En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Los acuerdos de libre comercio no son "panaceas" sino instrumentos de políticas públicas, afirmó Ildefonso Guajardo, jefe negociador por México del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ante la asamblea plenaria del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL).

    "Los acuerdos de libre comercio no son panaceas por sí solas para generar desarrollo económico", dijo Guajardo, titular de la cartera de Economía del gobierno federal mexicano.

    Los tratados de libre comercio no remedian todo, sino que "son instrumentos de política pública esencial, pero no son suficientes para poder lograr el desarrollo integral y balanceado que nuestros países necesitan", sostuvo en su discurso ante el foro empresarial el responsable de dirigir el equipo que negocia el pacto comercial con sus contrapartes Chrystia Freeland, de Canadá, y Robert Lighthizer, de EEUU.

    El TLCAN, que ha estado vigente desde 1994 entre los tres países de Norteamérica, "sin duda ha sido un acuerdo que ha transformado drásticamente la geografía económica mexicana, hay una transformación a fondo y un nivel de sofisticación manufacturera totalmente transformada".

    Al mismo tiempo, a lo largo de los 23 años de comercio e inversiones libre de aranceles "hubo cambios radicales positivos en el marco legal para la certidumbre de las inversiones".

    Lea más: "Trump deberá asumir costo político si termina con el TLCAN"

    Además, Guajardo considera que la definición estratégica del futuro tras la renegociación del TLCAN involucra a toda América Latina: "si no estamos conscientes de que todos estamos en el mismo barco y que tenemos que tener una visión integral conjunta, con la capacidad de reconocer nuestras fortalezas y habilidades, creo que no estaríamos aprovechando bien el tiempo".

    Si no hay un acuerdo beneficioso para las tres partes, México "simplemente está listo también para el escenario del Plan B, que sin duda no será fácil".

    Más aquí: Trump y Trudeau confían alcanzar acuerdo sobre el TLCAN a fines de 2017

    Más de dos décadas después, el país latinoamericano, en ese escenario, "encontrará fortalezas en la economía mexicana y en sus capacidades de comercio exterior para poder librar cualquier dificultad", afirmó Guajardo.

    Nuevo mapa latinoamericano

    Se refirió a los "nuevos vientos" en América Latina: "el cambio de visión en Argentina, un nuevo y necesario reposicionamiento de Brasil frente a su integración global; sin duda, los buenos avances que ha habido en Alianza Pacífico [Chile, Colombia, Perú y México], y la intención clara de poder extender la capacidad energética y productiva hacia Centroamérica ofrecen un nuevo marco", prosiguió el jefe de la cartera económica federal.

    En su participación en el foro celebrado en las playas de Los Cabos, Baja California, Guajardo propuso empezar los acercamientos para invitar a Ecuador a incorporarse en este proceso regional de libre comercio.

    "¿Acaso no es tiempo, con el cambio de poderes en Ecuador, explorar la disponibilidad para que ese mapa continuo del Pacífico latinoamericano se complete con un acercamiento con el presidente de Ecuador (Lenín Moreno)?" interrogó el alto cargo mexicano.

    Desde los años 1970, en 45 años el producto interior bruto (PIB) en el mundo se duplicó o más que duplicó, con un "impacto profundo en la distribución productiva" en las economías globales.

    Lea también: Política económica de Trump: ¿guerra, crisis financiera y pobreza?

    Guajardo analizó cómo se distribuía la inversión extranjera directa con fines productivos en el año 2000, fecha en que las economías desarrolladas absorbían el 80% de la inversión extranjera directa que se generaba en el mundo.

    "Ya para el 2012 los flujos se dividían en la mitad entre lo que iba a economías desarrolladas y lo que iba a economías emergentes", tales como Brasil, México, India, China y Rusia.

    A partir del NAFTA, firmado en 1994, México ha puesto en práctica acuerdos de libre comercio con 46 países en el mundo, pero su actualización debe pasar por los poderes legislativos de cada país.

    Lo que los negociadores del acuerdo trilateral norteamericano puedan hacer y estén dispuestos a lograr "no sólo tiene que pasar por la prueba del ácido y de la mexicanidad (sic) del negociador, sino que tiene que ser suficiente para que un Senado, decida si se aprueba o no".

    La democracia —estimó— ayuda de esta manera a defender posturas en el contexto de negociaciones internacionales: "seguramente que este acuerdo tiene que ser al fin del día un acuerdo ganar—ganar—ganar para las tres partes".

    Le puede interesar: Canciller de México y jefe negociador del TLCAN viajan a EEUU tras amenazas de Trump

    La asamblea empresarial anual está orientada a fortalecer los lazos de unión entre empresarios líderes de la región, autoridades de Gobierno y representantes de organismos internacionales.

    Además:

    México diversificará su comercio si Trump ordena sacar a EEUU del TLCAN
    México descarta que Trump sea destituido mientras se renegocia el TLCAN
    Trump no descarta anular el TLCAN
    Etiquetas:
    libre comercio, TLCAN, Canadá, EEUU, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook