Widgets Magazine
07:50 GMT +319 Octubre 2019
En directo
    La Habana tras el paso del huracán Irma

    Cuba, el saldo de Irma (vídeo)

    © REUTERS / Alexandre Meneghini
    América Latina
    URL corto
    El huracán Irma (110)
    0 11
    Síguenos en

    Cuando Irma ya está condenada a desaparecer sobre el territorio continental de EEUU, en Cuba continúan contabilizando los grandes daños dejados por el huracán más fuerte de la historia, de los formados en el Atlántico.

    Irma es responsable de la lamentable pérdida de 10 vidas humanas, pero además de serios daños a la infraestructura del país, especialmente en áreas turísticas y en La Habana, así como a las viviendas y a la agricultura.

    En La Habana, su furia desbordó el Malecón y otras zonas cercanas al litoral norte, en la peor inundación de este tipo que se recuerda. Sus aguas se adentraron casi 300 metros en la ciudad, anegando calles y viviendas y motivando que algunas personas se desplazaran con el agua hasta la cintura y en algunos casos, a nado.

    El número total de evacuados se acercó a los 2 millones de personas, muchas de las cuales aún permanecen en albergues y casas de familiares, pues no existen condiciones para regresar a sus viviendas o estas han sido destruidas.

    Lea más: ¿Qué determina la frecuencia y la intensidad de los huracanes?

    A pesar de las impresionantes imágenes de La Habana, no fue allí donde el huracán se ensañó con mayor alevosía. Holguín, Las Tunas, Camagüey, Ciego de Ávila, Villa Clara, Matanzas y Mayabeque también recibieron el impacto del ciclón, que provocó una estela de escombros, árboles arrancados y postes derribados, difícil de superar.

    La cayería norte de Cuba, una de las más importantes y bellas zonas turísticas de la isla, está totalmente devastada. La infraestructura hotelera de Cayo Santa María, Cayo Coco y Cayo Guillermo está severamente dañada, así como los 'pedraplenes' o caminos que unen a estos islotes con tierra firme. El aeropuerto internacional de Jardines del Rey quedó destrozado.

    Aunque el huracán también pasó, contra los pronósticos, muy cerca de Varadero (Matanzas), el principal balneario turístico de Cuba, los daños son menores de lo esperado. Allí  se alojaban 18.500 turistas, de los cuales 5.000 habían sido previamente evacuados tres días antes de los cayos del norte de Cuba.

    Más aquí: Irma afecta seriamente el centro de Cuba con ráfagas de hasta 260 km/h (fotos, vídeos)

    El sistema eléctrico del país colapsó totalmente y aún buena parte de la isla se encuentra sin servicio de electricidad ni agua.

    Para la economía cubana, ya seriamente depauperada, este es un duro golpe del que costará levantarse. El turismo es la segunda fuente de ingreso de divisas al país, solo por detrás de la exportación de servicios profesionales.

    En un mensaje al pueblo cubano, el presidente Raúl Castro aseguró que las afectaciones al turismo serán recupe­radas antes del inicio de la temporada alta, dada la importancia de este renglón para Cuba.

    Aún no se han dado a conocer las cifras de las pérdidas en la agricultura, pero se puede adivinar que son severas, dado el tamaño y la fuerza del fenómeno, que barrió prácticamente la isla de punta a punta, solo dejando fuera la más occidental de las provincias, Pinar del Río.

    Le puede interesar: Tras paso devastador, Irma se aleja y mantiene peligro para Cuba

     Aunque el presidente Castro prometió que el Gobierno "no dejará a nadie desamparado y se toman medidas para que ninguna familia cubana quede abandonada a su suerte", para el cubano común se avienen tiempos de escaseces renovadas. El saldo de Irma aún se dejará sentir en los próximos meses y más.

    Tema:
    El huracán Irma (110)

    Además:

    Defensa Civil confirma varios muertos en Cuba por el huracán Irma
    Con olas gigantescas de hasta cinco metros llega el huracán Irma a Cuba
    Putin reafirma la oferta de ayuda a Cuba para reducir el impacto del Irma
    Etiquetas:
    Huracán Irma, daños materiales, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik