00:22 GMT23 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 22
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) se propuso, al relanzar su campaña al Senado por la provincia de Buenos Aires, como artífice de la lucha para poner límites a la concentración de poder que acumula el Gobierno de Mauricio Macri.

    Existe una "concentración obscena del poder" por parte del Gobierno, dijo Fernández en un discurso de 50 minutos ante sus seguidores, que colmaron el Club Atenas de la ciudad de La Plata, la capital provincial.

    La expresidenta y candidata por Unidad Ciudadana sostuvo que la administración de Macri tiene una "inmensa, inaudita concentración del poder", pues la coalición gobernante de centroderecha Cambiemos controla también la gobernación de Buenos Aires, el distrito más rico y poblado del país, el Gobierno de la capital federal y ha conseguido hacerse de mayorías en el Congreso para aprobar sus principales iniciativas.

    Además, "a ello se suma todo el poder privado concentrado, mediático, económico y financiero (…) hay que ponerle un límite; no es bueno para nadie, ni siquiera para ellos mismos [porque] se genera un mareo que tal vez sea la causa de la desaparición forzada de Santiago Maldonado", dijo la presidenta.

    Más aquí: ¿Dónde está Santiago Maldonado?

    El 30 de agosto se cumplieron 30 días de la desaparición de Maldonado, un joven de 28 años que participaba el 1 de agosto en una protesta de indígenas mapuches en el sur del país, cuando agentes de la Gendarmería marcharon contra los manifestantes.

    Elecciones primarias en Argentina
    © AP Photo / Natacha Pisarenko
    Fernández subió al estrado mostrando una fotografía de Maldonado y en varios momentos de su discurso se refirió a su caso, que describió como "una demostración de fuerza" de las autoridades.

    La expresidenta comentó asimismo el "formidable blindaje mediático" que tiene el Gobierno.

    En contraposición, dijo, "en Unidad Ciudadana no tenemos afiches, no tenemos carteles, no tenemos medios, no tenemos recursos".

    Lea más: Argentina quiere saldar déficit habitacional y universalizar los servicios básicos

    Aun así, "me planteé si era posible ganar una elección sin pisar un set de televisión y lo hicimos", exclamó Fernández arrancando aplausos y vítores del público, al aludir a los resultados de las elecciones primarias legislativas del 13 de agosto, en las que su candidatura logró una diferencia de 0,2% de los votos respecto de la del oficialista Esteban Bullrich.

    En esas condiciones, "nuestra victoria es una hazaña democrática", concluyó.

    Triple desafío

    Además de poner límites a la concentración de poder, la dirigente planteó otras dos prioridades para las elecciones legislativas de octubre: "la económica, que sigue [siendo] lacerante (…) y la de una democracia en emergencia".

    En cuanto a la economía, Fernández sostuvo que el plan del Gobierno es inconsistente y no sustentable en lo social ni en lo político", pues "tenemos el déficit comercial más grande desde 1910, un endeudamiento cuyos intereses superan en 100% de lo que pagábamos en 2015.

    La expresidenta argumentó que "de cada tres argentinos, dos votaron que no al ajuste; y la suma no es caprichosa ni tendenciosa, porque por primera vez también toda la oposición tomó la agenda de la economía, la de poner un freno al ajuste, al tarifazo, al desempleo".

    Fernández observó que "nos han corrido el arco nuevamente", aludiendo a la decisión del Gobierno de diferir los aumentos de tarifas de los servicios públicos hasta después de los comicios.

    Lea también: Balanza comercial argentina muestra déficit de $2.600 millones en primer semestre

    Por último, la candidata al Senado señaló que en Argentina "hay un deterioro de la democracia, una democracia en emergencia; hay necesidad de que el Gobierno garantice el derecho a manifestarse libremente como siempre lo hemos hecho".

    La exmandataria puso particular énfasis en la supuesta manipulación de los resultados electorales y llamó a estar "vigilantes" en las elecciones de octubre.

    "La oposición en general es más en la calle, es más en las urnas, pero necesitamos que seamos más en las instituciones de la democracia", dijo.

    Mensaje positivo

    En un momento de su discurso reconoció haber cometido "equivocaciones y desaciertos" y llamó a sus partidarios a realizar una campaña "sin triunfalismos", basada en un "mensaje positivo y constructivo, con grandeza y con amor; que no vuelva el odio".

    En referencia directa al origen empresarial y financiero que tienen varios integrantes de la administración de Macri, Fernández dijo que "no queremos un Gobierno de clase que desprecie a los peronistas, a los negros, a los que son dirigentes sindicales".

    El acto estuvo marcado por la ausencia de banderas y carteles partidarios.

    Los comicios primarios del 13 de agosto se realizaron para seleccionar a los candidatos que competirán en la contienda legislativa del próximo 22 de octubre, cuando se renovarán un tercio de los escaños del Senado y casi la mitad de los asientos de la Cámara de Diputados.

    Además:

    El primer desaparecido de la era Macri, más represión en tierras de Benetton
    Gobierno de Argentina sugiere extender mandato presidencial
    Encuesta: Cae popularidad del presidente de Argentina
    Etiquetas:
    deuda estatal, política, Santiago Maldonado, Cristina Fernández de Kirchner, Mauricio Macri, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook