En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — El Ejército de Liberación Nacional (ELN) dijo que la masacre de seis cultivadores de coca ocurrida en Tumaco (suroeste), al parecer por parte de integrantes de la Policía Antinarcóticos, es una afrenta al cese del fuego bilateral que mantienen desde el 1 de octubre esa guerrilla y el Gobierno colombiano.

    "La masacre perpetrada por la policía el 5 de octubre, en la vereda Puerto Rico del municipio de Tumaco, es una grave afrenta al cese al fuego acordado con el Gobierno, cuyo objetivo primordial es mejorar la situación humanitaria de la población", señaló el ELN en un comunicado publicado en su página web.

    El grupo insurgente también agregó que dicha masacre va en dirección contraria al propósito de paz manifestado por el Gobierno, "en tanto que violentan la letra y el espíritu de lo acordado", y demandó con urgencia la actuación y pronunciamiento del mecanismo de veeduría y verificación del cese del fuego, conformado por la Misión de la ONU en Colombia y la Iglesia Católica.

    En el comunicado, el ELN (última guerrilla activa en Colombia) consideró que la masacre muestra "cómo las armas del Estado siguen colocándose al servicio de las políticas del Estado y las clases dominantes", y previó que de seguir esa situación "no será posible avanzar hacia una nueva realidad en el país".

    Por último, el ELN consideró que la orden de disparar contra los cultivadores de coca no provino de los comandantes de la policía, sino directamente desde Washington.

    "La voz cantante de la amenaza la dio (el presidente de Estados Unidos, Donadl) Trump el 13 septiembre, cuando gritó que si no hay 'progresos significativos' en la erradicación de cultivo de coca, colocaría a Colombia en la lista de los Estados fallidos, incapaces de controlar el tráfico de cocaína".

    El ELN agregó que "un detalle no tan menor es que Trump confesó que no había incluido al país en tal lista porque la Policía y las Fuerzas Armadas son 'socios estrechos de los EEUU para mantener la seguridad en el hemisferio', y porque ellas 'han reiniciado la erradicación, reducida significativamente desde 2013'".

    Más aquí: Ejército y Policía de Colombia investigan hecho que dejó ocho campesinos muertos

    Los hechos se registraron en la mañana del pasado jueves, cuando cerca de 1.500 cultivadores de coca mantenían un cordón humanitario en zona rural de Tumaco para evitar que los agentes erradicaran de manera forzosa sus cultivos ilícitos, que son su único modo de sustento.

    Según versiones de los campesinos, los policías dispararon contra los manifestantes a quemarropa, lo que causó la muerte de seis de ellos y heridas a al menos una veintena más.

    La policía, por su parte, sostuvo que los hechos fueron responsabilidad de una facción disidente de la antigua guerrilla de las FARC, que incitó a los campesinos a formar el cordón humanitario y que luego disparó contra los agentes y los campesinos y lanzó cilindros de gas a modo de morteros.

    Sin embargo, los cultivadores negaron que en el momento de los hechos hubiera disidentes de las FARC y argumentaron que ninguno de los policías resultó herido o muerto, al contrario de lo que ocurrió con los campesinos.

    Además:

    Gobierno colombiano no descarta nuevas suspensiones en la Policía por masacre a campesinos
    Etiquetas:
    coca, Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook