Widgets Magazine
En directo
    Logo de Odebrecht

    Brasil y Perú avanzan en caso Odebrecht mientras en México es un enigma

    © REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
    América Latina
    URL corto
    El caso Odebrecht (2017) (225)
    0 0 0

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La investigación sobre la trama de Odebrecht en México es lenta y enigmática, rezagada en comparación con otros países, como Perú o Brasil, dijo a Sputnik Raúl Olmos, investigador del tema en Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

    "En México, la marcha del proceso es un enigma, las autoridades federales han mantenido toda la investigación en secreto", dijo el Olmos, galardonado por sus trabajos en periodismo de investigación.

    Esa inexplicable parsimonia permitió que Luis Alberto de Meneses Weyll, exdirector de la constructora brasileña Odebrecht en México que negoció los sobornos millonarios con altos funcionarios mexicanos, huyera del país dos meses después de que fue abierta la investigación federal en su contra.

    "Meneses Weylly se refugió en Brasil, allí se acogió a los beneficios de la justicia brasileña como colaborador o delator", para burlar a la justicia mexicana, reveló Olmos.

    Según el experto, "las pesquisas federales en México tardaron mucho tiempo en comenzar".

    En enero de este año, casi un mes después de las primeras revelaciones en EEUU y Brasil el 21 de diciembre del año pasado, la Procuraduría General de México (PGR, fiscalía federal) "abrió una carpeta de investigación".

    "El avance de la toma de testimonios, ha sido muy lento, las autoridades mexicanas todavía no han llamado a declarar personas clave", cuyos nombres han sido identificados en diversos informes del MCCI y en entrevistas de sus investigadores, algunas de ellas a esta agencia.

    El organismo ciudadano detectó en los archivos de la fiscalía de Brasil que uno de los gerentes de Odebrecht confesó que había recibido millonarios pedidos de sobornos por obra en una refinería de parte de Emilio Lozoya, exdirector de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex, 2012-2016).

    "Comparado con la celeridad en otros países, México está a la zaga, no solo de Brasil donde la justicia tiene acceso de primera mano a los delatores, sino de otros países como Perú, donde ya hay expresidentes sujetos a proceso", dijo en entrevista Olmos.

    La fuga del orquestador

    Olmos compartió con esta agencia los detalles de un extenso perfil de Meneses Weill, bautizado "el señor de los sobornos".

    El 6 de marzo, el principal negociador de los sobornos "embarcó sus muebles en el puerto de Veracruz (este) y se mudó a Brasil, en donde se convirtió en delator", a cambio de beneficios en su proceso, a dos meses de haber iniciado una investigación federal en México.

    El equipo que integra Olmos descubrió que el reporte de embarque del "menaje de casa" del gerente, pesaba 5 toneladas, valuado en 40.000 dólares.

    Fue despachado hacia el condominio residencial Albalonga, en la ciudad colonial de Salvador de Bahía, sede de Odebrecht.

    Weyll huyó de México "a tres meses de haberse convertido en delator de la justicia brasileña", revelando la negociación de 10 millones de dólares en presuntos sobornos pagados a Lozoya, quien lo ha negado en repetidas ocasiones.

    Weyll dijo que pagó 4 millones en 2012 a Lozoya, siendo coordinador de Vinculación Internacional en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

    Otros 6 millones se los pagó siendo director general de Pemex, según los documentos obtenidos por MCCI en la fiscalía de Brasil.

    No obstante el gerente corruptor brasilero no podrá ser juzgado en México.

    "Las autoridades brasileñas le garantizaron protección e inmunidad", dijo Olmos, como principal conclusión de su entrevista con el Fiscal de Brasil del caso, Orlando Martello.

    México tampoco podrá acceder a su testimonio "sin un acuerdo de inmunidad con él y con la propia empresa", dijo el fiscal del equipo Lava Jato.

    Pactos, coimas y contratos

    Martello dijo a MCCI que Meneses Weill "no puede ser juzgado dos veces".

    "Eso lo tendrá que aceptar México, si quiere que Brasil les comparta los documentos de Odebrecht y la confesión de Weyll", resumió Olmos de su encuentro con el fiscal brasilero.

    La defensa de Lozoya quiere echar abajo el "testimonio de un delincuente"

    Sin embargo, la ley brasileña establece que un acusado confeso que obtiene una delación premiada, "si miente o si omite algo, puede tener su acuerdo roto", dijo Martello a Olmos.

    Entre 2010 y 2017, Weyll obtuvo para Odebrecht "contratos o ampliaciones por unos 2.500 millones de dólares, sobre todo con Pemex", dice el expediente que MCCI compartió con Sputnik.

    Otros contratos obtenidos fueron una concesión en el servicio de agua del estado petrolero de Veracruz y el suministro de gas a precio preferencial para la planta Etileno XXI de ese estado, "que representa un negocio por otros 2.500 millones de dólares anuales".

    Weyll también participó de la trama de "empresas fantasma" del exgobernador de Veracruz Javier Duarte en Veracruz —ahora en prisión-, "para apoderarse del negocio del agua y la energía eléctrica", dijo Olmos.

    Sus redes en Latinoamérica abarcan los contratos de la carretera Interoceánica de Perú, por la cual fue arrestado el expresidente de andino Alejandro Toledo.

    Su nombre está en algunos correos electrónicos: "forman parte de la investigación contra la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, por financiamiento ilegal de Odebrecht a su campaña política", puntualizó Olmos.

    Tema:
    El caso Odebrecht (2017) (225)

    Además:

    Odebrecht pagó $3,7 millones a empresa fantasma en México
    México firmó en Brasil plan regional contra sobornos de Odebrecht
    Etiquetas:
    corrupción, Odebrecht, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik