00:19 GMT +323 Noviembre 2019
En directo
    Protesta contra Michel Temer en Río de Janeiro (archivo)

    Cientos de manifestantes piden en Río de Janeiro la salida de Temer

    © REUTERS / Pilar Olivares
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Cientos de manifestantes salieron a las calles de Río de Janeiro para pedir la salida del presidente brasileño Michel Temer, que se enfrenta en la Cámara de Diputados a una votación crucial que podría apartarle del cargo.

    "El lema de la marcha de hoy es 'inaceptable', porque no podemos tolerar no sólo a Temer, sino todo el paquete de retrocesos que estamos viviendo en Brasil", comentó a Sputnik Gabriel Salles, productor cultural y uno de los presentes en la concentración de inicio de la marcha, frente a la iglesia de la Candelaria.

    La marcha estaba convocada para presionar a los 512 diputados que el 25 de octubre decidirán si dan luz verde a la denuncia que pesa contra Temer por obstrucción a la Justicia y pertenencia a organización criminal, aunque la lista de motivos para salir a protestar iba más allá de los problemas judiciales del presidente.

    "Yo estoy aquí hoy porque creo que es importante mostrar a la gente que Brasil tiene salida, que puede que no sea a corto plazo, porque estamos en una situación desesperante, pero no nos podemos permitir perder la esperanza", aseguraba a Sputnik Deysi Arruda, jubilada del Instituto Nacional de Tecnología.

    El clima entre los presentes era de pesimismo por dos motivos: por la casi certeza de que Temer logrará los votos suficientes para aparcar la denuncia y por la escasa asistencia de manifestantes, que aunque sumaban varios cientos no constituían la protesta masiva que el contexto requiere, según Arruda.

    Lea más: Investigan al hermano de exministro de Temer preso por corrupción

    En opinión de esta exfuncionaria del Estado, "nunca" se vio una desmovilización tan grande de la izquierda.

    Los partidos progresistas no consiguen sacar a la gente a la calle en masa a pesar de la bajísima popularidad de Temer (sólo el 3% de los brasileños aprueba su Gobierno, según una reciente encuesta del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística) y la gravedad de las reformas que está llevando a cabo, según el criterio de esos partidos, sindicatos y movimientos sociales.

    Para el joven productor cultural ha triunfado el pensamiento de que "no sirve de nada" protestar y también carga contra la izquierda, dividida justo cuando más debería enfrentarse al Gobierno que califican de "golpista", en referencia al proceso de "impeachment" que destituyó a la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016) y aupó a Temer al poder.

    Frente al pesimismo algunos de los manifestantes veían la protesta como una forma de mantener la dignidad es un momento muy crítico para Brasil: "La esperanza que nos queda es que nos dejen un poco de país para cuando consigamos retomar democráticamente el poder", decía Arruda.

    Más aquí: Justicia de Brasil investigará a Temer por beneficiar a una empresa portuaria

    Las elecciones generales en Brasil serán en octubre de 2018 y por el momento todo indica que hasta entonces el actual Gobierno permanecerá en el poder.

    Para animar a una amiga recién llegada a la manifestación Arruda citaba algunas pequeñas "victorias" conseguidas en los últimos meses.

    Entre ellas están el freno a la reforma del sistema de pensiones (que sigue bloqueada en el Congreso Nacional), la extinción del decreto que entregaba a la industria minera parte de la Amazonía o el varapalo que sufrió el Gobierno este mismo martes por parte del Tribunal Supremo Federal, que suspendió los cambios que según diversas organizaciones pretendían debilitar la lucha contra el trabajo esclavo.

    La votación que tendrá lugar el miércoles en la Cámara decidirá si Temer debe sentarse en el banquillo para responder por dos delitos: obstrucción a la Justicia y pertenencia a organización delictiva.

    Siga aquí: Expresidente brasileño Lula es imputado por séptima vez en un caso de corrupción

    El exprocurador general de la República, Rodrigo Janot, llegó a acusarle de ser el "líder" de la trama corrupta instaurada en su partido, el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) que habría desviado hasta 587 millones de reales (188 millones de dólares).

    Janot también denunció a dos de sus ministros; el de la Casa Civil (equivalente al cargo de primer ministro), Eliseu Padilha, y el de la Secretaría General del Gobierno, Moreira Franco.

    El presidente brasileño pasó por este mismo proceso hace unos meses, después de ser denunciado por un delito de corrupción pasiva por presuntamente haber recibido sobornos del grupo JBS, pero los diputados decidieron archivar la denuncia, con 263 votos frente a 227.

    Si en esta ocasión la denuncia sale adelante Temer será apartado de su cargo durante al menos seis meses, mientras tiene lugar el proceso judicial en el Tribunal Supremo Federal.

    Le puede interesar: Mayoría de la población latinoamericana dispuesta a luchar contra la corrupción

    Si logra la mayoría suficiente seguirá al frente del Gobierno, aunque responderá por estos cargos ante la justicia ordinaria cuando deje la presidencia dela República.

    Además:

    Brasil: la corrupción no tiene fin
    Cámara de Diputados de Brasil archiva la denuncia contra Temer por corrupción
    TSF de Brasil ordena investigar a magistrados por posible corrupción
    Denuncian por corrupción a cuatro senadores brasileños del partido de Temer
    Etiquetas:
    corrupción, protestas, Michel Temer, Río de Janeiro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik