego
    Ataque del ELN deja tres militares heridos en Colombia
    Etiquetas:
    guerrilla, asesinato, Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook